Protagonistas de «Soledad» dialogaron con nuestros lectores (+ Fotos)

Ernesto Fiallo (director), Tamara Castellanos (Odalys), Abdel Castro (Rudy), Mirta Lilia Pedro (Tatiana), Julio César Ramírez (Saúl), Ariel Albóniga (Jesús) y el guionista Freddy Domínguez respondieron este jueves a las preguntas de nuestros lectores

Autor:

Juventud Rebelde

Ya se encuentra en nuestra redacción parte de la representación de actores de la telenovela Soledad, que dialogarán este jueves con nuestros lectores. Los invitados comenzarán a responder ahora las preguntas de nuestros lectores.

Hasta el momento se encuentran en nuestra redacción Ernesto Fiallo (director), Tamara Castellanos (Odalys), Abdel Castro (Rudy), Mirta Lidia Pedro (Tatiana), y el guionista Freddy Domínguez.

Respuestas a las inquietudes de los lectores:

Blanquita: Quisiera saber de dónde proviene Abdel Castro.

Ernesto Fiallo: Abdel se sometió a un riguroso casting en el que participaron aproximadamente 50 niños, y desde el primer momento el resultó el elegido por su naturalidad. Es un niño que no tenía experiencia previa de trabajo en la televisión, para nosotros fue una suerte haberlo encontrado.

Ernesto: Me parece muy bien el tema que se aborda en la telenovela, con muy buenas actuaciones, pero están haciendo en mi opinión mucho hincapié en lo racial, casi todas las parejas son entre blancas y negros o negras y blancos, esto al parecer es un mensaje subliminal, pero puede tener dobles lecturas. ¿Cómo han querido tratar este tema tan sensible pero con muchos puntos de vista si llegar a ser racista?

Freddy Domínguez: Cuando compongo un personaje trato de ir más a su psicología que a su raza, de manera que puede ser blanco, negro o mulato, pues los conflictos son comunes para todos, como seres humanos que somos. Por otra parte el tema de la composición racial de la sociedad cubana, que es tan diversa como su cultura misma, o sea no hay mensajes sublimizares, sino un reflejo mismo de la Cuba que vivimos.

Tamara Castellanos: Como actriz creo que la novela tiene valores y realidades con las que convivimos en la cotidianidad. En el caso de Odalys y Saúl puede haber una mayor intencionalidad en la relación de pareja, y la psicología del personaje pondera el valor del amor por encima de las diferencias raciales.

Lidianny: ¿Cuáles son las ventajas y las desventajas para un actor grabar un novela totalmente en estudio? ¿La novela hubiera sido la misma si la hubieran grabado en exteriores?

Ernesto Fiallo: En las condiciones económicas actuales resulta más factible la grabación en estudio, pues se pueden controlar más las condiciones en las que se trabaja. Si bien aún no hemos logrado con la calidad deseada una escenografía, en el caso de Soledad tratamos a través de la fotografía trabajar las atmósferas según los conflictos. Aunque toda obra es perfectible, estamos satisfechos con el resultado logrado.

Mirtha Lilia: El estudio es más cómodo pues están todas las condiciones creadas. Hay aire acondicionado y todo está a la mano. En exteriores es cierto que es más real, pero se pasa más trabajo.

Julio César Ramírez: Yo prefiero el estudio. Particularmente porque soy actor de teatro y el estudio me da la impresión de que estoy en un escenario teatral. El estudio es el sitio donde pierdo esa sensación de estar frente a una cámara y donde generalmente me siento mucho mejor a la hora de interpretar un personaje. Me permite una mayor concentración.

INGENIEROS: Queremos saber qué piensan los actores del maltrato a la mujer, de la crianza de los niños como es el caso de Rudy, y del tema principal de la novela que es la soledad (en la pareja), porque a veces tenemos una pareja y nos sentimos solos.

Mirtha Lilia: Hola a todos los ingenieros. Yo tengo una hija adolescente, cuya crianza me ha sido bastante difícil, porque he sido madre soltera. Reconozco que se descuidan muchos detalles cuando tienes que hacerte cargo de todo tú sola. Tanto Rudy como Tatiana son víctimas de esas circunstancias lo cual no justifica que el niño haya estado casi abandonado. Tatiana hacía lo que creía que era correcto. Simón viene un poco a hacerle ver todos los detalles que ella ha pasado por alto. Yo en lo personal no soy como Tatiana, en cuanto a la actitud ante los hijos. Soy más comprensiva, más suave, escucho más. Ser madre soltera es casi ser una heroína, pero se puede. En general, ser madre es todo un reto y siempre nos vamos a equivocar. En cuanto a la soledad, es cierto que es mejor estar solo que mal acompañado. Y la violencia contra la mujer es imperdonable. A veces somos víctimas de la violencia y ni siquiera nos damos cuenta.

Abdel Castro: A pesar de que mi mamá, (en la novela) se esfuerza mucho por darme lo que necesito, por falta de tiempo como que me presta menos atención. Y Rudy, al no tener nadie que le pueda llamar la atención y lo corrija, se pasa el día en la calle sin estudiar y sin hacer las cosas bien. Siempre hace falta alguien que te guíe. La actitud del padre de Rudy es muy mala porque aunque los padres estén separados, el hijo es de los dos, no solo de la mamá y él pudiera ayudar mucho.

