Un momento muy feliz vive cinematografía cubana

Omar González, presidente del ICAIC, aseguró que, a pesar de la persistente crisis económica mundial, hay un verdadero apogeo del cine cubano. Antes de que finalice noviembre, se estrenarán los documentales Túpac Catari y San Martín, así como la película Vinci

Autor:

José Luis Estrada Betancourt

El 2011 ha sido para el ICAIC un año importante. Lo evidencia la producción audiovisual que ha visto su estreno en estos meses, y lo recalcarán las presentaciones especiales que tendrán, antes de que finalice noviembre, los documentales Túpac Catari y San Martín, así como la película Vinci.

Para el día 28 está previsto que se puedan ver, por vez primera, en el cine Charles Chaplin, Túpac Catari y San Martín, capítulos pertenecientes a la serie documental Próceres de América, realizados, respectivamente, por Rolando Almirante y Alejandro Gil; para que un día después se estrene, en ese mismo espacio, el mediometraje dirigido por el guionista y escritor Eduardo del Llano, el cual recrea la experiencia del pintor Leonardo da Vinci al ser apresado a los 24 años.

Antes de que todas se exhiban en las salas de estreno del país el próximo año, algo similar sucederá, pero el 12 de diciembre, con Verde verde, de Enrique Pineda Barnet.

Mientras que Próceres de América, coproducción entre Telesur y el ICAIC, busca contar la historia de nuestros libertadores en el contexto del Bicentenario de la independencia de América Latina y el Caribe, Verde verde es una película de ficción y constituye el regreso al plató del Premio Nacional de Cine después de La anunciación.

«Un hombre huye desesperadamente por un laberinto, buscando una salida que no encontrará. En su fuga tropieza con apariciones que le bloquean el paso...», así comienza la sinopsis de Verde verde, que está protagonizada por Héctor Noas, Carlos Miguel Caballero y Farah María.

Al dialogar con la prensa este viernes, Omar González, presidente de ICAIC, aseguró que, a pesar de la persistente crisis económica mundial, la cinematografía nacional vive un momento muy feliz, pues hay un verdadero apogeo del cine cubano.

«Lo más importante es que este crecimiento cuantitativo —gracias también a que se han puesto en marcha iniciativas y otras formas de producción— va acompañado de una indiscutible calidad. Porque siempre defenderemos el arte que tiene en cuenta la realidad política y social. Nos interesa, sobre todo, que haya muchas películas cubanas, para que se diseminen y se aprecien por nuestro público».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.