La escuela de todos los mundos: 25 años después

La Escuela Internacional de Cine y Televisión, ubicada en la provincia de Artemisa, sigue siendo una de las mejores a nivel internacional

Autor:

Luis Alejandro Rivera Paredes

Faltaban exactamente tres minutos para la cinco de la tarde y se esperaba a Fidel. Llovizna. «En el patio de la Escuela estamos todos: Gabo, Julio, Orlando, Alquimia y Tanya, estudiante de la primera generación junto a otros que luego regresarán a la Escuela como nuevos y renovados maestros». Así revive Fernando Birri la tarde del 15 de diciembre de 1986.

«Están, estamos, todos los compañeros y compañeras de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, amigos y vecinos. Me despierto. Pasaron 25 años de esa tarde. ¿Me despierto? ¿Pasaron? Pasaron cientos y cientos de estudiantes de cine y televisión por la Escuela. Sí. Y siguen pasando. Y seguirán...», reflexiona Birri, director fundador de la Escuela Internacional de Cine y Televisión (EICTV) de San Antonio de los Baños.

En estos 25 años, en los que el mundo ha cambiado vertiginosamente, esta cantera de cineastas de todos los continentes, ubicada en la provincia de Artemisa, sigue siendo una de las mejores a nivel internacional.

EICTV: La Historia

En la primera reunión del Consejo Superior de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano (fnCl), y al amparo de los estatutos de la misma, se decidió crear en 1986 la EICTV, que desde sus inicios se ubica en la finca San Tranquilino, en San Antonio de los Baños.

Filial de la fnCl y su principal proyecto pedagógico, la Escuela se terminó de construir en tiempo récord gracias a la voluntad política e indispensable aporte del Gobierno cubano, además de valiosas contribuciones internacionales. La EICTV, sobrenombrada entonces «escuela de tres mundos», respondía en sus comienzos a las necesidades, experiencias y reflexiones acumuladas en tres décadas de Nuevo Cine Latinoamericano.

Apenas un año después, la recién creada institución ya poseía un destacable prestigio internacional. En el primer acto de graduación, en 1990, egresaron 50 estudiantes de 26 países de América, el Caribe y África. Hasta la fecha, la EICTV ha graduado a 697 cineteleastas.

Durante este tiempo, el importante plantel ha desarrollado y sostenido rasgos de excelencia académica, que le han hecho merecedor de significativos reconocimientos a nivel mundial. Entre ellos destacan el premio Roberto Rosellini del Festival de Cannes (1993), el Pepe Escriche del Festival de Huesca (2009) y la Orden del Mérito Cultural de la República de Brasil (2010), el más alto lauro otorgado por el Gobierno de ese país en el ámbito cultural.

El surgimiento de la EICTV se inscribe en la historia del Nuevo Cine Latinoamericano como un paso encaminado al desarrollo y fortalecimiento de las culturas nacionales y la integración a partir del audiovisual.

La escuela hoy

En la actualidad, la Escuela cuenta con una matrícula de 113 estudiantes de 30 países en el curso regular, 353 trabajadores y un sinnúmero de profesores y talleristas que la visitan temporalmente, según afirma Tanya Valette Castillo, directora saliente de la EICTV.

El centro de estudios cinematográficos despliega su labor docente a través de dos modalidades: el curso regular y el programa de formación permanente. En este último se enmarcan los talleres internacionales y los cursos de altos estudios. La EICTV se encuentra dotada de una infraestructura que permite la realización de más de 200 ejercicios prácticos cada año, a decir de Jerónimo Labrada, director académico.

Mientras, Orlando Díaz, director administrativo, asegura que en los últimos años la institución ha experimentado un crecimiento sostenido. Se han ejecutado una serie de acciones para la ampliación de sus edificios principales y las áreas de producción y posproducción de imagen y sonido, así como para la construcción de nuevos estudios de filmación y almacenes. También se adquirieron nuevos medios de transporte.

La instalación posee, asimismo, la Mediateca André Bazin, con más de diez mil títulos en soporte DVD y un amplio fondo bibliográfico. Ofrece también servicios de Internet, imprenta, laboratorio fotográfico, comedor, lavandería, cafetería las 24 horas, consultorio médico, piscina, gimnasio, áreas deportivas, además de transporte a La Habana y a San Antonio de los Baños.

De egresados a regresados

Tanto para los 38 jóvenes graduados del curso 2008-2011 como para los que lo han hecho en este último cuarto de siglo, la Escuela es un espacio de construcción, definición, un lugar para hacerse sentir, para mirar, escuchar y decir.

«Fue como regresar a la nave madre, volver a beber de esta tetera de sueños para seguir descubriendo el cine. Volví motivado por retribuir un poquito a este proyecto al cual le tengo inmensa gratitud y un sentido urgente de compromiso. Pero sobre todo, afortunadamente, regresar significó aprender que siempre me quedará mucho que aprender», confiesa el brasileño Daniel Tavares de Oliveira, graduado de la 18va. generación.

Para el francés Román Lechapelier, recién graduado, «la EICTV resultó una aventura cinematográfica, ideas que se concretan; una frase con muchas comas, color y tres puntos suspensivos», mientras el cubano Marcel Beltrán, de Holguín, manifiesta que para él constituye «un tiempo de comunión, aprendizaje y entrenamiento; un antes y un después».

Con la generación 20, la EICTV puso a prueba un plan académico estudiado con rigor reflexivo por su Consejo Académico y llevado a la práctica por el conjunto de profesores que forma parte de esa gran familia, y por los 38 cineastas que hoy salen a poblar el universo audiovisual.

Al quehacer constante de la academia se suman desde el pasado año un total de 63 películas enviadas a 159 eventos, de los cuales 83 festivales las aceptaron. Con motivo del  aniversario 25 se ha conformado una selección histórica de filmes que representarán a la Escuela en distintos homenajes que se realizarán en países como Paraguay, Francia, Estados Unidos, España y Cuba, por citar algunos.

El proyecto que una vez cupo en un sobre ambulante es ahora la magnífica Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, la misma que, como dijera el Comandante en Jefe Fidel Castro aquel diciembre de 1986, «durará tanto cuanto dure la Revolución, y la Revolución será eterna».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.