Ivettys Medina Digo: Me gusta mucho la novela, pero en ocasiones me pierdo en la lógica de la misma, por ejemplo en el capitulo de ayer, pusieron la pelea de Tania y esto pasó en la primera temporada.

Tamara Castellanos: Las tres temporadas transcurren en el mismo tiempo dramático, de modo que se buscan diferentes miradas a los personajes y sus conflictos. Por ejemplo Leslie, quien en la primera temporada aparecía como una trama secundaria, ahora expresa sus conflictos en un protagónico. Así sucede también con Saul y Odalys. N la tercera temporada también sucederá con otros personajes.

Freddy Domínguez: Para entender un poco el por qué de esta manera de ordenar la trama de la novela pudiéramos pensar en una mirada telescópica a diferentes conflictos que suceden en un mismo tiempo dramático. El personaje que en un momento es secundario luego pasa a protagónico porque se comienza a contar su historia. La muerte de Arístides, por ejemplo, en la primera temporada se muestra a través del punto de vista de Tania, quien acababa de mudarse al barrio; mientras que en la segunda temporada se muestra desde la mirada de Leslie y Odalys que, como vecinas, tenían una relación con él. Para la tercerea temporada la muerte de Arístides se devela como detonante del conflicto central de esa temporada.

Lima: Un saludo para actores y equipo de la telenovela y también del diario Juventud Rebelde. He analizado durante una semana el tiempo de duración de cada capítulo y es de 18 minutos, retransmiten escenas del capítulo anterior (eso me parece bien), los créditos iniciales, además las pausas entre situaciones (discúlpenme pero técnicamente no sé como nombrarlas), la duración en sí de la trama de la telenovela es bien corto. No sé si haya tiempo de hacer algo al respecto pero si creo que es una sugerencia para el director en sus futuras producciones. Por otra parte quisiera felicitar al niño Abdel Castro por la excelente actuación, me gusta mucho como trabaja. El personaje de Saúl que tal parece que Julio César tiene esa personalidad.

Abdel Castro: Muchas gracias Lima por felicitarme, me alegro que te haya gustado mi trabajo. Es mi primer trabajo en televisión y como me fue fácil quisiera tener la oportunidad de que me felicitaran de nuevo por otros personajes que puedan proponerme.

Ernesto Fiallo: Los capítulos, en el caso de esta telenovela, deben durar 25 minutos aproximadamente, sin contar la presentación y la despedida. Hay novelas en las que cada capítulo dura 45 minutos.  Realmente es poco tiempo para llevar a la pantalla conflictos tan intensos y muchas veces, sentimos que necesitamos un poco más de minutos. Desde el guión estuvo previsto intercalar escenas de la primera temporada para marcar el tiempo en el que está transcurriendo la trama. Siempre se trató que fueran escenas puntuales y cortas para no restar más tiempo del necesario.

Kira: Me interesaría saber qué piensan de la reincorporación de las ex internas en la sociedad una vez que salen de prisión.

Freddy Domínguez: Este es un tema muy necesario y nunca lo suficientemente debatido en nuestra sociedad. Aunque la legislación ampara los derechos de estas personas a reinsertarse plenamente en la sociedad e incluso se preparan para ello mientras cumplen su sanción, con programas de estudios que van desde dotarlos de un oficio hasta el nivel universitario, pero la realidad en la vida cotidiana tiende a ser diferente, determinada por los prejuicios y tabúes de quienes tienen el poder para lograr esta reinserción.

Mirtha Lilia: Tengo una vecina que recientemente se reincorporó a la sociedad y hemos conversado mucho sobre esto, ella ha tenido mejor suerte que Tania, pues sus vecinos la han acogido de muy buena gana. Pero me comenta que la vida en la prisión es lo peor que le pueda pasar a alguien. Pasó su embarazo en la prisión lo que hizo más difícil su situación.

Blanquita: Hola y felicidades a todo el elenco de la novela Bajo el mismo sol, la disfruto mucho, y pienso que es muy educativa, en especial las escenas de Rudy, quisiera saber de dónde proviene Abdel Castro, es maravilloso como trabaja ese niño, un beso para él, tiene muy buen futuro en la actuación.

Abdel Castro: Hola Blanquita que bueno que te gustó mi trabajo. Te cuento que salí de un taller de La Colmenita, donde el único papel que me gustaba hacer era el del burro porque los otros personajes me daban pena y disfrazado de burro nadie me veía la cara. Llegó la información del casting y me presenté. Cuando me dieron el personaje dejé la pena junto con el disfraz del burro y así salió Rudy.

Yuri Cardenas: ¿Por qué no una novela amorosa, de ficción, que nos haga reír y llorar aunque la trama ocurra en el año mil? ¿Por qué la primera parte de Casa de Cristal transcurre la trama en dos o tres meses, comienza cuando salen de presidio las tres muchachas y se termina cuando la Loquita que sale embarazada del Gago va a dar a luz, y la trama de Soledad comienza con el mismo corretaje de dar a luz la Loquita y después nos dicen mediante un anuncio TRES MESES ANTES, y se ve a la Loquita sin barriga, incluso enseñándola, y a las presas que se supone que en ese tiempo estén encerradas?

