El jurado tiene la palabra

Para ganar tiempo y tener la primicia, vía electrónica el dedeté se comunicó con el jurado de la presente Bienal

Autor:

Julieta García Ríos

A solo horas de que arranque la fiesta del Humor Gráfico cubano, nos comunicamos con los miembros del jurado de la XVIII Bienal Internacional de Humorismo Gráfico, a celebrarse en San Antonio de los Baños del 31 de marzo al 3 de abril.

Ellos son: Alfredo Martirena, de Cuba, ganador del Gran premio de la edición anterior (presidente); el ecuatoriano Enrique Pilozo; el peruano Omar Zevallos; los cubanos Alberto González, especialista del Museo del Humor de San Antonio, y Arístides Hernández Guerrero (Ares).

En principio, el más premiado de los caricaturistas de la Isla no estaba en la nómina, pero al ausentarse la mexicana Cintia Bolio aceptó sustituirla.

Curiosamente el jurado parece pertenecer a una misma generación. En su mayoría son cuarentones, excepto Pilozo, quien se acerca a los 60.

Les anuncio que es este un contacto rápido en busca de conocer las expectativas que para el evento tienen quienes tendrán que juzgar las obras.

Las respuestas llegan con prontitud. Algunas son redactadas mientras preparan el equipaje con lo necesario para estos días de conferencias, exposiciones, charlas… y premiación.

Ya en La Habana o San Antonio volveremos a dialogar con estos cinco hombres.

Omar Zevallos

Para este natural de Arequipa, Perú, «siempre es grato volver a la Isla y colaborar con un evento de la magnitud y el prestigio de la Bienal del Humor de San Antonio de los Baños».

Él, que en su país dirige el Salón Internacional de Humor Ecológico y la revista digital Artefacto, opina que «sin duda la Bienal es uno de los eventos de humor gráfico más importantes de esta parte del continente y es preciso apoyarla».

La Bienal de San Antonio fue de los primeros eventos internacionales en los que participó. En la VI Bienal, de 1989, obtuvo el premio que otorga la UPEC. Desde entonces nació su amistad con los cubanos.

Para la presente edición, espera que se revalore y consolide el prestigio ganado por este evento a lo largo de estos años.

Sobre el tema que convoca: Verdades o intereses, considera que no siempre es aplicado con responsabilidad.

«Muchas veces las verdades se contraponen a los intereses y viceversa. Es importante tener la verdad de nuestro lado, aun cuando esta vaya en desmedro de nuestros intereses; solo la verdad nos hará libres», concluyó.

Enrique Pilozo

La visita de Enrique Pilozo, ecuatoriano radicado en los Estados Unidos desde los 18 años de edad, despierta nuestro interés. Llega a Cuba para mostrar otra faceta suya, la de realizador audiovisual.

«Llevo a Cuba unos documentales realizados por mí. Son entrevistas a algunos de los más destacados caricaturistas latinoamericanos y españoles», dice tras agradecer que lo hayan tenido en cuenta para integrar el jurado.

A sus colegas cubanos los quiere, «son lazos de amistad casi sanguíneos. Guardo un especial cariño por Carlucho, Ares, Boligan, Orestes Suárez, Martirena y también el gran Tomy, quien desgraciadamente ya no está entre nosotros».

Sobre sus expectativas declaró: «Esperamos que la Bienal continué aumentando su prestigio a nivel mundial, y cualquier contribución al respecto debe de ser bienvenida».

De acertado calificó el tema de la Bienal. Y más adelante añadió: «en especial si consideramos un incremento en la constante búsqueda por la verdad, como dijera el escritor peruano José Bonilla Amado en su libro La revolución de Tupac Amaru: “No hay interpretación de la realidad, por objetiva que esta pretenda ser, que no pertenezca a los intereses creados de una clase determinada"».

Martirena

Niños de la guerra fue la obra con la cual Alfredo Martirena mereció el Gran Premio de la XVII Bienal Internacional del Humor de San Antonio de los Baños. Además del chequecito con los 1 000 CUC y de formar parte de la galería permanente de los ganadores, el premiado merece ser parte del jurado de la siguiente edición.

Martirena adelantó que ya estuvo viendo las obras y que estas tienen buena calidad y abundante participación. Son más de 200 en concurso, las cuales fueron realizadas por dibujantes de 21 países.

