El jazz es símbolo de paz

El destacado pianista Roberto Fonseca y su grupo Temperamento deleitaron al público en la noche de este lunes, en el teatro Mella. Un buen momento para disfrutar de su nuevo álbum titulado Yo

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

Yo tiene de antemano un sello propio, y lo indica no solo el pronombre personal que lo titula. Lleva en su esencia ese gusto por la música y por defender valores importantes como la paz. Es que el nuevo álbum del pianista Roberto Fonseca y su grupo Temperamento tiene la intención de extasiarnos con constante búsqueda de nuevas sonoridades.

Musicalmente hablando, Roberto Fonseca ve en ese volumen un renacimiento «a nuestra manera, para con la música; un modo diferente al tratamiento psicológico y filosófico de la melodía para no perder su esencia, tratándola de forma más sencilla, transparente y sincera».

El fonograma establece, al decir de Fonseca, «un puente entre modernidad y tradición, entre sonoridades acústicas y electro-analógicas, donde todo público puede sentirse identificado. No importa qué estilo musical tenga como preferencia, el disco es un lugar donde todas las culturas son bienvenidas, respetadas y se escuchan por igual».

Mucho de Yo y de las más recientes creaciones de Temperamento sonarán hoy, en el capitalino teatro Mella. Allí, confiesa Fonseca en exclusiva para Juventud Rebelde, probaremos que somos «músicos que siempre buscamos sonoridades y estamos creando temas. El Mella será la excusa perfecta para presentar algo de este compacto, pero también tocaremos cosas nuevas que estamos haciendo. Dedicaremos esta actuación en parte a Rita Montaner».

¿Cómo ubicar ese álbum dentro de la discografía de Temperamento y la tuya propia?, es una interrogante generada en esta conversación que establecemos con Roberto, gracias al correo electrónico. «Es uno de los discos más atrevidos de Roberto Fonseca, y de la sonoridad del grupo», teclea y deja abiertas muchas expectativas.

—Los premios Cubadisco 2013 otorgados al volumen son un reconocimiento importante, ¿qué otros ha tenido?

—Hemos tenido varios reconocimientos en el exterior. En Francia ha resultado el mejor disco de jazz en lo que va de año, en la selección de la crítica. El tema Mi negra Ave María ha devenido el más escuchado en el género en la radio. También obtuvimos las distinciones de mejor grupo de jazz del año y estamos entre los tres primeros discos más vendidos de 2012. Mientras, en Inglaterra Yo está entre los tres primeros y mejores discos del año.

—¿Piensas que el jazz hecho por los más jóvenes tiene amplia repercusión en el público? ¿Crees que necesita mayor reconocimiento?

—Goza de muy buena salud. Hoy día es increíble ver toda la información que uno puede alcanzar con esto de las computadoras. Por eso hay un recorrido teórico que se les hace más corto a ellos y hay mucha más información sobre la manera de ejecutar de varios músicos, de las notas que utilizan... Solo que esto ha frenado un poco la originalidad, y en algún punto suelen parecerse mucho hasta en la manera de interpretar.

«Recuerdo que cuando empecé a estudiar jazz no fue por los libros, porque había muy poca información. Lo hacía escuchando los casetes, a los cuales se les rompían mucho las cintas. Así íbamos aprendiendo. Pienso que de los mismos errores que cometían los músicos salían cosas muy interesantes y novedosas, por eso mi preferencia por las décadas de los años 60 hasta los 90 en el jazz.

«Los cubanos somos privilegiados por tener nuestras escuelas de arte. Ellas nos ponen en un nivel muy alto en general. De ahí que debemos aprovechar todo lo que nos ofrece la academia y poner la técnica en función de la música, y no la música en función de la técnica. Esto es lo que sucede con muchos de los músicos jóvenes. Hay conciertos en donde se olvida que la música es el símbolo de la paz y que nosotros, los músicos, tenemos la gran misión de transmitir ese espiritualidad de paz a cada rincón de este planeta».

—Háblanos de los nuevos proyectos de Roberto Fonseca y Temperamento.

—Hay varios. Creo que serán muy interesantes. Estamos trabajando mucho, pero mantendremos la sorpresa. Habrá muchas giras y una gran sed de música fresca, tanto para recibir como para dar. Mientras todas las ciencias que nos protegen nos lo permitan, aquí estaremos para dar lo mejor de nosotros.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.