Manuel es un manual - Cultura

Manuel es un manual

El dedeté celebrará en marzo sus 43 años con un homenaje al reconocido caricaturista y ceramista Manuel Hernández

Autor:

Adán Iglesias

Más de tres reuniones, dos juntas y un consejo de dirección hemos realizado, pensando cómo celebrar los 43 años del dedeté de manera provechosa.

Luego del proyecto presentado por Jape, la oposición a este de Falco y la propuesta de Adán de hacer un trabajo voluntario para limpiar nuestro local, se aparece Laz con esta caricatura de Manuel Hernández. Con propuesta tan oportuna, pensamos que ir a verlo sería una de las mejores maneras de festejar el aniversario. Debemos reconocer que al principio tuvimos nuestras dudas solo por la cantidad de kilómetros que separan al dedeté de Matanzas y los precios del combustible, pero, por el maestro Manuel, podemos ir a pie hasta la Ciudad de los Puentes; al final es más cerca que a Santiago de Cuba.

Y es que para el encuentro con uno de nuestros fundadores siempre sobrarán las razones…

El tercer hijo más famoso de Limonar (según el propio Manuel, lo aventajan el saltador Javier Sotomayor y el jonronero Lázaro Junco) tiene méritos que prestigian al humor gráfico y la cultura nacional.

Este chino discreto llegó al mundo el 2 de enero de 1943 y, después de muchos aguaceros, estudió en la academia de Artes Plásticas de Tarascó, allá por el año 1961.

Sus inicios en el humor son desde la base. En más de una ocasión durmió en la buhardilla del dedeté, junto al entrañable Tomy, pues por aquel entonces ninguno de los dos tenía residencia en la capital de todos los cubanos. Conoce la llanura Habana-Matanzas como un experto cartógrafo, pues se convirtió en pasajero ilustre del tren de Hershey, sobre todo los fines de semana.

El llamado período especial, cuando muchos espacios humorísticos de la prensa desaparecieron, le otorgó la posibilidad de encontrar un nuevo soporte para sus ocurrentes obras: la cerámica.

Fue diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular, acreedor de la Medalla Pablo Picasso (otorgada por el Consejo Mundial de la Unesco en la Feria Internacional de Artesanía de 1997), Premio Nacional de Periodismo en el 2001, y Premio Nacional del Humor en el año 2006, entre otras distinciones y reconocimientos.

A los tantos méritos y al envidiable currículo se le debe añadir su gran modestia y el poder de ser muy reservado, pero cuando interviene ante algún auditorio es un relámpago ocurrente lo que sale de su boca.

En su humor gráfico está reflejado el acontecer nacional y las relaciones de pareja de manera extraordinaria.

Por todo lo anterior, por lo que no incluimos y por ser socio, amigo, artista y buena gente, el dedeté le dedica su aniversario a Manuel.

Nota: Manolete, ¡échale agua a los frijoles, que para allá vamos!

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.