Bajo la piel de Leoni Torres

El joven cantautor, quien dialogó durante dos horas y media con nuestros lectores, se declaró fiel devoto de la tradición sonora de la Isla

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

Siempre las palabras de la escritora Elena Poniatowska son sabias y certeras. «El éxito es un ratito», dijo la literata mexicana, y quizá motivado por esa frase, el lector José M. le deslizó su interrogante a Leoni Torres, ya que el joven cantante bien la puede llevar en la solapa, aunque atemperada a su entorno musical.

«¿Cómo te las arreglas para que la fama no se te suba y contar con tantos seguidores?», tecleó este usuario hace solo unos días en la web de JR, ante la posibilidad ofrecida por nuestro diario de dialogar on line con Torres.

Desde este lado de la computadora, el artista meditó su respuesta y con sinceridad expresó que es «una persona como cualquier otra», que escucha las críticas y las asume con humildad.

«No creo que me haya hecho daño eso de ser popular o conocido, porque tengo los pies bien puestos sobre la tierra y sé que hoy gozo de popularidad, pero un día todo puede acabar. La música está en constante cambio y con ella nuevos intérpretes salen a la luz, por lo cual es muy difícil mantenerse en la preferencia. Es por eso que vivo cada momento de mi carrera como si fuera el último. Las personas que se dedican a este negocio y entienden todo esto que te digo, se comportarán de igual manera», señaló.

En las más de dos horas y media de conversación, los lectores Idian y el santiaguero José L. Villalón quisieron que abordara su decisión de separarse de la Charanga Habanera, mientras que Yislay le puso una condicional a su pregunta: «Si te dieran la oportunidad de regresar, ¿lo harías?».

Leoni le explicó que desde que vivía en su natal Camagüey,  empezó a componer canciones y tuvo su propia idea de lo que quería cantar. «Luego de pasarme siete años y medio con la Charanga, quise aprovechar que aún tenía juventud para emprender una carrera mostrando mi música y mi manera de ver la vida a través de las canciones», escribió.

El autor de A dónde vas y Ella sabe confesó que tuvo «muchas dudas» sobre si iba a funcionar su nuevo reto en solitario y los primeros años los definió como «duros», pero «solo tenía que ponerle mucho interés y trabajar».

Sin embargo, el cantante no dejó de reconocer que la Charanga fue una escuela. «Allí canté canciones que todavía la gente recuerda y me queda una bonita experiencia, pero la verdad me siento muy feliz de tener mis tres discos en estos seis años con mi proyecto, y del público que he logrado tener hasta ahora, seguidor de mi trabajo», afirmó Torres, quien ha actuado en países como Canadá, Estados Unidos, México y Perú.

Música y más

Interesados por los nuevos desafíos del artista, Duvérgel y Osmel Martínez indagaron sobre posibles duetos con otros cantantes; también quisieron saber qué significó aquel concierto con Moneda Dura en la Universidad de La Habana, y si Torres tiene pensado trabajar con su esposa, la actriz Yuliet Cruz.

Leoni, que se acuesta y se levanta pensando en la música, calificó aquella actuación con Moneda Dura de inolvidable, ya que fue la «primera experiencia en ese escenario. Cantar para ese público fue muy especial y me dio pie para regresar y presentar mi música».

Siempre deseoso de que sus álbumes lleven su sello personal y de experimentar con nuevas sonoridades, Torres aseguró que, para su cuarto disco, va a «hacer duetos con Descemer Bueno, Kelvis Ochoa, Polito Ibáñez —con quien canto por tercera ocasión—, y otros que todavía no he confirmado. También he grabado videoclips y temas con Adrián Berazaín y Elaín Morales, el “Príncipe” de los Desiguales, con quien hice una bachata; y otros que están pendientes».

A quienes se interesaron por su vida personal, el cantante les comentó que es «un jovencito de tan solo 36 años —porque así me siento— que los cumpliré el 24 de noviembre. Tengo dos hijos, una hembra de 13 años, que se llama Sheila, vive en Camagüey y no es hija de Yuliet, mi esposa. Y tengo un varón, Sebastián, de siete años».

Un nuevo álbum, sin título por el momento, se sumará a Bajo la piel, Salseando y Latiendo, todos facturados por la disquera Egrem. Aún en proceso de grabación, Torres anunció en nuestra web que «viene con un corte parecido a lo que he hecho hasta el momento, amén de que me hayan escuchado con Salseando, que lo hice para colar mi música en el mercado salsero».

Skrillex Jr. manifestó su preferencia por Salseando, y el sencillo Idilio. Su intérprete ahondó en que este «fue un disco de versiones de canciones mías, aunque incluí tres de otros autores, como es el caso de Idilio, que es de un compositor puertorriqueño; aquí se dio a conocer en la voz de Laíto Sureda y fue todo un éxito. Cuando lo grabé, no tenía ni idea de que iba a funcionar tanto, como ha pasado, y la verdad estoy muy feliz por eso».

