De Baracoa a Centro Habana

La exposición ¡Arreovaya! ¿A dónde va esa bicha?, de una veintena de pintores baracoenses, se exhibe hasta el próximo 27 de mayo en la galería Collage Habana

Autor:

Julieta García Ríos

Recorrer las dos plantas de la galería Collage Habana, en el céntrico bulevar capitalino de San Rafael, y adentrarse en los lienzos de la exposición ¡Arreovaya! ¿A dónde va esa bicha? es un viaje o invitación a la oriental ciudad de Baracoa.

El Yunque, los ríos Toa y Duaba, el cacao, el coco, la polimita, la exuberancia de la vegetación y el peculiar rostro de los habitantes de la primera villa fundada por el Adelantado Diego Velázquez el 15 de agosto de 1511, están reflejados de una manera u otra en la muestra.

Con una selección de 24 artistas, Rosendo Romero Suárez, curador del proyecto, acerca al público habanero a lo más contemporáneo de las artes plásticas de Baracoa.

Luego de exponer en galerías de Portugal, Suiza o Estados Unidos, llega a La Habana esta exposición colectiva de pintores baracoenses. Y si hoy puede ser apreciada en tan céntrico lugar, en parte se debe a la sensibilidad de Moraima Clavijo, directora del Museo Nacional de Bellas Artes, quien hace un año escuchó el reclamo de los artistas y prefirió que su presencia en los salones capitalinos fuese precisamente en el año en que se celebran los 500 años de la fundación de la Villa Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa.

En Collage Habana se mezcla el talento de consagrados y noveles pintores como Luis Eliades Rodríguez, calificado por Rosendo Romero en las palabras del catálogo como «maestro de maestros»; o Guillermo Orlando Piedra, «el más prolífero y versátil, quien celebra sus 40 años de vida artística»; o Yohandra Bernot y Sixta Dangelis Castro, por solo mencionar algunos.

¡Arreovaya! ¿A dónde va esa bicha? muestra «la pintura matérica, el arte naif, raciones cubistas, expresionistas o abstractas, retozos espacio-temporales, y los relinchos del alma originarios de los más disímiles acontecimientos que vibran en la materialidad individual… donde el ahora, la memoria y el tiempo, van de la mano con un mazo de metatextos, cuyos guiños semióticos nos solicitan complicidad», añade Rosendo Romero.

Sobre el significado de la expresión que da título a la expo, Alejandro Harmant, historiador de Baracoa, comenta que «arreovaya, era un vocablo muy empleado por los campesinos de esta tierra hace más de 60 años, cuando Baracoa tenía uno de los mayores índices de analfabetismo del país. Arreovaya se usaba como exclamación y también a modo de saludo».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.