Pocas luces latinoamericanas en Festival de Cannes-2011

El concurso principal de largometrajes arrancará el 11 de mayo. La siempre influyente presencia latinoamericana quedó reducido significativamente en esta ocasión

Autor:

Juventud Rebelde

Problemas de post-producción y selecciones de poco impacto inicial marcarán el 64 Festival de Cine de Cannes de mayo próximo, con pocas luces para películas latinoamericanas salvo las excepciones de México, Brasil y Chile, informa PL.

A pocos metros del teatro de la Opera Garnier, al lado del mítico Café de la Paix, el histórico hotel Interconinental París Le Grand sirvió de escenario para el encuentro con los pesos pesados de la tradicional cita del séptimo arte.

Gilles Jacob, presidente del Festival, y Thierry Frémaux, delegado general del evento, rindieron cuenta de las novedades del 2011 con la participación de numerosas estrellas del séptimo arte mundial.

El detalle de la siempre influyente presencia latinoamericana quedó reducido significativamente en esta ocasión, "en razón de que no estuvieron a tiempo muchos de los proyectos en los cuales trabajan los realizadores", justificó Frémaux.

Para regocijo de Chile, el joven cineasta Cristian Jiménez inscribe su nombre por primera vez en las ligas mayores del celuloide, con Bonsai, de libros, plantas y amores, ganadora del premio de Cine en Construcción de Toulouse.

Jiménez ya se había asomado en 2010 a Francia en el Festival de Biarritz con Ilusiones ópticas y ahora es reconocido dentro de la sección paralela Un Certain Regard (Una cierta mirada), cuyo jurado estará encabezado por el serbio Emir Kusturica.

Se le suman Juliana Rojas y Marco Dutra, de Brasil, con Trabalhar Cansa, y Gerardo Naranjo, de México, con Miss Bala, esta última con la temática del narcotráfico, la policía y los entramados judiciales.

Similar trama mostrará otra mexicana elegida fuera de competición, Días de Gracia, de Tekla Taidelli, en el apartado "Sesiones de Medianoche".

Precisamente con la idea del filo de la madrugada, pero con el estilo siempre incisivo de Woody Allen, con Midnight in Paris, arrancará el concurso principal de largometrajes el 11 de mayo bajo la batuta en el jurado de Robert De Niro.

Regresa un consentido de Cannes (aunque sin el sabor todavía de las Palmas de Oro), el español Pedro Almodóvar, con La piel que habito, una cinta de la cual se conoce poco (salvo que gira en torno a un cirujano estético) y no se ha estrenado en España.

Resaltan también a priori las propuestas de los italianos Nanni Moretti con Habemus Papam y el protagónico de Michel Piccoli, y Paolo Sorrentino (This must be the place), y el danés Lars von Trier (Melancholia).

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.