Javier necesitaba conocer las orquestaciones de las últimas placas discográficas de Torres, en las que aprecia una sonoridad diferente. «¿Piensas seguir esa línea?», le preguntó.

«Muy poca gente sabe que soy el productor de mis propios discos, y no solamente el intérprete que espera a que ya todo esté grabado para poner la voz. En mi primer álbum, Bajo la piel, hice los arreglos junto a Edgar Fernando Rodríguez, un excelente músico santiaguero. En el segundo, Latiendo, realicé las orquestaciones y la producción musical junto a José Antonio Alabré. Y en este tercero, Salseando, busqué a uno de los productores de salsa que más conoce de este género y también hice mis aportes. Pero la mayor meta la tengo ahora con mi cuarto CD, donde me propuse hacer todas las letras y todos los arreglos. Ojalá me quede como espero», le responde.

Leoni adelantó a Yissel, Joel y al Equipo OP que muy pronto saldrá el videoclip de la balada Si yo fuese tú y que rodará un clip con Descemer Bueno. También estará en un largometraje por segunda ocasión. En el filme, dijo, «interpreto un pequeño papel; la cinta se titula Esteban y el piano, del director Jonal Cosculluela.

«Tuve la oportunidad de estrenarme en la pantalla grande con la primera obra que  dio a conocer Yuliet: Contigo, pan y cebolla, del dramaturgo Héctor Quintero, y que dirigiera para el cine Juan Carlos Cremata. En la versión cinematográfica Yuliet no está, pero sí coincidimos en la película que ella está filmando ahora, Esteban y el piano, aunque no como pareja. Ella interpreta a la madre de un niño que estudia piano, y yo, a un profesor de música que le hace los exámenes al pequeño».

Apasionado por el arte

Otros «ciberusuarios», como Yenisel Cabrera, desearon precisar cuándo comenzó en Leoni la afición por la música, a lo que aceptó gustoso el artista. Esa devoción, expresó, vino «de muy pequeño, cuando vivía en Santa Cruz del Sur, un municipio de Camagüey. Ahí empecé interpretando temas de cantantes internacionales y fui humorista con unos amigos.

«Mi primer intento por cantar fue en la orquesta de mi pueblo y no tuve buenos resultados. Por un momento pensé que no podía y volví al grupo de humor Los cariduros, que así nos nombrábamos».

Relató que luego se fue a la ciudad de Camagüey, donde integró las Maravillas de Florida y «allí sí tuve buena aceptación, e incluso compuse mi primer tema, que fue grabado en un disco de esa orquesta».

Lectores como las espirituanas Wendy Villaverde y Mayaisi Zúñiga Rodríguez, se interesaron por saber cuándo se presentaría en esos predios.

«Hemos ido poco a Sancti Spíritus, aunque no sé por qué. Mi equipo y yo hemos tratado de ponernos en contacto con la gente de esa tierra en varias ocasiones y no ha sido posible. Tengo muy buenos recuerdos de esa ciudad porque estuve un año trabajando allí en los altos del Perla, el cabaret de un hotel que tengo entendido ya no funciona. Eso, les digo, fue hace mucho tiempo. No obstante, en cuanto tengamos presentaciones por allá, les avisamos», apuntó.

Mensajes desde otros sitios del mundo

Dos mensajes desde otras zonas del mundo fueron dejados en nuestra web para el artista. El primero fue de la estadounidense Helen, quien en Nueva York preside un club de fans del que el propio Leoni no tenía noticias. Helen le explicó que el grupo de seguidores cuenta con 50 miembros, «todas muchachas y que adoran sus canciones».

«¿Las miembros del club son todas cubanas o hay de otras nacionalidades?», se interesó Torres; al tiempo que le adelantó que «el próximo año vamos a estar en Estados Unidos y Canadá. Nos encantaría que pudieran corear con nosotros las canciones en esas presentaciones. Me gustaría saber si están actualizadas con mi música».

Desde Radio Latina Stockholm, Suecia, el cantante fue interrogado acerca del proyecto con Descemer Bueno, y recibió la grata noticia de que en Estocolmo «muchos son los que disfrutan las canciones de este intérprete y compositor cubano».

En cuanto a Descemer, destacó Leoni, «grabamos dos canciones, una para su disco y otra que compuse yo para mi nuevo fonograma. De este álbum les digo que está en plena elaboración y a lo mejor se me puede ocurrir un arreglo que lleve algo de jazz. Esperamos que puedan tener lo nuevo de lo que estoy haciendo muy pronto y que la gente de allá lo pueda escuchar».

Al más de medio centenar de lectores conectados a Juventud Rebelde en su versión digital, Leoni Torres les dejó «un saludo especial»  y el compromiso de continuar llevando al público lo mejor de su arte, el cual califica de muy cubano y fiel devoto de la tradición sonora de esta Isla.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.