Los destinos del libro

Entre los atractivos que la Feria Internacional del Libro tuvo este lunes, destacaron el diálogo en torno a la comercialización de las propuestas editoriales y el panel acerca de Octavio Paz

Autores:

Yelanys Hernández Fusté
Lourdes M. Benítez Cereijo

Un libro se comercializa desde el mismo proceso creativo. Sus autores, sin dejar de un lado los valores estéticos que defienden, están en la obligación de conocer la trayectoria de sus textos hasta que llegan a manos de los lectores y lo más significativo: deben saber qué impacto ha recibido su obra en el público.

Este complejo proceso tiene en las editoriales a otro actor cardinal, ya que a esas entidades toca generar las políticas de publicación que tengan en cuenta el gusto de los lectores y deben hacer una selección estratégica que conjugue las preferencias del público y los valores estéticos enarbolados en los volúmenes, así como un posible resultado favorable en el mercado.

En un último y no menos importante lugar se ubica el desempeño de la librería, como espacio natural para la comercialización y promoción de los libros.

Esta larga cadena fue descrita, analizada y optimizada en las voces de sus protagonistas este lunes, en la Fortaleza San Carlos de la Cabaña, en un atractivo debate relacionado con la comercialización del libro, el cual fue promovido por los organizadores de la XXIII Feria Internacional del Libro (FIL).

Es la comunicación entre cada eslabón de este complejo proceso un paso sustancial para que el libro tenga un buen destino. Una estrategia promocional que esté diseñada no solo para eventos de altas convocatorias, como la FIL, y que permanezca en el quehacer diario de las librerías es un paso donde es necesario trabajar aún más, según reconocieron libreros, directivos de editoriales y funcionarios del sector.

Las reediciones de los textos más leídos, una mayor publicación de clásicos de la literatura universal y nacional, y hurgar en espacios como el mercado del libro de uso, deben formar parte de las estrategias editoriales, porque son acciones que también dinamizan el mercado literario, dijeron los expertos.

Pasos halagüeños se dan desde el Instituto Cubano del Libro para optimizar las estrategias comerciales en el sector. Niurka Eligio de la Puente, su vicepresidenta, explicó que «el propósito fundamental no es solo realizar este intercambio, sino que se haga este tipo de talleres con los libreros en los territorios».

Y para ello se organizarán encuentros trimestrales con los representantes de las áreas comerciales donde pueden asistir también los libreros, y se tratarán aspectos tan importantes como posicionar un texto en una librería, cómo hacer mejores gestiones de venta, y fomentar el espacio que nos brindan las librerías Ateneo en la promoción literaria, entre otras iniciativas.

Recordando a Octavio Paz

Entre los momentos más atractivos de la FIL, este lunes, estuvieron además la presentación del texto Octavio Paz. Valoración múltiple y un panel para conmemorar el centenario del escritor mexicano, en la sala Nicolás Guillén. Ambas acciones sirvieron para homenajear a una figura extraordinaria de las letras latinoamericanas y universales.

El panel, en el cual intervinieron el escritor, poeta, crítico y ensayista Rafael Acosta; el licenciado y diplomático mexicano Ernesto Sosa; y el poeta, narrador y ensayista Jesús David Curbelo, dialogó acerca de la permanencia del importante poeta, Premio Nobel de Literatura en 1990, que este 31 de marzo será especialmente recordado en el centenario de su natalicio.

Rafael Acosta comentó que la obra de Paz no ha sido publicada en Cuba, es por eso que este texto, busca acercar este escritor a los lectores cubanos, al tiempo que nuestra cultura rinde un tributo al insigne creador mexicano.

La propuesta editorial, una compilación de Enrique Saínz,  incluye «una cuidadosa selección de textos de diferentes estudiosos que se detienen preferentemente en una visión de conjunto de los rasgos esenciales de la obra lírica y de la prosa reflexiva de esta figura de primer orden de las letras hispánicas».

Para Rafael Acosta, acercarse a la obra de Paz es una aventura por el conocimiento. «Fue un poeta de imágenes espléndidas y luminosas, que transitó de un tema a otro con soltura sorprendente; pocos temas de su tiempo le fueron ajenos».

Se destacó en el diálogo la relación y gusto de Paz por las artes visuales. En ese sentido el enviado de la Embajada de México en Cuba, destacó que su obra crítica lo hizo continuador y relevante exponente de esa tradición del poeta crítico de arte, como lo fuese Charles Baudelaire.

Al referirse al libro, Jesús David Curbelo señaló que fue una tarea compleja, pues la obra de Paz es muy abarcadora. «Fue un creador que reflexionó sobre los misterios de la poesía; un escritor provocador que buscaba estimular y mover el pensamiento, con especial percepción de la realidad».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.