AKDA1 y el blues como pasión - Cultura

AKDA1 y el blues como pasión

Desde la sonoridad que aporta el cajón flamenco, los integrantes de esta banda defienden un género olvidado por muchos, al que añaden influencias del funk y el concepto de improvisación e innovación musical

Autor:

Susana Gómes Bugallo

«Esto es blues con rock & roll. AKDA1, blues cubano. A cada uno para cada uno de ustedes». Así comienza sus conciertos Alejandro Delgado, director, compositor, arreglista, guitarra y voz líder de la banda premiada con dos de los galardones más codiciados por los grupos que compitieron en la más reciente edición del Festival Cuerda Viva.

AKDA1, convertida en una revelación el pasado año, llevó a casa los trofeos en las categorías de Mejor Banda Novel y Blues Rock y Metal Melódico. Temas como Pocas balas, Largo día de viernes y una versión de Cocaine (de la autoría de J.J. Cale) fueron considerados por el jurado y el público en esta primera entrega de lo que ya es una producción con alrededor de diez canciones.

El empeño por defender un género olvidado por muchos y cultivado esta vez desde la sonoridad que aporta el cajón flamenco, hace que todos volteen a ver cuando los cinco jóvenes están sobre el escenario.

«Queremos seguir esa música en la que las personas daban importancia a los instrumentos y eran capaces de escuchar sus solos. Nos gusta aprovechar la individualidad de los sonidos y jugar con el encuentro entre ellos. Aunque subir la imagen del blues en Cuba no está en nuestro poder, deseamos, como cualquier músico, que se reconozca lo que hacemos», confiesa Alejandro.

Aunque el estilo de la banda se mueve entre el rythm & blues y el rock, a la base intacta de estos géneros se añaden influencias del funk y el concepto de la improvisación e innovación sonora de cada instrumento. Distingue también sus composiciones el uso del slide o bottle neck para los solos de la guitarra líder. «Mantendremos esta línea más tradicional, aunque también podríamos usar ocasionalmente un teclado y “dar más brillo” a nuestro cajón flamenco con la ayuda de platillos», comenta Delgado, de 22 años.

Sobre la forma en que llega la musa, Alejandro revela entre risas: «Espero a tener bastantes melodías e inspiración porque si trabajo a la fuerza mis temas se estancan. Algunos pueden salir “de un tirón”. Historia de un hombre cualquiera fue compuesta en una hora», cuenta.

Esta última canción es parte de las  composiciones de AKDA1. Registradas en el demo Pocas balas, además de los temas difundidos por la radio y presentados a Cuerda Viva, en él aparecerán Ya no, Declaración de libertad, Largo día de viernes, Hoy quiero escapar, Nunca confíes en una rubia de ojos claros, AKDA1 blues, una renovada versión del clásico de The Beatles Come Together y la singular composición Breve pero intenso, inspirada en las historias de genios musicales que apagaron sus vidas antes de tiempo.

Alejandro se declara deudor de mucha música. «Me gusta casi todo entre los años 40 y 80. Amo a los grandes compositores de blues como Stevie Ray Vaughan, Jimmy Hendrix, Jim Morrison, Led Zeppelin, The Allman Brothers Band, Muddy Waters, Gary Moore, Eric Clapton y Jeff Beck, entre otros».

Quien haya presenciado las interpretaciones de AKDA1 sabe que el sonido de la guitarra líder impresiona. La expresividad que el joven pone a su instrumento hace que en poco tiempo la gran mayoría de los músicos que se mueven sobre estos géneros hayan tenido que hablar de su talento.

Unido a ello, el timbre tradicional conseguido a través de efectos creados por él como buen lutier, hace que los conciertos de la banda simulen un viaje en el tiempo.

La precisión instrumental que lo acompaña juega también un papel fundamental. Esmelin Arias (guitarra rítmica), Carlos M. Rodríguez (guitarra bajo, arreglos y coros), Leyamis Lorenzo (percusión) y Diana C. Tamayo (voces y percusión menor) fusionan el aporte de sus estilos con la disposición y transparencia que da al arte la compañía de buenos amigos.

Algunas cuestiones del destino también han signado el camino de la banda. «Cuando llegué a la música soñaba con la batería. Pero el grupo del que formaba parte (Mano Franca) solo pudo adquirir una guitarra zurda y tuve que asumirlo porque era el único con tal característica», explica.

Luego de su paso por Sin cobertura, Delgado decidió unirse por fin con el guitarrista Alejandro Caignet, amigo desde el preuniversitario. Entonces surgió AKDA1. El 16 de agosto de 2011 los jóvenes inauguraban su alineación.

Después vino el difícil período en el que el grupo casi se desvanece por la carencia de percusión y la ida del co-fundador. Al final todo culminó felizmente. La incorporación del cajón flamenco, como solución alternativa, vino para quedarse y distinguir a esta novel banda.

Y claro, AKDA1 tiene que agradecer: el apoyo de maestros como Mario Masvidal (profesor de Alejandro en el ISA) y Humberto García Manrufo (Rockablues Trío) ha sido fundamental en su trabajo.

Una peña mensual en la Casa de Cultura Mirta Aguirre del artemiseño municipio de Bauta comenzó siendo su espacio habitual. Todavía hoy se mantiene aunque ya la banda cuenta con demanda entre los melómanos de otros espacios habaneros.

Además de la invitación al encuentro de bandas de rock en Candelaria, los muchachos han participado en varias peñas de grupos que se presentan en instalaciones como El Cocodrilo, el Centro Hispanoamericano de Cultura y otros sitios capitalinos.

«Muchos nos llaman para hacer solo covers y lo agradecemos mucho, aunque no estamos tan interesados en eso. Tenemos en nuestro repertorio temas clásicos como All your love, Sweet Home Alabama, Little wing, Still Got the blues, Have you ever loved a woman, Free Bird... Pero nos interesa más seguir con nuestras composiciones. Aunque nunca rechazaremos una oportunidad de tocar con esas bandas de amigos», aclara.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.