Desde Lucas, lo cubano

Tres lustros de activa vida han sido suficientes para patentizar el notable aporte de Lucas en cuanto a la promoción y difusión de la música, la industria fonográfica y los intérpretes cubanos

Autor:

José Luis Estrada Betancourt

Tiempo al tiempo, rezaba el slogan que presidió las recientes galas de entrega de los Premios Lucas, y sí, de seguro podremos esperar para comprobar si el creativo proyecto puede mantener en el futuro las mismas señales de excelente salud que hoy evidencia. No obstante, tres lustros de activa vida han sido suficientes para patentizar el notable aporte de Lucas en cuanto a la promoción y difusión de la música, la industria fonográfica y los intérpretes cubanos.

Pero como si fuera poco, a lo largo de los años, en que ha estimulado tanto la calidad como la producción criolla de este tipo de audiovisuales, Lucas se ha convertido en motivadora escuela para nuevos realizadores, mientras sus vistosos espectáculos se mantienen, entre los que recuerde que se llevan a cabo en el patio, como los más atractivos, cuidados e inclusivos, al tiempo que se alzan como los que más invitan a un público bien numeroso que no conoce de edades, aunque en él primen adolescentes y jóvenes.

A no dudarlo: Lucas constituye un fenómeno cultural y social en Cuba. Basta asistir a una de sus convocatorias para percatarse de que ha logrado atrapar a esas nuevas generaciones necesitadas de encontrar ídolos a quienes admirar e imitar, como parte del proceso natural de formación de sus identidades, lo cual representa, ya lo sabemos, una enorme responsabilidad para nuestros medios, mas hablamos de un proyecto que asume con empeño y acierto el desafío.

Fueron justamente esos alegres jóvenes quienes mayoritariamente abarrotaron este fin de semana no solo el capitalino teatro Karl Marx (magnífica la idea de ubicar en el lobby a un Dj que promocionaba tanto los videos en competencia como los de ediciones anteriores), sino también el cine Yara, hacia donde se realizaban pases directos; los mismos que no se cansaron de hacerse retratos con las «ovejas» de negro como los protagonistas de Reservoirs dogs y Men in black, y con los artistas que estaban en el auditorio.

Y fueron esos mismos jóvenes los que este año decidieron poner en la cúspide de la popularidad a los Ángeles por Cuéntale a él (dir. Manolo Ortega), mas también fueron capaces de reconocer la grandeza del tren de la sonoridad criolla, Van Van, con su Un año después (La costurera), la valía de las composiciones que beben del folclor como Pi 3,14, de Buena Fe (en ambos casos gracias a videos concebidos por Ian Padrón, los cuales resultaron los mejores en Música Popular Bailable, y Tradicional y Folklórica); o la maravilla de las exquisitas creaciones de Descemer Bueno, quien lo mismo apareció acompañado por Baby Lores en Quisiera volver (Alejandro Pérez, Mejor Canción y Trova) que por el ya mencionado y aclamado dúo en Ser el sol.

Evidentemente, ambas galas se pensaron en función de los adolescentes sobre todo, un universo tan poco visualizado a la hora de idear en el país productos culturales que puedan en verdad satisfacerlos. De ahí la validez de que se haya convidado a un compositor de puntería como Osmani Espinosa para que entregara el tema Lucas, que sirvió de funcional opening y reunió en el escenario a los Ángeles, Qva Libre, Patry White, Dayany Gutiérrez, Juan Karlos y la Señorita Dayana, con lo cual se aseguró que la temperatura en el coloso de Miramar se elevara desde el principio, aunque nuestros muchachos deberán aprender que la exageración en sus manifestaciones de «cariño» no solo afecta sus juveniles cuerdas vocales, sino indican muy escasa educación formal. (Igual no entiendo por qué nuestros artistas y presentadores necesitan tanto reclamar la famosa: «una bulla», y los ganadores se ven obligados a agradecer, para alargar innecesariamente la jornada, a familiares, amigos, equipo técnico, vecinos... ¿A quiénes se querrán parecer?).