Ernesto Fiallo: La novela refleja modestamente la sociedad cubana actual en la que vivimos. Es una interpretación, no una copia fiel. Puede haber novelas que edulcoren la realidad y otras que traten de llevar a la pantalla el día a día, o sea, la cotidianidad. Nuestro propósito fue tratar de representar la soledad con todos sus matices, no solo en las situaciones o los personajes, sino también en la luz, la escenografía, por eso desde la presentación se comienza a ver esa intención.

Alianna Collado Castillo: Buenos días, mi nombre es Alianna Collado Castillo, soy Psicóloga y me he especializado en el estudio de las manifestaciones psicológicas de la violencia de pareja. Me encantaría felicitarlos por el maravilloso trabajo que han hecho los personajes de Saúl y Odalys, han logrado escenificar el ciclo por el que transcurre la violencia desde una visión diferente al clásico cliché que abordan todas las novelas. Es admirable la atención que han prestado a la escenificación de la etapa de luna de miel y al proceso mediante el cual muchas veces la víctima se convierte en victimario, es evidente que ha existido una revisión de la bibliografía científica sobre el tema. Muchas felicidades, aspiremos a que todas las novelas que transmita la televisión cubana aborden, de manera tan realista, un problema social y de salud.

Tamara Castellanos: Agradezco el comentario muy oportuno, pues la violencia está determinada por un ciclo entre el abusador y el abusado, dado por una acumulación de tensiones, que genera un hecho violento que lleva a veces al arrepentimiento. Quizás pueda parecer a veces reiterativo para el televidente, pero ello es parte del mensaje del audiovisual, que refleja justamente la realidad de la violencia y sus diferentes manifestaciones, que tendrán un desenlace. Debemos entender que una de las características de la violencia es el miedo de la mujer a denunciar y a reconocer que es víctima de este mal, y que aunque parezca increíble, en la actualidad sí existen estos casos, no solo física, sino también psicológica, y muchas veces pasa desapercibida por las personas.

Freddy Domínguez: Hay muchas maneras de ser víctimas de violencia, no solo la física. Por ejemplo Tatiana nunca ha maltratado físicamente a su hijo, y sin embargo lo está violentando psicológicamente. También María la madre de Lázaro, a pesar de ser muy querida, está sometida a una situación de violencia.

Carmen: Desearía conocer si algunas de estas tramas y/o personajes continuarán desenvolviéndose en una tercera temporada.

Ernesto Fiallo: Algunas subtramas y sus personajes no solo continúan sino que se desarrollan durante la tercera temporada, como es el caso del personaje de Roxana y Omar. Toda la historia de la novela transcurre durante un mismo tiempo al que regresamos en cada temporada, es decir, cada conflicto o situación se desenvuelve en igual espacio de tiempo, pero se hace énfasis en determinados personajes que pueden estar o no en las tres temporadas, como también pueden incorporarse nuevos personajes como los de Lázaro, María, Simón, Rudy y Tatiana.

Lumey Llupart: Buenas al colectivo de Juventud Rebelde, al igual que al elenco de la novela Soledad, mi criterio sobre la novela es que se abordan los temas sociales desde una perspectiva muy actual. A mí y a mi familia nos gusta mucho la novela, incluso a mi niña que en cuanto escucha el tema de la novela quiere ir para el televisor a verla. A Tamara felicitarla por el papel que hizo y como lo hizo pues a nuestro alrededor existen mujeres que aguantan esas situaciones en silencio, justificando la actitud del hombre sin reconocer que solo ella es quien puede darle solución al problema. A Julio Cesar, también una felicitación por su actuación porque siempre se felicita a quien tiene el papel del bueno en las novelas pero también los papeles negativos llevan una buena preparación y un esfuerzo superior, decirle que lograr la ironía y que salga muy natural es bien difícil y Saúl es irónico e incluso es tan creíble que se le llega a tener mala voluntad. A Abdel también llegue mi felicitación y que siga estudiando para lograr buenos resultados en su futuro. En Resumen a Todos muchas felicidades y quisiera saber las alegrías y quizás disgustos que pudieron experimentar haciendo la novela. Saludos y EXITOS. Lumey.

Abdel Castro: Para mí todo fue muy divertido porque era el único niño. Me costaba mucho trabajo hablarle mal a mi madre en la novela. Si se me ocurre hacerle eso a mi mamá (Mildred), me mata. En una de las escenas que está por salir tengo que hablarles a mis padres como si fueran niños de mi aula, discutiendo con ellos. Eso me resultó muy difícil porque no soy así, nunca he actuado de esa manera frente a mis padres.

Mirtha Lilia: Lumey ahora te contesto, deja que se me pase la contracción, porque ya estoy de siete meses de embarazo y el varoncito que estoy esperando parece que también quiere participar en la entrevista… Me costó trabajo asumir una actitud agresiva ante Rudy, Simón…, porque yo no soy así. Tengo una vecina de San Miguel del Padrón que me daba «clases» de chusmería y guapería: me explicaba cómo poner las manos, cómo gesticular, ¡pero me costaba un trabajoooo! También las escenas de cama fueron complicadas pues mi esposo Rodolfo Isaac no lo asimilaba. Incluso, después que las vio se molestó muchísimo. He tenido que ingeniármelas para hacerle ver que es parte de mi trabajo y todo es muy profesional. Fíjate si la cosa es seria que todavía le da pena que la gente me vea con otro y dice que toda Cuba debe estar burlándose de él. Pero yo lo hago entender. ¡Ten tu fe que sí!

