Entrevista online: La guitarra seduce al más exigente público

Músicos extranjeros y cubanos participantes en la Feria Internacional Cubadisco 2012, dialogaron por más de una hora con los lectores de JR sobre tan especial instrumento

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

Tres instrumentistas excepcionales decidieron hacer un alto en los ensayos y los conciertos para estrechar su vínculo con el público. La Feria Internacional Cubadisco 2012 los ha juntado en La Habana y la web de Juventud Rebelde los puso, el jueves último, en contacto con los lectores.

Al alemán Walter Abt, al boricua Tony Mapeyé y al cubano Eduardo Martín los une la pasión por la guitarra y quisieron compartir, con sus especiales entrevistadores, sus experiencias artísticas, sus sueños, sus proyectos.

El hielo lo «rompió» Walfrido, un guitarrista principiante que pidió consejos para un mejor desempeño y aprendizaje del instrumento. Tony Mapeyé le recomendó, en primer lugar, «mucha disciplina y horas de práctica, lo cual permite desarrollar la destreza necesaria para expresar lo que queremos con la música. Todos sentimos emociones, pero la capacidad de expresarlas se logra con disciplina y perseverancia. El poeta expresa emociones y sentimientos mediante la poesía, el músico lo logra a través de su instrumento y, por supuesto, de la melodía».

Walter Abt le aconsejó buscar un buen profesor y también tener paciencia, «porque en la guitarra hace falta una gran solidez técnica, que no se desarrolla en un día». Mientras, Eduardo Martín lo instó a aprender de todos y nunca menospreciar otras expresiones artísticas. «Hay que estar atento a cuanto pasa y nutrirse culturalmente todo lo posible», dijo.

Varios ciberlectores se interesaron por conocer la obra de Abt y Mapeyé, así como por saber de sus inicios en el estudio del instrumento y la vía para adquirir su música.

Walter reveló que tuvo la suerte, en su natal Alemania, de contar con unos gitanos muy conocidos por la televisión, como vecinos. «Me ayudaron en mi pasión por el jazz y la guitarra, una gran experiencia que todavía alimenta mi alma musical», aseguró.

«Después estudié en el Mozarteum de Salzburgo y en conservatorios de música en Italia, Austria y Alemania. Mi pasión por el flamenco nació de mi estancia en Andalucía, donde viví dos años y me convertí en un andaluz».

Tony comenzó a tocar guitarra a los 14 años. Explicó que no tenía un instrumento propio en esa época, por tanto hizo una plantilla de cartón y en un papel dibujó la gráfica de los tonos y de los acordes.

«Cuando tuve la primera guitarra, ya podía hacer acordes en los que no tenía que emplear el índice de cejillas*. Con la práctica fui adquiriendo destreza y luego me decidí a interpretar el cuatro puertorriqueño, que es el instrumento en el cual me he desempeñado los últimos 33 años. Toda mi experiencia con la música ha sido de oído, pues no la leo», señaló.

Tony explicó a los lectores que su grupo Mapeyé está constituido por instrumentos de cuerdas. La agrupación es una expresión de la tradición campesina de Puerto Rico y se nutre de las corrientes culturales que delinean la identidad de esa nación antillana.

«Nos hermanan, a Cuba y al resto de Latinoamérica, la tradición del repentismo, que está íntima e inseparablemente ligada con el cuatro boricua. Me atrevería a decir que la décima y el cuatro constituyen la espina dorsal de nuestro trabajo», indicó.

Por su parte, Walter Abt dijo que Munich Guitars lo integran ocho músicos. «Fuimos ganadores de los más importantes concursos del Deutsche Musikrat (Consejo alemán de la música), además, un grupo de autores se ha dedicado a componer obras para nosotros: como Roland Dyens, Heinz Benker, Gianfranco Grisi y Manuel Negwer, entre otros, que son muy conocidos en Europa».

María, ferviente admiradora de Leo Brouwer y Jimi Hendrix, quiso saber la opinión de los invitados sobre ellos. Todos se declararon seguidores de ambos artistas y confesaron tener mucha influencia tanto de Brouwer como de Hendrix. Tony Mapeyé los catalogó de grandes íconos universales del arte, a la vez que Eduardo Martín señaló que Hendrix «encarnó y representó una época crucial para el rock en su contexto social», mientras Leo Brouwer «es uno de los grandes maestros de la música del siglo XX y del XXI. Para dicha nuestra es cubano y cada día más su obra tiene un peso esencial en el desarrollo de la guitarra en el mundo».

