Escucha el son santiaguero - Cultura

Escucha el son santiaguero

La producción Oye mi son santiaguero del Septeto dirigido por Fernando Dewar acaba de ganar el premio Cubadisco 2011 en el apartado de música popular tradicional

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

SANTIAGO DE CUBA.— Fernando Dewar sabe que la música tradicional no está detenida. Dice que «existen muchos grupos que trabajan esa línea e independientemente de las corrientes que existen actualmente, hay que apoyar a sus cultores, porque es esa una de las melodías que nos identifica internacionalmente».

La agrupación que dirige acaba de ganar el premio Cubadisco 2011 en el apartado de música popular tradicional con Oye mi son santiaguero (sello catalán Picap). Tiene 16 años de fundada y, para hacer su obra, bebe de las esencias de la tradición sonera de su natal Santiago de Cuba.

Se llama Septeto Santiaguero y ha hecho vibrar varios escenarios europeos recientemente, gracias a que sintetiza en su repertorio el legado de antaño con visiones contemporáneas de ese estilo.

«Hay géneros que tienen una duración efímera, pero no sucede lo mismo con la música tradicional», recuerda Dewar a JR, mientras precisa otros detalles del amplio número de actuaciones que tiene esta semana en la Feria Internacional Cubadisco.

¿Crees que es tenida en cuenta la participación de las nuevas generaciones en el género que defiendes?, interrogo. «Tenemos que pensar en la gente y en que no solo recuerde lo que se ha hecho hace 80 o 50 años atrás», afirma seguro Fernando.

Para el músico el concepto a seguir es muy sencillo: «No abandonar los patrones de componer. Es necesario pensar en que este estilo continuará de la mano de sus nuevos cultores. Y eso precisamente es lo que trata de hacer el Septeto Santiaguero. Respetamos la estructura de esos temas y hacemos nuevas canciones alimentadas con ideas nuevas».

Oye mi son santiaguero, la más cercana producción del grupo y que fuera presentada el lunes en Cubadisco, llama la atención porque apela a una fórmula  muy especial, la de la tradición santiaguera del género.

«Siempre hemos aprendido del son de aquí. La cadencia del son en Oriente es otra. Aquí lo llevamos un poco más “macho”, más “amontunado”, por decirlo de alguna manera.

«Nos vinculamos a los músicos que lo cultivan y somos sus seguidores. Hemos trabajado muchísimo en la Casa de la Trova. Tocábamos allí cuando éramos el grupo Melodías de Ayer, antecedente del Septeto Santiaguero.

«También admiramos a soneros de antaño como Chapotín, Arsenio Rodríguez, Miguel Matamoros y Ñico Saquito, entre otros. Escuchamos su música y sus conceptos a la hora de interpretar.  Hemos montado muchos de sus temas, además de que estudiamos todo el complejo musical del son y de otros géneros que forman parte de nuestro repertorio como el bolero, el bolero-son y el changüí».

Oye... ha sido un álbum producido por el Septeto Santiaguero. Se trató, según explica su líder, de un número de composiciones acumuladas y que pusieron a consideración de la disquera Picap. Luego incluyeron en su estancia en la Península dos temas, grabados allí mismo.

Al hurgar en la fórmula para hacer música, Fernando Dewar suele detenerse en el formato del grupo, «uno de los clásicos del son»: el septeto.

En el escenario se perciben instrumentos como contrabajo, trompeta, guitarra, tres, maracas y claves. Algo que distingue a la agrupación es que un mismo instrumentista toca el bongó, las tumbadoras y los cencerros. Según Dewar esa es una tendencia en algunos grupos de Santiago de Cuba, aunque se ha expandido a otras zonas.

Fernando cree que en un septeto sus integrantes deben ser muy versátiles. «Debe hacerse más con menos», dice. Y aunque la inclusión de «la tumbadora en el son es un mérito de Arsenio Rodríguez», mucha gente, cuando hablamos del tema, se confunde. Especificamos que se trata de otro aporte, ese en el que un solo músico puede tocar la tumbadora, los bongoes y los cencerros.

«Quienes marcaron esa tendencia fueron los integrantes del cuarteto Patria. Joaquín Solórzano, percusionista, fue pionero en ello. Luego lo hicieron Los Guanches y de ahí se ha ido extendiendo».

Una característica importante del Septeto Santiaguero es que la mayoría de sus integrantes son compositores. La agrupación se ha convertido, además, en un espacio para las obras pertenecientes a jóvenes autores de la región. Así han tenido un camino discográfico piezas de José Luis Lozada —su sencillo Esa niña, qué cintura, el cual disfrutamos el sábado en la Gala de Premiaciones, ya cuenta con una versión del grupo venezolano Son Eleguá—, Sergio Cardona, José de Jesús Llanes y Clemente Hechavarría, entre otros.

Desde su primer CD, Septeto Santiaguero (sello Nube negra) hasta Oye mi son santiaguero, y pasando por La pulidora, La chismosa, Para los bailadores y Los mangos bajitos,  la máxima de estos siete músicos ha sido el respeto al legado de sus predecesores.

El éxito de su más reciente gira por Europa, que contó con la compañía de Reinaldo Creach —cantante santiaguero de 92 años que todavía está en activo—, constituyó un buen ejemplo para confirmarlo.

Mientras, el reconocimiento del evento fonográfico más importante de la Isla los sorprende agradablemente. «Es un honor para nosotros haber recibido el premio, porque hacer música tradicional en Santiago de Cuba ya es un reto. Resulta un compromiso muy grande, ya que siempre hemos cuidado la calidad al máximo. Pero en estos momentos hay que hacerlo mucho más», asegura Fernando.

Ahora estos músicos hacen un alto para insertarse a las actividades de Cubadisco 2011. Luego vendrá el encuentro con el público de su ciudad y una gira de verano nuevamente por Europa. No faltarán los proyectos discográficos, entre ellos habrá uno interesante con la disquera Picap y al cual invitarán a figuras del flamenco español. En todos seguramente defenderán la música que enarbolan.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.