Un festival que le «tracketea»

Trackean2 es un evento imprescindible para quienes mantienen con una salud de hierro un movimiento que ha tenido en la Asociación Hermanos Saíz a su principal defensora

Autores:

José Luis Estrada Betancourt
Yahily Hernández Porto

CAMAGÜEY.— Seis ediciones le han bastado al festival de rap Trackean2, que se organiza aquí, para reafirmarse, sobre todo en el centro y el oriente, como un evento imprescindible para quienes mantienen con una salud de hierro a un movimiento que ha tenido en la Asociación Hermanos Saíz (AHS) a su principal defensora.

Y es que en todos estos años, la Asociación se ha encargado de darle voz y espacio lo mismo a los MCing (maestros de ceremonia, personas que animan con música pinchada por un DJ, alguien que rapea e improvisa) y B-Boys (bailador de break dance), que a los DJing (disc-jockey, también conocidos como DJ o pinchadiscos) y a realizadores de grafitis (formas de inscripción o pintura), de modo que no queden dudas de que hay mucho de arte entre quienes conforman este movimiento en Cuba.

De hecho, un MCing con 15 años dentro de este universo como Chico Pro, integrante de K-tarsis, de Villa Clara (junto a Yoan y Nicao, todos presentes en las jornadas de Trackean2), considera que si bien «a nivel del país el movimiento está como opacado, acallado, el rap cubano, hoy por hoy, es el más respetado de habla hispana, incluso por los españoles, que son una potencia».

Si realmente ocurre de ese modo, ¿dónde está el problema? A indagar se dedicó el evento teórico, coordinado por la escritora Elizabeth Serrano. Allí Chico Pro declaraba que el quid sigue estando en la muy escasa promoción, y lo explicaba de la manera más clara posible:

«A la gente no le gusta “arriesgarse”. Resulta más fácil escuchar lo mismo que todo el mundo. Entonces lo que necesitamos es promoción y eventos de este corte».

Con una obra desarrollada principalmente en la capital, Chico Pro decidió retornar a Santa Clara cuando allí empezó a fortalecerse el hip hop. Así surgió K-tarsis, que le propuso a los habitantes de esta villa que acaba de cumplir cinco siglos, tracks de su nuevo disco, como Mala suerte, Secuela del caos y Había una vez, todos magníficamente recibidos en los diferentes conciertos.

Y claro, el tema de lo complejo que les resulta materializar las necesarias grabaciones también salió a la palestra cuando los miembros de  Campamento Subterráneo (Guantánamo), Malcom Beybe (La Habana), Ekelekuá (Sancti Spíritus), La Akdemia (Matanzas), Concqencia (Ciego de Ávila), el villaclareño conocido como El analista, el DJ Omar (Santiago de Cuba) y los anfitriones (Esta Gente, Extra Fase y Baconao) se reunieron para responder a la interrogante: ¿En qué situación se halla el rap cubano en la actualidad?

«Necesitamos más producciones, enfatizaba Chico Pro. Enfrentamos serios problemas con los estudios (la mayoría por cuenta propia); de buenas condiciones sí, pero casi inaccesibles por lo que cuestan, y nosotros hacemos arte para llenar nuestro espíritu y el de las personas que nos siguen, mas no podemos pagar diez dólares por un turno, así que registramos nuestra obra como podemos».

Tal vez ahí radique uno de los motivos principales para que de manera unánime se pensara en otra agencia del rap dedicada a quienes cultivan el género en esta parte del país.

La exigencia se repitió una y otra vez: «La Agencia Cubana del Rap funciona bien, solo que tiene mal puesto el nombre: no es cubana, sino habanera. Quienes radicamos en el interior y hacemos buenos trabajos, estamos urgidos de una institución que nos represente».

Para Omar Planos Cordoví (DJ Omar), esto último es esencial. En Cuba apenas existen espacios para nosotros, pero tenemos que seguir insistiendo con las instituciones, aunque la triste realidad es que muchas no nos apoyan.

«Que criticamos los que vemos mal, cierto. Pero es el llamado que se nos ha hecho, máxime cuando sabemos que no existe sociedad perfecta. Lo irónico es que se le cierra aún las puertas al hip hop, que aboga por la igualdad entre el hombre y la mujer, y jamás la degrada, y se las abren a otros géneros que las irrespetan, y hasta se promocionan en  medios de difusión».

Así lo ve este joven, quien le debe al hip hop su presente y su futuro. «Al menos a mí me “salvó”, pues me permitió desarrollarme intelectualmente y como ser humano. Nunca me gustó estudiar y gracias a él empecé a leer libros de Malcolm X, a interesarme por cuestiones relacionadas con el racismo a nivel mundial... Ahora estoy a punto de graduarme de Sociología», dice a JR con orgullo.

Ello explica que Omar aplauda un evento como el Trackean2, seguro de que él, como sociólogo, se aferrará con mayor fuerza al movimiento. «A través del hip hop testimoniamos nuestras vivencias. Por medio de cualquiera de sus elementos —están también el spoken word (poesía en prosa), el espíritu (hay personas sin el talento o la aptitud para desarrollarse artísticamente, pero lo vive, lo disfruta, lo siente...)—, expresamos esos problemas sociales que nos quedan por resolver, pero los denunciamos proponiendo siempre una solución».

Como Omar, el avileño Michel Puerta Marrero, de Concqencia, asegura que con él podrán siempre    contar para venideras ediciones. «Necesitamos encontrar referentes, comparar nuestro trabajo... y poder crecer y crear. Y algo también esencial: el intercambio entre todos, la armonía, la alegría que nos han acompañado; el diálogo fructífero, la camaradería... Solo así se puede hablar de un movimiento verdadero».

Puerta Marrero se unió a Concqencia hace tres años, después de formar parte de un grupo en la Universidad. Le atrajo el modo como Concqencia aborda la conciencia social. «Nuestros temas buscan influir en las personas para que cambien lo malo que está a su alrededor».

Y ahí se encuentra el disco Libertad sin renta, entre lo más sobresaliente escuchado por estos días en Camagüey, para convocarnos a que cada cual asuma sus responsabilidades en la sociedad. Por eso fue tan aplaudido Los ángeles de la ciudad, que ya cuenta con su video.

«Los ángeles... invita a reflexionar sobre esas personas que están abandonadas prácticamente: algunos viejitos; otros, enfermos mentales, a quienes ves acostados en los parques, en las calles... ¿Dónde está su familia? ¿Qué hacemos al respecto?

«Esa es nuestra responsabilidad como raperos: el hip hop es protesta, y lo requiere un país que se actualiza económicamente y exige que haya más debate social, mayor participación... Suficiente para que haya Trackean2 en todas las provincias».

El festival permitió, asimismo, apreciar la total pertinencia de la beca El reino de este mundo, con la que la AHS apoya la producción de obras de probada calidad, como el videoclip A mi forma, del guantanamero Sandy González Guerra, dirigido por Reynaldo Pérez Labrada, y que tuvo su premier en el Café Literario La Comarca.

Ahora, a esperar a otro año para que Camagüey convoque a las concurridas peleas de gallos («choque» de improvisadores), a las descargas  que acogió el Balcón de las Artes de la Casa del Joven Creador... No estaría de más que los conciertos venideros sean pensados más  desde lo artístico, y no como un maratón de presentaciones, aunque todas sean dignas de escuchar. De cualquier modo, sí ha quedado demostrado que este es un evento que le «tracketea».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.