La poesía es patrimonio del alma

Rafael Carballosa Batista, bardo que lleva las riendas de la Asociación Hermanos Saíz en la Isla de la Juventud, pretende humanizar al mundo con sus versos

Autor:

Juventud Rebelde

NUEVA GERONA, Isla de la Juventud.— «La poesía es mi vida», dijo categórico. Para luego sumar —mientras se acomodaba en el sofá—, que «no es propiedad de los que escriben, sino patrimonio del alma, por eso es imprescindible compartirla con todos, llevarla a todos, sin excepción».

Sostuvimos este intercambio con Rafael Carballosa Batista en el mismo mueble donde tres años antes, en diálogo con otros creadores naciera el proyecto Poeta a Domicilio, actividad que marcó para siempre su manera de hacer, «de pesimista, densa y muy literaria», como él mismo la clasificara, «a versos más comunicativos, realistas y con gran sentido de lo humano».

«Ese proyecto solidificó mi manera de escribir, me adentró en el camino de la tradición popular más allá de lo académico, porque demostró que es posible viajar en esas dimensiones sin tapujos ni obstáculos..., después de esa experiencia siento que me expreso de un modo más natural», comentó.

Carballosa nació en la provincia de Holguín y, según cuenta, sus primeros versos fueron para seducir novias y enaltecer a su familia, y sin percatarse alimentaba una vocación por la palabra que desde aquel entonces identificaba como buena para las personas.

«Jamás me propuse ser poeta. De niño leía mucha literatura de Francisco de Quevedo, y poco a poco brotaron mis primeros intentos; una vez escuché a Mario Benedetti en un recital de poesía en los años 90 y me marcó  su humanismo, porque hablaba de cosas reales, expresaba experiencias propias y ajenas… desde aquel instante creo en la fuerza de la palabra».

Para Rafael la poesía tal vez no cambie al mundo ni rebaje los precios en el mercado, pero revive zonas de la sensibilidad humana.

«Concibo la poesía como una experiencia totalizadora, no como un proceso mental, por eso me inserto en todos los proyectos culturales de mi entorno como danzas, teatro, artes plásticas..., para socializarla, compartir experiencias y al mismo tiempo nutrir el espíritu creador del poeta que vive en mí.

«Cuando hicimos Poeta... muchos nos tiraron la puerta en la cara, nos preguntaban cuánto costaba eso o el libro que regalábamos; otros nos recibían contentos, nos invitaban a pasar..., eran espacios no tradicionales de consumo de poesía que al final contribuyó a la formación de todos los que participamos».

Rafael Carballosa preside la Asociación Hermanos Saíz (AHS) desde el 2010 en el Municipio Especial, espacio que para él significa participar, crear, su escenario de batalla, satisfacciones, contradicciones, amores y amistad.

«La AHS me ha posibilitado contactar con mi generación, me ha enseñado que desde una institución se puede modelar la cultura de una nación, conocer al hombre, sus miedos y aspiraciones, rebasar la soledad del creador, tener conciencia de gremio, pensar en colectivo, conversar con mi tiempo y constatar que la cultura, además de bella es útil.

«En la actualidad la organización mantiene el reto de colocar a los artistas en el lugar que merecen y que sus obras trasciendan lo local, unir generaciones, romper fronteras entre las diferentes manifestaciones, oxigenar las filas con nuevos creadores, solidificar estrategias promocionales y contribuir al modelaje de la sociedad pinera y cubana en general», apuntó.

Carballosa ostenta en su quehacer premios y menciones en concursos locales; entre ellos el Mangle Rojo 2002 y 2003, de la AHS; el Poesía de Amor y el de la Ciudad de Nueva Gerona (Décima) en 2003.

Ha publicado los cuadernos de poesía La infinita quietud de la tristeza, por Ediciones Áncora en 2004; Rimas comunes, por Ediciones El Abra en 2005; y El grave otoño de la misma editora. Textos suyos aparecen en diversas antologías como Otras Islas, Aedas en el estadio y Antología de la nueva poesía cubana 1970-2010.

«Me gusta ir a buscar la inspiración, encontrarme, contactar con las personas en su honestidad más brutal, salir a la calle, participar en recitales de poesías, regalar libros y en todo momento crear, sumar, solucionar...». Así es Rafael.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.