Walter Abt rememoró su cercanía con Brouwer, quien «ha formado una parte de mi trayectoria como intérprete de guitarra y, sobre todo, como compositor... El maestro Jimi es otro fenómeno en la música del mundo. Para mí es el Paganini del rock, un genio único. Personalmente interpreto muchas obras suyas como Little wing, All along the watchtower y Purple Haze, entre otros.

«Los dos son importantes y tienen una gran significación en mi formación musical. Tanto es así que siempre me pregunto, como compositor, cómo lo concebiría Leo, y cómo Jimi lo tocaría».

El colega Ricardo Alonso Venereo deslizó dos preguntas cardinales: «¿Qué importancia tiene que Cuba haya dedicado un evento a la guitarra? ¿Tienen conocimiento de un certamen que haya dedicado un espacio primordial a un instrumento acompañante popular?».

Para Eduardo Martín significa «un impulso muy importante» que un evento tan ecuménico y multicultural como Cubadisco, destine una edición completa al instrumento. «Ello nos ha dado pie para organizar muchas galas, concursos y actividades de intercambio, que dan mucha cobertura de participación a nuestros músicos. Queremos y creemos que podremos seguir haciéndolo en el futuro», destacó.

Abt reconoció el respeto y el alto valor que posee la guitarra en Cuba, Latinoamérica y España, con la cual se puede interpretar géneros como el jazz, la música clásica y la popular. Sin embargo, afirmó, «en Europa no se le considera como un instrumento clásico, no se le tiene el respeto que debiera. No obstante, debemos decir que la guitarra es muy tocada en todos los continentes, y con Cubadisco alcanza el honor que merece».

Es que los sonidos emitidos por la guitarra nos llegan muy cerca del corazón. Con ello Mapeyé recuerda esas célebres palabras de Leo Brouwer y particulariza en el impacto del instrumento en las composiciones populares, en la armonía de los tríos, esas formaciones melódicas tan comunes en su país, en México y en Cuba.

«Ojalá que esta iniciativa se pueda reproducir en otros países y espacios, porque sin dudas redundará en beneficio de la guitarra y todas sus posibilidades», expresó.

Ante las interrogantes de Fefa, una señora de 65 años, y de Oscar Ortiz, sobre si cree que es necesario reforzar esa zona de la guitarra acompañante en la Isla y acercarla a los jóvenes, Eduardo Martín hizo hincapié en no dejar morir la tradición.

Resaltó que la guitarra y el piano han sido los instrumentos acompañantes por excelencia, sobre todo la primera ha reinado en un género tan gustado como la trova. «El guitarrista acompañante muchas veces no ha sido valorado en su justa dimensión, y es una especialidad muy compleja, que requiere de un verdadero artista para que cumpla su función en cada caso».

Eduardo insistió en el compromiso de los músicos de defender nuestros genuinos valores. «En mi caso particular —soy de los músicos de concierto—, tengo una especial afinidad por las tradiciones musicales, y así lo manifiesto en mis obras de manera evidente».

Sin embargo, para el autor de Hasta Alicia baila es necesario promover el trabajo tanto de solistas como de los grupos de pequeño y mediano formato. «El compromiso de las instituciones y los medios de difusión es fundamental para impulsar cualquier cosa que se haga, son los que proyectarán las políticas culturales. A veces las intenciones no bastan e incluso las acciones no son suficientes. Hay que hacer mucho más», acotó.

Muchos son los proyectos que Walter Abt y Tony Mapeyé emprenderán luego de Cubadisco 2012. Abt, por ejemplo, conjugará en unas semanas las artes plásticas y los medios audiovisuales con la música, al intervenir en una videoinstalación del pintor y profesor veneciano Silvio Cattani.

«Estaremos en junio en Italia, al tiempo que también produciré algunos DVD con mi música y con la de la orquesta Munich Guitars», puntualizó Walter.

En tanto, Mapeyé no descartó una posible estancia en Brasil, pues «con los lazos de amistad que até con Yamandú Costa en Cubadisco se puede pensar en un futuro visitar el gigante del Sur nuevamente, ya que tuvimos una primera experiencia en Río Grande do Sul con los payadores brasileños».

La guitarra acompañará siempre a los tres instrumentistas, como hicieron saber a los lectores de nuestro diario. Con una de las razones más fuertes para esa pasión que sienten por el instrumento, cerró Walter Abt ese especial encuentro: «La guitarra es muy seductora. Solo eso les digo».

*Técnica en la que se coloca un dedo, generalmente el índice, en uno de los trastes de la guitarra en todas o casi todas las cuerdas; suele utilizarse para formar un acorde.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.