Julio César Ramírez: Lumey te agradezco el elogio, y eso es el resultado de un proceso de trabajo y de investigación sobre el personaje que me llevó varias semanas. Es un personaje verdaderamente complejo, donde no se puede mostrar de una sola pieza, pues uno tiene que buscar todos los matices de ese ser humano que es Saúl.

Raúl Pomares: Cuando actúo me divierto, y tomé esto de divertirme como sinónimo de alegría. ¿Disgustos?: el perro, porque me dijeron que estaba entrenado y no era verdad. El primer encontronazo: no se llama Rolando, sino Danger, que quiere decir “peligro”. Y me dijeron que él me haría caso porque estaba entrenado y cuando le decía “siéntate Rolando”, el tipo escupía como sinónimo de disgusto, movía el rabo y se iba para otro lado.

Yany Díaz: Esta es sin dudas la mejor temporada, una pregunta ¿qué mensaje quisieron transmitir sus realizadores en la relación entre el joven del preuniversitario y Fabiola?

Ernesto Fiallo: Esta subtrama en particular también hace referencia a la soledad, pero además hace alusión a la lucha entre lo material y lo espiritual. Ariel es un joven que fue criado con fuertes valores morales, mientras que Fabiola encontró un camino fácil para lograr sus aspiraciones sacrificando parte de su felicidad y adentrándose cada día más en su soledad.

Freddy Domínguez: En esta subtrama se pone de manifiesto, en primer lugar, la contraposición de valores entre diferentes generaciones y la necesidad de incentivar los valores más esenciales del ser humano en la juventud.

Efraín Rondón Martínez: Hola, me gustaría preguntarle a Tamara Castellanos si la conducción del programa Cuando una mujer le ha servido para interpretar este personaje, y si es tan amiga de Mariela Bejerano en la vida real como en la novela.

Tamara Castellanos: Este papel sí me ha servido para conocer y poder ayudar a las mujeres y a la familia a reconocer y enfrentar esos capítulos de violencia en su vida, y cómo solucionarlos. En la vida real sí somos amigas, nos conocemos desde hace años y no fue para nada difícil realizar estas escenas por la interrelación que ya teníamos.

Jose: Para el director Fiallo. Comente sobre su experiencia como director por vez primera de una telenovela, qué le pareció, cómo se sintió. Saludos para todos y me parece una excelente propuesta.

Ernesto Fiallo: Nos divertimos mucho y disfrutamos mucho el trabajo. Logramos reunir un gran equipo de trabajo y no recuerdo una sola experiencia negativa durante todo el tiempo de filmación. Es una gran responsabilidad asumir la dirección de una telenovela, el resultado de nuestro trabajo es algo que llega a millones de personas, y es uno de los espacios más gustados y seguidos, lo cual implica que son muchas personas al tanto y evaluando constantemente tu trabajo. Un creador casi nunca está conforme con su trabajo, siempre queda esa insatisfacción de que se pudo haber hecho mejor. Fue una experiencia enriquecedora en todos los sentidos, aprendí mucho.

Bryan: Quiero felicitar a Abdel Castro pues de verdad yo tengo 18 años y nunca había visto actuar a nadie así como lo hace el, de verdad parece que no tiene guión, es tan natural su actuación que hasta me identifico con el, sin dudas serás el mejor solo sigue así.

Abdel Castro: Primero que todo muchas gracias por la felicitación. Algo que me ayudó con la naturalidad fue que le aportaba al guión cosas de Rudy. El codirector Joel me dijo: Coge calle porque si no, no vas a ser Rudy, y salí pa´ la calle.

Maray : Me llamo Maray y tengo 13 años, estoy en octavo grado, vivo en la ciudad de Las Tunas, aprovecho la oportunidad que me ha brindado Juventud Rebelde para felicitar el elenco de la telenovela cubana BAJO EL MISMO SOL y en especial al actor que hace de Lázaro por su físico y personalidad en lo que tanto se parece a mi padre el cual yo quería mucho y perdí hace tres años y no me pierdo la novela y en especial por verlo a él, no pierdo las esperanzas de un día conocerlo personalmente y quisiera que si puede responderme lo haga a este correo que es del trabajo de mi mamá. Saludos Maray

Julio César Ramírez: Maray, te respondo a nombre de Emar Xor Oña, el colega actor con quien tengo excelentes relaciones personales y que por razones de trabajo no ha podido estar aquí, pero estaría muy contento de responderte y sobre todo agradecerte por la manera en que el personaje se ha comunicado contigo. Quizá no sea yo, por ser el personaje negativo, quien debiera dar esta respuesta, pero es mi condición de actor y mi sensibilidad ante tu observación que me hace responderte y agradecerte además. Es una demostración que el arte comunica y siempre tiene que estar cercano a la vida de los tele espectadores.

Luis: Unas preguntas para Freddy Domínguez, el guionista, que sin sus ideas la novela no fuera igual.¿Por qué dedicar una telenovela a la soledad, eso constituye un problema en Cuba? ¿A partir de qué criterios define ud. los conflictos de sus personajes? ¿Por qué la actualidad cubana le interesa tanto? ¿Puede adelantar algo de Desarraigo, la tercera temporada?

