Derechos que son tesoros

Si Cuba ha podido mantener los Derechos del Niño, no es gracias a su riqueza ni a la cooperación internacional, sino a los esfuerzos de su gente y a la voluntad de su Gobierno, destacó José Juan Ortiz, representante en nuestro país del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia

Autores:

Dora Pérez Sáez
Margarita Barrios

«Hoy es un día especial para todos los pioneros cubanos, y se está realizando una jornada de actividades en todos los colectivos pioneriles, para expresar la alegría que sienten nuestros niños de vivir en Cuba y de disfrutar de los derechos que nuestro Estado ofrece para ellos».

Así expresó Yamilé Ramos Cordero, presidenta nacional de la Organización de Pioneros José Martí (OPJM), en el acto realizado en la escuela primaria José María Pérez del capitalino municipio de La Lisa, donde con cantos, bailes, poemas y práctica de deportes, los más pequeños disfrutaron de una jornada especial que dedicaron a los Cinco, y con motivo del aniversario 20 de la entrada en vigor en Cuba de la Convención sobre los Derechos del Niño.

«Todos los días —expresó la dirigente pioneril— podemos ver los esfuerzos que se hacen para lograr la incorporación de nuestros infantes a la educación, el acceso a los servicios de la salud pública, al deporte, a la cultura, a la recreación y sobre todo a la participación, que es uno de los derechos que más propiciamos desde la OPJM.

«En sus destacamentos pioneriles tienen la oportunidad de elegir a sus dirigentes, de intercambiar entre ellos sobre sus preocupaciones, de hacer propuestas de cómo quieren que sea la vida pioneril. Hacen sus chequeos de emulación, donde se escuchan sus sugerencias, señalamientos, críticas y opiniones sobre temas diversos que a ellos les interesan como miembros de nuestra sociedad».

José Juan Ortiz, representante en nuestro país del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia, reveló en conferencia de prensa que este es un día de homenaje a Cuba.

«Hoy celebramos que el pueblo cubano, a través de su Asamblea Nacional, decidió que esa ley de derechos humanos fuera una ley cubana.

«Fue en 1991 cuando Cuba ratificó esa ley. Inmediatamente después empezó el período especial. Pero en aquellas circunstancias no se cerró una escuela ni un centro de asistencia. Los derechos de los niños se mantuvieron, a pesar de todo, gracias a la voluntad política.

«Han pasado 20 años y vemos cómo este país, con una economía en desarrollo, con el agravante del daño que produce al desarrollo económico el bloqueo, no solo mantiene los índices de desarrollo humano sino que los va mejorando.

«Por ello, el llamamiento que hacemos es de felicitación al pueblo cubano por mantener esos derechos como un tesoro. Su ejemplo nos da instrumentos para negociar con otros países y decir que si Cuba ha podido, no es gracias a su riqueza ni a la cooperación internacional, sino a los esfuerzos de su gente y a la voluntad de su Gobierno».

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.