Bajo el Sol de Dailenys

A Lisette le puse sensibilidad, vulnerabilidad, tolerancia, asegura la joven actriz Dailenys Fuentes, quien con este personaje de Bajo el mismo sol, debuta en la Televisión cubana

Autor:

Gianny López Brito

GUÁIMARO, Camagüey.— Dailenys Fuentes Gálvez todavía no sabe si su primera incursión en la televisión fue «una suerte de la vida» o sencillamente «haber estado en el momento y el lugar indicados».

Su presencia en Guáimaro me permitió conversar con la joven actriz de 27 años, quien primero me impresionó por la belleza y profundidad de sus ojos verdes, luego por su carisma y sencillez.

De sus experiencias, de su vida, de sus proyectos, habló Dailenys o Lisette —como usted prefiera—, una moronense de corazón que protagonizó Casa de cristal, la recién concluida primera temporada de la telenovela cubana Bajo el mismo sol.

—Luego de la ENA, ¿cuál fue tu puerta al mundo de la actuación?

—Una convocatoria de Raquel Revuelta para actores consagrados, y aunque no cumplía las condiciones, ella me puso a prueba con un fragmento del monólogo de Abelardo Estorino, Las penas saben nadar, luego me mandó a repasar otro, Doña Rosita la soltera; y quedó complacida porque ni en los ensayos me había quedado tan bien.

Al poco tiempo de entrar a su compañía, Raquel falleció. Después me ubicaron en el grupo Juega Espacios, con Pepe Santos, y más tarde participé en un taller de actuación con Carlos Celdrán hasta que llegué a mi actual grupo, Estudio Teatral La Chinche, dirigido por Lizette Silverio y del cual soy fundadora.

—¿Alguna vez te imaginaste protagonista de una serie de televisión?

—No. El director y el codirector de Bajo el mismo sol visitaron la sala donde actuaba mi grupo y me propusieron hacer el casting para el personaje de Lisette. Muchas actrices experimentadas y jóvenes querían el papel. Tuve que hacer una escena de Lisette con su mamá y después otra con la santiaguera, el personaje que aparece en los recuerdos de Tania (Ketty de la Iglesia). Cuando me llamaron por tercera vez y me dieron los libretos, me puse muy feliz. Te confieso que demoré un poco en leer los textos porque estaba muy nerviosa.

—¿Cómo resultó la transición del teatro a la televisión?

—Para nada fue una tarea fácil, pero el colectivo en general de la novela me apoyó muchísimo.

—¿Qué significó para ti trabajar por primera vez junto a figuras consagradas de la televisión como Enrique Molina, Verónica Lynn, Blanca Rosa Blanco…?

—Me sentía en un pozo del cual debía salir. Ellos me ayudaron mucho, y también actores y actrices jóvenes como Miguel Fonseca (mi hermano en la telenovela), Edenis Sánchez (mi cuñada) y otros más consagrados como Mariela Bejerano, Alberto Díaz y Juan Carlos Roque.

—En Bajo el mismo Sol, interpretas un personaje controversial. ¿Qué opinas de la discriminación hacia el sujeto homosexual?

—Muchas personas juzgan la homosexualidad como si fuera un delito. Lo más importante es querer a otra persona por lo que es, por sus sentimientos.

«Muchos me dicen que están satisfechos con la interpretación de mi personaje, pero no están de acuerdo con su manera de manifestar su sexualidad. Sin embargo, a Lisette es a la que el pueblo quiere, a una muchacha muy especial humanamente. Es Lisette quien se ha ganado el respeto que hoy me transmite la gente».

—¿Qué hay de Dailenys en Lisette y de Lisette en Dailenys?

—De Dailenys en Lisette está todo. Creo que una como actriz tiene los mismos sentimientos que coloca dentro de un personaje. A Lisette le puse sensibilidad, vulnerabilidad, tolerancia.

«¿De Lisette en mí?, pues el amor por la familia, todos los que me rodean y apoyan son importantes e imprescindibles».

—¿Cuánto tiempo tendremos a Lisette en la pantalla de nuestro televisor?

—Los personajes protagónicos transitan por las tres temporadas de la telenovela, aunque luego sus historias son ocasionales.

«Cuando se comenzó a filmar la tercera temporada ya se notaba mi embarazo y gracias al apoyo del director, Jorge Alonso Padilla, y del colectivo se reestructuró el guion de Freddy Domínguez para que pudiera nacer mi bebé».

—¿Cómo sueñas el futuro?

—Muchos entendidos creen que incursionaré nuevamente en la televisión y quizá en el cine, pero mi proyecto más inmediato es consolidar mi nueva familia, formada por mi esposo Eriennis González, que estudia Diseño de escenografía y de vestuario en el Instituto Superior de Arte (ISA); y mi niña de solo cuatro meses, Olivia Nadinne.

Guáimaro entero, cálido y generoso, acudió al encuentro de Lisette, la muchacha que hace un buen tiempo acompaña sus noches de lunes, miércoles y viernes. Pero la que recibió elogios, lágrimas y hasta serenatas infantiles fue Dailenys, una joven siempre dispuesta a ofrecerle su luz a todo el que ha decidido compartir sus sueños bajo el mismo sol.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.