Freddy Domínguez: La soledad impuesta es un mal que afecta a muchas personas, incluso a quienes pueden vivir rodeados de personas, pues está determinada por la incomunicación, la incomprensión, la intolerancia, y la violencia misma. Este es un problema que no particulariza ni países, ni sociedades, edades, razas ni géneros, cualquier persona en un momento de su vida puede sufrirla. Los conflictos de los personajes son definidos a partir del mensaje que se quiere transmitir, ya que logrando la simpatía o la empatía, el público consigue identificarse con ellos. Me interesa la actualidad pues nuestro modelo de sociedad no es perfecto y necesita del debate y del análisis de los temas más cotidianos que nos afectan a todos. Sobre la tercera temporada creo que el propio título te dará una idea de qué va, solo puedo adelantar que recurre más a los códigos tradicionales de las telenovelas, apelando al melodrama y otros recursos.

Armando Licea: Me gustaría preguntarle a Abdel cómo se inicia en la actuación y que le ha parecido la experiencia de trabajar al lado de grandes actores como Tamara Castellanos, Julio César Ramírez, Raúl Pomares.

Abdel (Rudy): Pienso que para ser la primera vez fue bastante buena porque recibí la ayuda de Tamara, de Julio, del codirector, de Raúl y de mi mamá (Tatiana). Nunca los había visto en persona antes del rodaje, solo los veía en el televisor. Pensaba que eran arrogantes por aquello de salir en pantalla, pero me di cuenta que son buenas personas.

Paco: Felicitaciones a Rudy, de corazón es un gran futuro para la televisión cubana, que claro, son pocos. Pero este muchachito tiene arte en sus venas, así se hace chamaco pa´ alante. Felicidades.

Abdel Castro: Gracias Paco, trataré de seguir “pa´ alante”. Espero que me den la oportunidad de hacer más cosas.

Khira: ¿Cómo ven el abandono de la familia hacia los más ancianos como el personaje del "abuelo de Rudy"?

Raúl Pomares: Yo no diría abandono, sino cómo ve la relación de los más jóvenes de la familia hacia los más viejos como el personaje del abuelo de Rudy. Los tiempos cambian, cuando yo era joven esta relación era más amable. Hoy día, los intereses son muy diferentes, y hay como un distanciamiento entre los más jóvenes y los más viejos. Estoy hablando de mi propia experiencia con tres nietos que van de los 19 años a los 7,  con ellos yo tengo que negociar no discutir.

Rey: Abdel una actuación brillante, cuál fue tu gran experiencia en esta novela, qué aprendiste con ella, qué mensaje tú les trasmitiría a todo nuestro pueblo, a todos los padres sobre el trato y la comunicación que deben tener los mismos con los hijos y desde su posición como niño por que las personas a veces se sienten solas o están solas.

Abdel Castro: Rey, con la novela aprendí mucho: aprendí cosas de la vida y del trabajo de actuación. Cuando terminé de grabar, mi mamá quería bajarme el “Rudy” a palos. Me decía: ¡Oye, yo no soy Tatiana! Fue como si yo de verdad me hubiera convertido en Rudy, y no quería estudiar, me puse contestón…, pero poco a poco fui recuperando a Abdel y para alegría de mi mamá ya logré dejar a Rudy atrás.

Alberto G: A Tamara: ¿por qué si usted es la presentadora del programa “Cuando una mujer”, defensor de los derechos de la mujer, aceptó un papel tan sumiso como ese, tan sumiso y aguantón que ya casi no hay gente así? Creo que demerita lo que usted dice allá en su programa. ¿O será para hacer “contraste”?

Tamara Castellanos: Alberto, te puedo decir que este es un personaje diametralmente opuesto a la persona que soy, digamos que en todos los puntos hay una diferencia notable. Puedo decirte que no bebo alcohol y mi máxima ha sido siempre, ser un caballero y tener a la mujer en el lugar más alto, pero a los actores nos toca entrar en las diversas pieles. Los  personajes se adueñan de nuestra vida diaria por un tiempo, y a veces nos vemos obligados a llevar el nombre de nuestros personajes. Así es esta profesión: una veces ser despreciables, otras veces ser cariñoso, pero siempre emprender la interpretación y el trabajo actoral desde la más absoluta sinceridad y profesionalidad. Por eso es que debo agradecerle su calificación de “despreciable” porque sin dudas es un halago. Muchas gracias.

Luis: ¿Qué prefiere más la actuación o la conducción? ¡Es que también conduce Cuando una mujer de un modo muy especial! ¡Saludos!

Tamara Castellanos: Me gusta la actuación y la conducción la asumo como una actuación más. En el programa Cuando una mujer es un personaje que Tamara está asumiendo para aconsejar y buscar soluciones. La actuación me fascina por el tiempo que empleo en la investigación de mis personajes y por los patrones positivos y negativos que puedo mostrarle a los televidentes.

Luisa: ¿Por qué un actor de la categoría de Raúl Pomares acepta trabajar en proyectos considerados menos serios, como una telenovela?

Raúl Pomares: Luisa, ¿Quién considera menos serio una telenovela? Cualquier proyecto puede ser más serio o menos serio. Esta telenovela es seria.

Mirta: ¿Ese personaje que interpretó le tocó de alguna manera?

Raúl Pomares: Sí me tocó. Yo tengo tres hijos y tres nietos, dígame usted si no me tocó.

Alejandro: Pomares ¿Cree que haya muchos Simón en Cuba?

