Hacer posibles los sueños

Con atuendos alegres de payasos, el dúo K@risea asombra con sus atractivos espectáculos en las calles camagüeyanas

Autor:

Yahily Hernández Porto

CAMAGÜEY.— Se les ve ir y venir por las calles, plazas y parques de esta ciudad con maletines y mochilas más grandes que sus estaturas. La «carga» de los dos payasitos populares da cuenta de su tremenda persistencia por hacer realidad sus sueños.

En los bultos que traen en sus espaldas llevan vestuarios, provisiones, equipos… de sus espectáculos que, día tras día, esperan grandes y chicos en disímiles escenarios culturales de esta ciudad.

Pequeños por naturaleza, pero muy enormes en talento, Aylén Lluch Nodarse, de 24 años de edad, y Ernesto Pérez Quevedo, de 29, son los payasos del dúo K@risea, perteneciente a la Asociación Hermanos Saíz (AHS) y único de su tipo en Camagüey.

«El estilo que practicamos, dentro del género las payasadas, es el bufón, que se encuentra prácticamente desaparecido en el país, porque no es solo que muy pocos artistas trabajen esta línea, sino que, para ser leales con la historia, esta especialidad requiere de características específicas como la de tener pequeña estatura, elemento que representa y simboliza el surgimiento del bufón en la Edad Media», dijo Pérez Quevedo.

El dueto de clowns, como también se le conoce a esta especialidad en el mundo de las payasadas, abraza una labor  en la cual hacer reír requiere de mucho sacrificio, paciencia y profesionalidad del artista.

«No es fácil lo que hacemos, porque divertir es algo muy serio, que exige la búsqueda constante de técnicas para las que hay que estar preparados», comentó Ernesto, mientras que su compañera Aylén refirió: «Nuestra profesión está dirigida principalmente a los niños y eso también es un reto, porque el payaso que no exprese un mensaje positivo y útil en sus bromas, debe examinarse».

—La crítica especializada los califica como un dueto juvenil que cultiva el arte del payaso bufón «con talento, originalidad y competitividad». ¿Cómo lo logran?

Ernesto: «Para nosotros hacer reír no es cosa de un rato. Consideramos las funciones como un espectáculo íntegro, que tiene por núcleo el estudio de los personajes, sus motivaciones y deseos».

Aylén: «Pasan los días y las noches, y nosotros estamos montando un espectáculo, porque aunque la improvisación es parte de nuestro quehacer diario, nos basamos en un guión con todas las de la ley».

—¿Cómo logran tanta asistencia de niños y adultos a sus espectáculos?

Aylén: «En lo qué hacemos está la clave. Lo que presentamos es más que una historia, que payasadas por sí solas, aunque es un recurso que empleamos muy certeramente. La esencia radica en que desde el montaje del sonido hasta nuestros vestuarios están en función de nuestra propuesta.

«Hacer reír constituye la meta principal, pero con la risa o a través de ella dialogamos con el público, por ejemplo, sobre los buenos hábitos de la educación formal, y destacamos, con grandes gestos bufones, las expresiones que sugieran valores humanos positivos».

—En no pocas ocasiones hay niños que temen a los payasos. ¿No les preocupa esta situación?

Ernesto: «Claro que nos preocupa, pero nos preparamos en función de eliminar esa barrera que puede aparecer, tal vez por la corta edad del público o por la falta de costumbre. Nos ayuda que la vida nos dio esta pequeña estatura y nos hacemos pasar por niños, y así surge la confianza entre ellos y nosotros».

—La idea de conformar un dueto de payasos surgió en 2008 dentro del proyecto sociocultural Golpe a golpe, auspiciado por la AHS en Camagüey. Sin embargo, hoy su labor se ha extendido a varios espacios culturales del territorio. ¿Cómo asumen la diversidad de escenarios y de actividades?

Ernesto: «Nacimos, crecimos y nos desarrollamos gracias a la AHS, que nunca nos apartó. Por supuesto, que se han abierto otras puertas debido a nuestra consagración, el constante estudio, la investigación, la profesionalidad y la originalidad de nuestros espectáculos».

Aylén: «Hoy podemos actuar en esos disímiles espacios, además, por el total compromiso con nuestro sueño de ser mejores profesionales y demostrar que sí se puede, a pesar de nuestra estatura, lo que al principio fue una barrera, pero hemos demostrado que ello no determina a la hora de entregar arte».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.