El paraíso perdido de Danza Espiral

Como parte de la jornada internacional dedicada a la lucha contra el Alzheimer, este grupo matancero se presentó en el Principado de Mónaco

Autor:

Hugo García

MATANZAS.— Una única y exitosa presentación protagonizó el grupo Danza Espiral en el Principado de Mónaco con su obra El paraíso perdido, como parte de la jornada internacional dedicada a la lucha contra el Alzheimer.

«Tuvimos muy buena acogida, pues la danza es un idioma universal y el arte cura», resaltó a JR su directora Lilian Padrón.

«Logramos la comunicación con un público particular, de otra cultura y concretamos el mismo efecto que en Cuba, con mucha emotividad y solidaridad en el público», recordó Lilian a su regreso.

En la Sala Garnier, de La Ópera de Montecarlo, medio millar de espectadores apreciaron la actuación de los cubanos, a quienes aplaudieron por la fuerza expresiva de una obra que acoge como tema central el punto de vista de las familias ante un enfermo de Alzheimer.

«Mostramos con nuestro arte el sentimiento de solidaridad, que está arraigado en las tradiciones e historia de los cubanos, por eso estos temas humanos me apasionan, sobre todo cuando te reconforta que el mensaje ha llegado y cada persona lo acomoda a su ser», reflexionó Padrón.

Con coreografía de Padrón, esta puesta en escena dura una hora y 30 minutos, en tres actos y con un intermedio; actuaron 12 bailarines; la selección musical estuvo a cargo de José Antonio Méndez Padrón; el diseño de Zenén Calero y el video fue de José Luis Guerrero Darias.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.