«La fotografía y la historieta han mejorado este año. Hay buena presencia de cubanos y sobre todo de jóvenes».

Recordemos que en la pasada edición, en la categoría de fotografía solo se otorgó un premio (al costarricense Ferreol Murillo) y quedó desierto el premio de historieta.

Al referirse al tema de la Bienal, Martirena expresó que «es muy amplio, de no ponerlo en un contexto determinado puede abarcar desde una relación de pareja hasta la alta política global. En lo particular, me gustan los temas que dejen que la imaginación haga lo suyo. Me parece un tópico interesante, para valorarlo en su totalidad. Habrá que esperar a los resultados finales del salón, luego que el jurado determine los ganadores».

Alberto González

El ojo del amo engorda al caballo, reza un viejo refrán. La popular frase que advierte de la necesidad de controlar nuestros bienes o intereses bien pudiera aplicarse a la Bienal Internacional del Humor.

Lo digo por esa tradición suya de tener siempre un representante del Museo entre los miembros del jurado. En esta ocasión el elegido fue Alberto González, uno de los cinco especialistas de la institución.

Este artemiseño opina que «las expectativas de esta XVIII Bienal Internacional del Humor no han de ser en nada diferentes de aquellas que animaron a sus 17 hermanas mayores: seguir demostrando que la risa es uno de esos rasgos peculiares que nos distinguen del resto de los animales, por lo que vale la pena continuar portándola como bandera, obedeciéndola como a jefa y empleándola como arma eficaz contra las dificultades y maldades que, lamentablemente, aún quedan por delante; continuar aunando voluntades para aumentar y diseminar la utilidad del humor como destructor de muros y constructor de puentes y, por qué no, acrecentar nuestra fe en el mejoramiento humano.

«Es por ello que el lema Verdades o intereses, como distintivo del evento, me pareció desde el principio certero y a la vez necesario, y ruego que todos logremos identificarnos plenamente con la paradoja de que el humor es una de las expresiones humanas más portadoras de seriedad. Luego de haber visto una considerable cantidad de caricaturas de todas partes del mundo, me atrevería a afirmar con orgullo de humorista, que ninguna ha sido meramente burlesca, y que en todas subyace, más o menos visible, un mensaje aleccionador sobre el comportamiento humano.

«Otorgar un premio internacional exige de los miembros del jurado un alto nivel de imparcialidad, una buena dosis de conocimientos de humorismo gráfico, matizada con la necesaria identidad en asuntos de política, historia, economía, naturaleza y medio ambiente, y una total identificación con el deber contraído con la justicia y el respeto hacia todos aquellos que han confiado en nosotros para que valoremos sus obras en tanto intención de comunicación; lograrlo, pues, será nuestra mayor recompensa, y de ser así, qué la risa nos bendiga».

Arístides Hernández (Ares)

A este multipremiado artista, con más de 140 galardones internacionales, está dedicada la Bienal. Los organizadores del evento han decidido ser los primeros en festejar los 50 años de vida de Ares, los cuales cumplirá el próximo 2 de septiembre.

Sea la Bienal ocasión también para celebrar el Gran Premio y el Primer Premio de Humor Editorial del World Press Cartoon —la cita más importante de humor gráfico del mundo— recibido en Portugal en el año 2012.

Más de un centenar de premios nacionales figuran en su larga lista. Entre estos destaca las tres ocasiones en que ha sido reconocido con el Gran Premio Eduardo Abela de la Bienal de San Antonio de los Baños (1997, 2001 y 2005).

Con ese aval, su experiencia como jurado en eventos internacionales y el respeto y cariño de sus colegas llega Ares nuevamente a formar parte del jurado de premiación. En la pasada edición también estuvo entre los que valoraron las obras ganadoras.

Con Ares no conversamos. Sabemos lo ocupado que está por estos días. Mejor lo dejamos trabajar y a usted lo invitamos a ver Humor de tres manos, muestra colectiva con trabajos suyos, de Reinerio Tamayo y de Ángel Boligán.

La exposición será inaugurada a las cinco de la tarde del próximo 2 de abril en la Biblioteca Rubén Martínez Villena, en la Plaza de Armas, del centro histórico de la capital cubana.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.