El reflexivo arte de Osy y Adonis - Cultura

El reflexivo arte de Osy y Adonis

Take off es la exposición que ahora une a los dos jóvenes exponentes de la plástica y se exhibe en la Oficina Lloyd’s Register, en el Vedado

Autor:

Aracelys Bedevia

Osailys Ávila Milián, «Osy», y Adonis Ferro son dos jóvenes artistas de la plástica cubana que se encuentran en un estado de exploración y reflexión constante. Sus obras discursan por caminos diferentes. Osy defiende un estilo figurativo y autorreferencial, y Ferro incursiona en un abstraccionismo con influencias neoexpresionistas.

Ambos hacen un arte joven como ellos mismos y resultaron premiados recientemente en concursos internacionales. Ella se alzó con el Primer Premio y el título de Embajadora de la Paz en el Festival Passion for freedom 2013, en Londres, en la galería Unit 24, y él obtuvo el premio Cartel para promover la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales de la Unesco 2012.

Take off, la exposición que ahora los une y que se exhibe en la Oficina Lloyd’s Register, en el Vedado, confirma su desarrollo creativo. «La idea fue de Nora Belaunzarán, coordinadora del proyecto cultural Sierra del Rosario, quien desde el 2006 realiza una labor de promoción con los artistas, sobre todo con los más jóvenes. A raíz del premio nos buscó y propuso que expusiéramos juntos», comentaron.

El despegue

Graduada de la Academia de Artes Plásticas San Alejandro, Osy cursa el 2do. año en la Universidad de las Artes (ISA) y ha realizado seis exposiciones personales y diversas colectivas. Su obra ha experimentado un crecimiento significativo y es un reflejo de sí misma, de sus fantasías y de la realidad que comparte con sus coetáneos.

«Siempre estoy en una constante búsqueda, tanto en lo figurativo como en lo conceptual. No me caso con una sola visualidad, a no ser el color. Mi arte va creciendo conmigo y con todo lo que consumo. No es ajeno a ningún proceso, es autorreferencial. Represento sensaciones y percepciones de la vida, como un fenómeno global», declaró.

«La pieza con que fui premiada en Londres se llama Conectados, en ella expreso la conectividad que tiene el joven actual con las redes sociales y lo vinculo con las aves migratorias. Take off recoge varias etapas de mi trabajo. La selección se hizo también por contraste, color, composición. Tengo aquí dos series. Una que es más pop y donde juego con elementos propios y con temas que me preocupan como la globalización, las redes sociales, la transculturación, y la otra es de felinos. Me interesa mucho la relación animal-hombre».

Recién salida de la adolescencia, esta muchacha quería ser bailarina. «Mis primeros pasos fueron en ese arte. Sin embargo, no me veía a la par de él. Después comencé en el piano, pero igual quise salirme del pentagrama y, a los diez años, decidí incursionar en las artes plásticas.

«En este momento estoy trabajando con la figuración de aves en general, vinculándolas con el ser humano. En mis obras las personas no tienen el color natural de la piel sino azul, verde… porque pretendo una irrealidad, algo del propio absurdo. Expongo situaciones muy kafkianas y las relaciono con la literatura y con todo lo que consumo».

Arqueología del pensamiento

Respeto a la diversidad cultural es la obra que le valió a Adonis Ferro el premio de Cartel, de la Unesco, y que hizo en coautoría con la diseñadora gráfica Yodanis Mayol. Adonis quería ser pianista, pintor… pero estudió Informática. Cuando se dio cuenta de que estando en clases viajaba con la imaginación y quería apresar lo que sentía, dejó la carrera y se dedicó a las artes visuales. En el 2006 hizo su primera exposición y, hasta la fecha, tiene 16 personales.

Ferro inventa su propio mundo y los personajes que lo habitan. «Se mueve más bien en dirección centrípeta, cada vez más adentro de sí mismo. (…) Los títulos son el terminado de las obras y la certeza de haber convertido densas elucubraciones en verdades intuidas», destacó Maylin Lara, curadora de Take off.

«Desde que empecé a escribir, en el 2009, el estudio del individuo fue reforzándose cada vez más en mi trabajo hasta llegar a estas piezas recientes en las que trato de enfatizar las experiencias sensoriales, psicológicas del hombre con la sociedad».

Para este joven de 26 años, el artista es como un arqueólogo que desempolva lo que todos pueden ver,  pero no muchos observan. «Somos termómetros de la sociedad e inmortalizamos estados sicológicos», dijo.

«En esta exposición tengo una sola serie, en ella cuestiono la comodidad como un estado físico, tangible, espiritual. Toda pieza es un agente de significados que están en el predio de la imaginación y conocimiento de quien la hace», concluyó.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.