Con todo y ello, Lucas no se podrá quejar de su fiesta de 15, donde quedó de manifiesto que tanta aceptación tienen entre los más bisoños Otra dimensión de los Desiguales (José Rojas y Marlone El científico, mejor en Pop, House y Electrónica) y El magnífico, como la versión de De mis recuerdos, de la compañía Lizt Alfonso en Vida (Lizt Alfonso y Lester Brito, mejor Banda Sonora) y las baladas interpretadas al unísono por quienes colmaban la sala principal del Karl Marx al estilo de Arrancándome la vida, de Alain Daniel, y Qué voy a hacer sin ti, de Arlenys, en un apartado donde terminó vencedor Juan Karlos por Yo te quiero, de Joel Guillian.

Mi aplauso para estas galas donde no faltaron momentos de buen espectáculo, como ese en el que Ando caliente y 2012, de Qva Libre, pusieron a bailar a la platea; o ese otro donde se unieron el arte de la Schola Cantorum Coralina y su Afrorritmo (Rudy Mora y Orlando Cruzata, Video instrumental y coral, Producción del año y Edición de Octavio Crespo) y el de la maquinaria que conduce Juan Formell, sin olvidar aquellos de pegada, casi siempre apuntalados con coreografías frescas, imaginativas y eficaces.

En ese caso se hallan, por ejemplo, los que protagonizaron Arnaldo y su Talismán, encargados de un cierre a golpe de conga y muy arriba con Pa´lante; Patry White y su Muñeca diabólica (con destaque para el vestuario concebido por ese cuadro); Isis Flores por medio de Me gusta, clip vencedor en la categoría de Música Pop; y el instante en que compartieron el escenario Jenny Sotolongo, Dayany Gutiérrez y M Alfonso, cuyo video, Buscando la inspiración (realizado por Joseph Ross al igual que el de Isis) resultó el más relevante del año.

Y ahora que nos referimos a Joseph Ross, hay que decir que estos Premios Lucas 2012 se inclinaron a sus pies. Y es que este siempre sorprendente y talentosísimo realizador consiguió sobresalir por la Fotografía de Canción triste, de Joaquín Clerch (Artista Novel); y por Aquí, hoy, de Tesis de menta (Rock y Pop Rock),  mientras con el multidistinguido Buscando la inspiración el también caricaturista se agenció, además, los reconocimientos en Dirección de Arte y Video Fusión (asimismo le dio a Omar Leyva la victoria en Efectos Visuales).

La novel en estas lides, Katia Hernández, fue otra de las agraciadas en esta edición por su ópera prima La ñáñara, de Rita del Prado, Dúo Karma y Roly Berrío, apartado en el que se impuso, como igual lo hizo en Video Infantil y Animación; en tanto el Boom Boom que interpreta Baby Lores, también del experimentado Alejandro Pérez, se quedaba como el mejor video de Reguetón y Making off.

Durante estas dos noches que fueron disfrutadas de lo lindo por un público que se quedó con ganas de más y donde se agradeció la simpatía, la inteligencia y el fino, pero incisivo humor de Luis Silva, se entregaron otros premios, amén de los especiales que Lucas otorgó a los programas Palmas y cañas y Cuerda viva: Música Electrónica: Type writer, de Alex 6 music (dir. Proyecto Sporas); Hip Hop: La invasión, de La 51 (Mala Bizta y Mandefro); Video Coreográfico: Al final de la vida, de Alexander Abreu y Havana de primera (Kerry Wichester); y Rock Metal: La real masacre, de Dead Point (Vitico, Pardini y Estebita).

Acaba de terminar la edición 15 de los Premios Lucas (tal vez haya que pensar en que son demasiadas categorías) y una y otra vez me asombra la inventiva, la creatividad y la gracia de su equipo de realización comandado por Cruzata no solo para proponer en la pantalla doméstica un espacio que apuesta por una estética y un modo de hacer diferentes, sino que logra con los mismos escasos recursos financieros, telas, cartón-tabla, bombillos... idear escenografías y ambientes que en otros lugares parecen un imposible, sin dejar de reverenciar, para nuestra satisfacción, lo cubano.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.