Exponen en Estados Unidos niños cubanos con síndrome de down

Diez obras conforman la muestra de los laureados aprendices, integrantes del proyecto Con Amor y Esperanza, fundado hace una década en Pinar del Río

Autor:

Juventud Rebelde

Pinturas sobre lienzo, creadas por niños cubanos con síndrome de down, se exhiben este viernes en una galería estadounidense, como parte de un ciclo expositivo iniciado en marzo en ese país.

Diez obras conforman la muestra de los laureados aprendices, integrantes del proyecto Con Amor y Esperanza, fundado hace una década en esta occidental provincia, comentó a Prensa Latina Jesús Carrete, director del taller experimental.

La serie -explicó- que comenzó su periplo por un colegio californiano y viajó luego a un teatro de ese estado, se expone ahora en un salón para personas con discapacidades.

Se trata de nuestra primera experiencia en esa nación y estamos muy emocionados por el resultado, expresó el artista de la plástica y maestro del grupo, que incursionó inicialmente en el grabado y ahora experimenta con otras modalidades expresivas.

Paralelamente a la exposición en California, el habanero Museo de Bellas Artes acoge también una compilación de cuadros, realizados por una de las integrantes de la agrupación.

Fue un reto enseñar el secreto del grabado, de las prensas y matrices entintadas, a personas con síndrome de down, pero logramos descubrir talentos y despertar la motivación del peculiar equipo, añadió Carrete.

Más de 50 exposiciones colectivas y 11 personales organizó el proyecto hasta la actualidad para mostrar su trabajo en galerías y museos, tanto cubanos como extranjeros.

Sobresale la participación del colectivo en salones de España, México y Alemania.

Entre los galardones más relevantes conferidos a Con Amor y Esperanza destaca el primer premio del Concurso de Arte Sensible, celebrado en la ciudad mexicana de Monterrey en 2008.

Lo más gratificante del esfuerzo -aseveró- es que logramos elevar la autoestima de los estudiantes y sus posibilidades de integración social.

No veo el taller como un trabajo, para mí es un placer, una extraordinaria alegría, enfatizó.

Aunque algunos no los consideran verdaderos artistas, el maestro asegura que es arte cuanto crean sus 24 discípulos, reflejo de una sensibilidad distinta y una mirada virgen.

Pretendemos -afirmó- que este programa siente las bases para su inclusión en la vida laboral, ahora los saludan con admiración, se han ganado el reconocimiento de un público que los aplaude en cada exhibición.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.