Raúl Pomares: Creo que sí. Hay quien está solo porque se lo buscó y otros porque se lo “buscaron”, pero la soledad es una condición muy humana, aun estando acompañado.

Yuniesky: Pomares, ¿considera que sea importante que aparezcan en pantalla personajes como lo que usted encarna en la telenovela? ¿Por qué? ¿Qué proyectos nuevos tiene?

Raúl Pomares: Si la pregunta va dirigida al actor, creo que sí, porque es un personaje contradictorio y eso enriquece la actuación. Si la pregunta va dirigida a un viejo como yo que tengo 77 años, creo también que sí, para por lo menos salir.

Ahora estoy trabajando en una nueva telenovela que se llama Santa María del Porvenir, que dirige Rolando Chiong y la escribió Gerardo Fernández y un equipo. Además trabajo en el grupo de Teatro D´Dos como asesor para la actuación.

JUANKRLOS D´LEÓN: ¿Por qué los capítulos duran tan poco, porqué no duran lo mismo que las telenovelas extranjeras que aquí son trasmitidas?

Ernesto Fiallo: JUANKRLOS, la respuesta a tu pregunta la tiene Lima, que me preguntó algo parecido. Gracias.

Yuri Cardenas: ¿Por qué no una novela amorosa, de ficción, que nos haga reír y llorar aunque la trama ocurra en el año mil?

Julio César Ramírez: Yuri, creo que debemos hablar de todos los temas y la telenovela no debe estar al margen del debate social. Sabemos que el horario de la telenovela y los espacios están destinados a  que el telespectador relaje su día, pero debemos ofrecer un producto con un resultado que logre esparcimiento cuando el espectador se sienta en el sillón y disfruta con la familia, pero a la vez debemos producir en ese espectador la inquietud y el cuestionamiento de esos temas que se debaten. Creo que debemos procurar un espectador participante, porque es la manera en que la obra de arte cumple su función.  La telenovela no debe ser una mercancía, es un género, que cada vez debe alcanzar niveles estéticos y no solo ser una propuesta banal, sin trascendencia ética y social. Cuando vemos telenovelas de otras nacionalidades podemos valorar sus recursos de producción, pero muchas veces los recursos de pensamiento, de análisis, de cuestionamientos, están vacíos de significados. Eso sin dudas es un producto chatarra. Ahora bien, cuando se producen series de un alto debate social y no cumplen con las reglas o las estructuras de las telenovelas, sí creo que deben ir a otros espacios, que ojalá sean concebidos dentro de la programación de la Televisión Cubana.  Por otra parte, también creo que el público necesita espacios en la TV con carácter más ligero, de divertimento, quizás telenovelas con un perfil más humorístico. Mi criterio es que se haga un balance para todos los gustos, privilegiando los horarios.

Jorge Pérez: Especialmente a Julio Cesar Ramírez (Saúl), que aunque no soy crítico y no se de actuación, opino que es la mejor actuación de esta temporada. Y para él la pregunta: ¿Cómo fue la relación entre ustedes (Tamara Castellanos y “Odette”) en la preparación de este personaje? ¿Qué recuerdos te llevas de este personaje?

Julio César Ramírez: Jorge, la relación de todo el equipo de trabajo, yo puedo asegurar que fue la óptima para lograr un resultado artístico favorable. En el caso nuestro en particular: la familia de Saúl y Odalys, fue una etapa donde alcanzamos una verdadera investigación a la hora de trasladar a la escena los caracteres. Desde el inicio, cuando apenas habíamos leído el guión tuvimos la oportunidad de ver películas, materiales que resumían ponencias de curso, investigaciones, además de la consulta a especialistas y también a personas que han experimentado esta situación de la violencia familiar, sobre todo hacia la mujer y hacia los hijos. Intentamos trabajar los personajes buscando cada una de las aristas que pueden llevarnos a mostrar al espectador la psicología de los mismos. En ningún momento pasamos por alto detalles por insignificantes que fueran. Cada texto del guión nos llevaba a una conclusión del comportamiento de los personajes. El equipo que creamos Tamara, Jany y yo fue un equipo que intentó pensar y comportarse como una verdadera familia. Puedo asegurar que mientras se rodaban las escenas nosotros vivíamos con toda intensidad cada uno de los sucesos que se planteaban, al punto de terminar una escena temblando. Estos son personajes en situación límite, y por supuesto, nosotros los actores también vivimos durante ese proceso de rodaje la situación límite que describían los personajes. Intentamos en todo momento un gesto de sinceridad actoral, que es la única manera de comunicar un personaje con el espectador.

Rey: Julio Cesar ha hecho un papel muy creíble, felicidades. Aquí en la novela usted ha hecho gala de maltrato físico y psicológico hacia la mujer mi pregunta es qué considera usted sobre ese tema y que nos comente si solo hay maltrato hacia la mujer porque en nuestra sociedad también hay maltrato de la mujer hacia los hombres.

