Silvio cantó a Bellas Artes (+ Fotos)

Los integrantes de Calle 13 le acompañaron desde el público

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

Silvio anduvo anoche por los caminos de la sensibilidad, la ternura y la cubanía. Fue su deseo esta vez cantarle al Museo Nacional de Bellas Artes. Dejó sonar allí guitarras, flautas y canciones como esa etérea Mariposa que suele posarse «debajo del cielo, encima del mundo».

Buscó el cantautor esa ruta en la que deslindó sus más recientes poemas melódicos y encontró un público muy cercano a Segunda cita, su último disco, capaz de seguirlo verso a verso en su Carta a Violeta Parra, o en esa insuperable y contemporánea Sea señora.

En este viaje de Silvio no faltaron aquellas letras ya eternas como El Mayor y Óleo de una mujer con sombrero. Sorprendió acertadamente en su elección, o al menos a no pocos, con el Reparador de sueños, como un regalo especial para los persistentes. Y obsequió por partida doble una raigal: Quien fuera, gracias a un fallo técnico.

Se despidió con Ojalá y el Escaramujo. Mas, todavía gravita en quienes disfrutaron del trovador en Bellas Artes esa enternecida melodía salida de Trovarroco, el coro Exaudi, la flautista Niurka González y el percusionista Oliver Valdés. Porque ante la grandeza del poeta Silvio anoche, estuvieron sus acompañantes, su público y los boricuas de Calle 13, espectadores de la velada.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.