¿Preparados para las novedades del son? - Cultura

¿Preparados para las novedades del son?

El nuevo disco de Adalberto Álvarez y su son es heredero del legado de los grandes músicos de la Isla, a la vez que seduce por sus aportes sonoros atemperados a las tendencias actuales del género

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

Hay en Respeto pa’ los mayores una sabia mirada hacia lo genuino. El nuevo disco de Adalberto Álvarez es una reverencia al son cubano, y no desecha en su tonalidad ese aire contemporáneo que recibe de un movimiento de compositores de este tiempo, del que Álvarez forma parte y es uno de lo más prolíficos.

Se pueden encontrar en ese álbum, que la disquera Bis Music ha puesto recientemente a consideración del público, casi una docena de temas pensados especialmente para el bailador. Pero cuidado: hay en estas piezas, además, una invitación a meditar sobre nuestra cotidianidad.

El Caballero del son lo ha autenticado cuando, interrogado por JR, dijo que este es un fonograma que  profundiza en todo el significado del respeto, el cual pasa también por ser tolerantes ante la diversidad de criterios, y enarbolar valores que favorezcan la amistad y la armonía familiar.

«Llamo a la reflexión, en estos tiempos en que tanta falta hace que se dé una dosis extra de respeto de los menores hacia los mayores y también entre los adultos», explicó Adalberto.

Grabado en los estudios Abdala y en los de la Egrem, Respeto... ofrece la mirada del Adalberto compositor en ocho temas, y suma la de César Echeverría (Piedras en el río) y la del humorista Jorge Díaz (La cuenta y la rueda), así como el clásico de Arsenio Rodríguez, Con un amor se borra otro amor.

Son respetados allí los códigos de la música popular. Se le canta al amor, al bailador, a un hecho simpático... «El objetivo fundamental es que cuando usted termine de escuchar el disco, se sienta con ganas de vivir», sentenció Álvarez.

Siempre defensor de los contenidos impregnados por la belleza poética, donde la vulgaridad quede desterrada, el autor de A Bayamo en coche reiteró a los compositores actuales esa máxima suya de que «no por ser más populares, vamos a ser menos clásicos».

Lleva ese mensaje la primera canción del volumen, Prepárate pa’ lo que traigo. Lo esencial del ritmo disfrutado en el track, según advierte su letra, radica en la clave de la rumba, la guaracha, el son o la timba que está de moda.

Y como método efectivo para exponer un asunto cotidiano, utilizando recursos como el buen humor que caracteriza a los cubanos, se puede catalogar a La lengua. Junto a ese sencillo les sugiero escuchar Los camino e Ifá / respeto pa’ los mayores, en el que Adalberto retoma el tema de la religiosidad afrocubana que con tanto acierto le viéramos tocar en la década de los 90 en Y qué tú quieres que te den.

También sobresalen la balada-son Piedras en el río, las sabrosas Agua fría, agua caliente y La canción de los gorditos, así como el remake de un éxito indiscutible de Álvarez aparecido en una producción discográfica anterior como lo es Somos latinos.

Un proceso creativo intenso rodeó esta nueva entrega fonográfica, de la cual la orquesta pudo tomarse el tiempo necesario para grabarla y también para probar algunos de los single de la placa discográfica en sus seguidores. Esto último tiene un significado especial, porque les ha permitido apreciar qué funciona con el público y qué no, como afirmó Álvarez.

Debo señalar el atinado trabajo de orquestación en los cortes del CD, que en este caso corrió a cargo del maestro Joaquín Betancourt y de Dhayane Rivera, quien es el director musical de la agrupación.

Con un atractivo trabajo de fotografía —hecho por Alejandro Azcuy— y de diseño  —de Ricardo Monnar—, Respeto pa’ los mayores viene a impulsar la iniciativa de Álvarez de bailar en pareja. De ahí que fuera presentado a finales de 2012 en dos sitios imprescindibles para los bailadores: en la reinauguración del anfiteatro Mariana Grajales, de Santiago de Cuba, y el Salón Rosado de La Tropical, en La Habana.

Además este álbum deviene pretexto perfecto para celebrar las tres décadas de la orquesta Adalberto Álvarez y su son, surgida el 5 de febrero de 1984. El amplio cronograma de celebración de ese acontecimiento se extenderá por todo este año y en el mismo colaborarán entidades como Artex, la disquera Egrem y el Instituto Cubano de la Música.

Solo como adelanto, Adalberto anunció los homenajes que recibirá próximamente su agrupación en los festejos por el aniversario 500 de la ciudad de Camagüey, y el concierto que realizará para finales de año en el capitalino teatro Karl Marx.

Por lo pronto les recomiendo acercarse a este último CD de Álvarez y su grupo, el cual está muy bien balanceado, según destacó el maestro Juan Formell. La variedad —escribió el líder de los Van Van en sus palabras especiales contenidas en el volumen— «te obliga a bailar de principio a fin, a disfrutar de este género tan cubano y a reflexionar con el concepto filosófico de la obra que le da título al disco».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.