Vivencia del tenor Enrico Caruso en el Teatro Nacional de Cuba

Autor:

José Luis Estrada Betancourt

Como un gran acontecimiento fue tomado, en 1920, el debut del famoso tenor Enrico Caruso, en el Teatro Nacional de Cuba. Pero sucedió que en su última función, en medio de la ópera Aída, de Verdi, sonó una bomba que causó pánico. Esta actuación pasó a la historia no solo por la calidad de su interpretación, sino porque el italiano salió corriendo hacia la calle vestido de Radamés. Según cuentan, fue detenido por la policía debido a que iba disfrazado, maquillado y con los labios pintados, por lo cual lo confundieron con lo que ahora llamamos un travesti.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.