Julio César Ramírez: Creo que este es un tema que los medios audiovisuales debían a la población, a  los televidentes. Generalmente estos temas eran pasados por alto y/o no se profundizaba en ellos. La violencia doméstica es un fenómeno que sucede. No podemos vivir a espaldas de esa situación. Por tanto, en el arte, y en los medios audiovisuales es necesario que se traten porque es una manera de que las personas víctimas de esa situación logren ver reflejado los determinados matices del fenómeno. Puedo hacer una anécdota en el caso de la segunda parte de tu pregunta. Hace unos días me encuentro con un señor que me confiesa que recién se divorciaba porque había sido víctima del maltrato físico de su mujer. Es decir, es algo que estamos en el deber de combatir, y la mejor manera de combatirlo es mostrando en los medios las características que lo ponen de manifiesto. Te agradezco mucho tu felicitación.

Yohan: Mi pregunta es: ¿por qué utilizar ese recurso? ¿Qué ventajas tiene? y ¿y si no está condicionado por ejemplos internacionales que suelen usar ese estilo para expresar una obra?

Freddy Domínguez: Originalmente la novela tendría una estructura lineal, pero por necesidades de la producción me solicitaron que la fragmentara para que pudiera entrar en producción lo antes posible; algo similar a lo que me ocurrió cuando escribí La cara oculta de la Luna.

Este tratamiento tiene sus ventajas, desde el punto de vista del mensaje que pretendemos transmitir en cada una de las temporadas, nos permite reforzar el punto de vista con cada una de las subtramas y profundizar en los temas que abordamos.

No estamos condicionados porque como puede ver estas llamadas temporadas no son el clásico ejemplo de temporadas que estamos acostumbrados a ver en los seriales.

José Luis: No es muy común verte en la televisión. ¿Alguna razón en especial? ¿Es que prefieres el teatro a la televisión?

Julio César Ramírez: Tengo un grupo de teatro que ya va a cumplir 22 años de fundados: Teatro D’Dos. Dirigir un grupo de teatro lleva mucha dedicación, porque es necesario trabajar con los actores, entrenarlos, hacerlos crecer, y eso solo lo permite el trabajo diario. En una primera etapa, después de graduado, me dediqué únicamente al trabajo con el grupo de teatro. Fueron 15 años dedicados al crecimiento de ese colectivo teatral. Justo en el momento que consideré que mi proyecto ya caminaba solo decidí incursionar en la televisión como actor, porque había abandonado mi condición de actor al dedicar toda la energía a la dirección escénica. Llego a al televisión y puedo decirlo con toda franqueza, llegué para aprender. Siempre se dice lo contrario. Pero en mi caso lo que ha producido mi madurez actoral y hasta mi madurez como director ha sido la televisión. Sobre todo he aprendido, cómo es necesario alcanzar un resultado en un mínimo de tiempo. Eso es fundamental para el teatro, donde muchas veces pasamos meses produciendo un espectáculo cuando solo podía estar en escena a través de un proceso más corto. Creo que mi presencia en la televisión es la que debe ser. Un actor no necesariamente tiene que estar todo el tiempo en pantalla. Lo ideal es que hayan períodos de receso, donde uno tenga la posibilidad de hacer otras cosas, superarse, y aparecer con proyectos más novedosos, digamos. Me gustan los dos medios, y puedo decir que me gustan mucho. La televisión es mágica y sin dudas hay que hacerla. La televisión permite que lleguemos con mucha fuerza a los espectadores. Y serán esos espectadores quienes después acudan al teatro, y reconozcan el trabajo de un grupo de teatro. Mi experiencia, en ese sentido, es muy hermosa, pues en la calle me preguntan constantemente por Teatro D’Dos, incluso personas que no van a las salas con frecuencia.

En estos momentos estoy preparando una trilogía con obras de Abelardo Estorino: El baile, El robo del cochino y Morir del cuento. Ha sido un período de trabajo muy intenso, pues llevar a escena tres obras de manera simultánea es un reto. Afortunadamente ya estamos en ensayos generales, y El baile va a ser estrenado el próximo 3 de diciembre en la sala Estudio, del Centro Cultural Bertolt Brecha, y los otros dos títulos se estrenarán el 6 de enero, de manera que cada viernes, sábado y domingo se va a presentar un título diferente.

Josefa: Para Mirta Lidia Pedro, la mamá de Rudy. Mis saludos, me encanta tu papel en la novela, TEN TU FÉ QUE SÍ. Pero ¿por qué apareces tan poco en las telenovelas cubanas? ¿Cuáles fueron las escenas más difíciles para ti, y cuáles te gustaron más? ¿Cómo fue el trabajo con Rudy?

Mirtha Lilia: Josefa, muchas gracias por apreciar mi trabajo. Ya comenté anteriormente que la agresividad del personaje y las escenas de cama fueron lo más difícil para mí, durante el rodaje. Hacer una telenovela no es solo cuestión de talento, sino también de suerte y de relaciones. Yo no me quejo de mi suerte, aunque me gustaría recibir más propuestas.

El trabajo con Rudy (Abdel) fue muy fácil. Él me hacía caso como si fuera mi hijo, de vez en cuando lo tenía que regañar porque no quería estudiar el guión, por estar detrás de la ambientadora Mohira, en vez de ponerse para las cosas.

Abdel Castro: Oyeeee yo no estaba detrás de Mohira!!!, je,je,je.

Mirtha Lilia: Abdel es muy tratable, flexible, receptivo. Capta las ideas con mucha rapidez. Me sentí muy cómoda con él. No nos veíamos desde que se terminó el rodaje, en julio del año pasado, y hoy cuando nos encontramos me dijo “mami”, así que fíjate si logramos conectar.

