Una Skina rapera a lo cubano

El proyecto La Skina, con cinco años de fundado y perteneciente a la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Camagüey, obtuvo el premio Cuerda Viva, en la categoría de Mejor Agrupación de hip-hop del país

 

 

Autor:

Yahily Hernández Porto

CAMAGÜEY.— Con una alerta «coreográfica» acerca de las graves consecuencias del mal hábito de ingerir bebidas alcohólicas, inició La Skina, en la que ocho jóvenes camagüeyanos rompen la monotonía y convierten La Terraza, espacio cultural ubicado en la Casa del Joven Creador, en un verdadero hervidero de raperos. Con la popular peña se dan cita, dos veces al mes, los seguidores de la cultura hip hop por esta tierra.

El proyecto La Skina, con cinco años de fundado y perteneciente a la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Camagüey, obtuvo el premio Cuerda Viva, en la categoría de Mejor Agrupación de hip-hop del país, por ser el único de su tipo en Cuba que articula en su creación los cuatro elementos de este género musical, desde una elevada profesionalidad artística.

«Nos ocupamos y preocupamos porque cada letra y gesto en nuestras coreografías posean un sentido único en contenido y forma, para lograr transmitir un mensaje que llegue e impacte a nuestro mayoritario público, el juvenil», explicó Daniel Martínez Rondón, director del proyecto.

«Bailamos con nuestras coreografías, actuamos e interpretamos nuestras composiciones, y además improvisamos para ese auditorio que espera siempre una buena actuación».

—Sus temas musicales son preferidos por muchos jóvenes, ¿cómo lo logran?

—El camino para «pegar» ha sido no alejarnos nunca de la realidad que circunda a nuestro público. Los temas son historias que nacen de esa realidad y las coreografías se ajustan a estas. Además, buscamos siempre llegar más allá de lo que mostramos y para eso nos preocupa el cómo nos perciben. O sea, tratamos de que lo que mostremos se retenga en el pensamiento de quien nos disfruta.

«No es fácil lo que nos proponemos, pero lo intentamos con ética y profesionalidad, a veces nos sale y otras no tanto, y cuando esto ocurre, volvemos a empezar».

—Hay quien asegura que su producción rapera está cubanizada…

—Preferimos defender la idea de que existe el rap cubano con todas las de la ley. Fusionamos, creamos, pero siempre desde nuestro son. Es hip-hop cubano porque tiene mucho que ver con nuestro acervo cultural, con nuestras raíces, pero tampoco violentamos el género, ni sus técnicas, ni su esencia musical.

«Un ejemplo de nuestro quehacer está en la creación con la cual obtuvimos el premio Cuerda Viva en la categoría de Mejor Agrupación de hip-hop del país. Buscamos todos los puntos de contactos, a través de la fusión, que existían entre nuestra línea y el género que cultivó el maestro de maestros, Benny Moré. Así montamos un espectáculo que en esencia constituye un homenaje rapero-camagüeyano al Bárbaro del ritmo».

—El rap como género posee detractores...

—Existen detractores del rap como también los tuvieron las composiciones de la orquesta Aragón en sus años mozos, ante la popular y «ofensiva» canción que contaba la historia de las almohaditas que se ponía una muchacha para que los hombres la miraran.

«Lo que es una verdad irrefutable es que no hay respiro para quienes defienden y siguen el rap desde provincia. Cuando la geografía impone distancia de la capital, es titánica la batalla por hacer rap o grabar un disco. Es cierto también que hubo una emigración casi masiva de raperos hacia el reguetón y que no todos los raperos hacen un rap con calidad.

«Pero hay puertas que aún se cierran al buen rap, lo que no ocurre, digamos, con el reguetón, que a veces es de pésima factura y, sin embargo, tiene “visa” hasta en los medios de difusión masiva cubanos.

«Insisto en que si algo distingue al rap del resto de los géneros musicales del mundo, es en cómo surgió. Este fue y es un género de pensamiento, aglutinador de ideas y de multitudes. Es necesario cambiar la percepción que se tiene del género en nuestro país y darle igualdad de oportunidades, cuando exista calidad.

«Fue bueno conocer la noticia acerca de la creación de la Agencia Cubana del Rap, pero ¿le ofrece oportunidades por igual a todos los creadores del género en el país? La Skina ha tenido suerte de estar en Camagüey y tener abiertas las puertas de la AHS para mostrar, crear y difundir nuestro arte. Existimos gracias a la AHS».

—¿Proyectos?

—Como raperos es casi imposible profesionalizarse, y menos si se concibe como un proyecto como La Skina. Entonces se limitan más las oportunidades. Aún así seguimos defendiéndolo.

«Apostamos además por un disco netamente cubano. O sea, con obras donde se mezcle o fusionen las raíces cubanas con el hip-hop, al tiempo que continuamos creando y mostrando espectáculos como los que hoy nos llenan de satisfacción».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.