Abdel Castro: El trabajo con mi mamá (Tatiana) me fue muy fácil porque ella es una persona muy suave, comprensiva, en fin, todo lo contrario de Tatiana. Eso también me ayudó a que saliera Rudy.

Carlos: ¿De dónde salió Ariel? ¿Cómo llegaste a la telenovela? ¿Este es tu primer trabajo en la televisión?

Ariel Albóniga: Ariel es de Pinar del Río. No tuve estudios previos de teatro, pero sí comencé en le Guiñol de Pinal del Río como actor, en el teatro profesional, desde siempre tuve esa inquietud, pero era más un juego que luego se convirtió en una necesidad vital. Después vino el ISA, que fue determinante en mi carrera, y ya estando en La Habana empecé a trabajar con otros proyectos. Hice teatro musical, con Tony Díaz en Plácido, después vendría mi grupo, donde radico actualmente: El ciervo encantado que viene siendo como mi segunda familia.

A la telenovela llegué casual. Recuerdo que un día iba subiendo por la Agencia Actual y me llegué para preguntar si había alguna convocatoria, conversé, casualmente, con Padilla, quien me habló de Bajo al mismo sol, me presenté al casting, y me dieron el personaje. Después conocí a Fiallo, quien sería el director de Soledad, fue una experiencia inolvidable pues conociendo al resto de los actores (con Oña ya había tenido contacto en Mefisto Teatro y en otro materiales de la Escuela de Cine), pero sucedía así con los otros, pero se estableció una relación muy estrecha que es tan importante a la hora de buscar un resultado artístico. Hablaba como con Asenneth, por ejemplo, quien me hacía muchas anécdotas, y ese vínculo tan estrecho que se fue conformando luego se ha podido ver en pantalla en esa relación entre abuela y nieto. Entonces, sí, este es mi primer trabajo en la televisión.

Cosme: ¿Te resultó difícil rodar esas escenas tan fuertes con Oña?

Ariel Albóniga: Sí, fue bien complejo, pero a la vez muy reconfortante. Una experiencia única, porque estaba trabajando con un actor de mucha experiencia tanto en la televisión como en el cine. Y sí había ese primer obstáculo a al hora de enfrentarme a un actor como este, pero fue esencial que él me estuvo apoyando en todo el proceso de grabación. Pero no te niego que tenía la presión de que era un nuevo lenguaje para mí, pero como él tenía ese camino andado me fue enseñando incluso cosas elementales a la hora de estar frente a una cámara. La escena en la que hicimos las “pases” se hizo en una sola toma porque era muy violenta. Lo que sí hubo un trabajo previo muy serio antes, que fue como un motor para estar listo a la hora de la filmación. La escena terminó en un abrazo muy fuerte, que era lo que se sentía, como ese primer encuentro verdadero entre padre e hijos, pero por supuesto nada estaba premeditado ni montado de manera coreográfica, sino que salió así espontáneamente.

Julio: ¿Crees que haya muchos jóvenes con los conflictos que Jesús? ¿Crees que sea importante que personajes de este tipo aparezcan en telenovelas?

Ariel Albóniga: Sí, absolutamente. Pienso que hay muchas personas con situaciones con conflictos parecidos, y con muchísima incomunicación con sus familiares. He tenido la experiencia de que muchas personas se acercan a mí y me cuentan lo mismo que han conocido a alguien así o que han vivido cosas parecido. El personaje es una muestra de que en la sociedad actual se vive con esos problemas de divisiones, falta de comprensión, de rencores, que son conflictos que por supuesto tienen una solución que no es para nada la violencia. No se trata de responder con violencia, sino de lograr una comunicación entre padres e hijos, de la necesidad de un entendimiento, e incluso acudir a especialistas si fuera necesario. Que puedan orientarlos.

José: Ariel, ¿Algún nuevo proyecto en la televisión? ¿Te quedaste con deseos de repetir?

Ariel Albóniga: En la televisión no, lo que estoy haciendo es trabajando con El ciervo encantado, bajo la dirección de la maestra Nelda Castillo y también en proceso de mi tesis final en el ISA (ya estoy en último año), donde me debo graduar el próximo año.

Bueno, me gustaría, quizás en otro momento, volver a la televisión, interpretar otros personajes, y espero que sea con el nivel de Soledad, que me ponga tantos obstáculos artísticos como esta telenovela.

Se despiden los entrevistados de hoy. El director de la telenovela, Ernesto Fiallo, escribe a nombre de todo el colectivo:

Agradecerles a todos los lectores por comunicarse con nosotros en la tarde de hoy, gracias a la cortesía de Juventud Rebelde. Me parece una magnífica idea poder dialogar con nuestra principal razón de trabajo. Un abrazo y hasta el próximo capítulo.

Bajo el mismo sol: Soledad

Escrita por Freddy Domínguez (La cara oculta de la luna), esta segunda temporada de Bajo el mismo sol, mucho más intimista y psicológica que su antecesora Casa de cristal, aborda la soledad y la incomunicación de personas que no solo viven solas, sino que se sienten aisladas a pesar de estar rodeadas de gente.

Los interesados en intercambiar con parte del elenco de Soledad sobre esta popular producción de la Televisión Cubana, lo pueden hacer desde nuestro cajón de comentarios o enviando sus preguntas a través del correo electrónico digital@juventudrebelde.cu.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.