El destino de la cultura es preocupación de la Uneac - Cultura

El destino de la cultura es preocupación de la Uneac

Comienzan hoy sesiones finales del VIII Congreso de la organización

Autor:

José Luis Estrada Betancourt

«El objetivo principal de la Uneac es la salvaguarda de nuestra nación y de nuestro socialismo», expresó Miguel Barnet, presidente de esa organización, la que hoy inicia las sesiones finales de su VIII Congreso en el Palacio de Convenciones, en La Habana.

Cuando el reconocido antropólogo y Premio Nacional de Literatura dé lectura en la mañana de este viernes al informe que presentará al cónclave, quedará demostrado una vez más que, como enfatizara con anterioridad: «El destino de la cultura en nuestro país ha sido, es y será siempre motivo central de preocupación de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba, en la certeza de que la cultura es la expresión más alta de la política y, como expresó Fernando Ortiz, el alma de la nación».

Por eso, la jornada inaugural del VIII Congreso se centrará, en horas de la tarde, en el trabajo de cuatro comisiones: Cultura y medios; Arte, mercado e industrias culturales; Ciudad, arquitectura y patrimonio; y Estatutos, reglamento y reclamaciones.

Antes se efectuarán las votaciones de los 310 delegados (asistirá también a la cita un grupo de importantes personalidades invitadas) para elegir a los miembros del Consejo Nacional y los ejecutivos de las cinco asociaciones nacionales.

Como ha dicho el propio Barnet, «la Uneac es un laboratorio de ideas, un nicho de debates y un sitio para promover lo mejor y más valedero de la cultura cubana», y a partir de esa definición de seguro se establecerá un «diálogo transparente, verdaderamente democrático» y se reflexionará sobre jerarquías culturales, crítica e investigación, enseñanza artística, papel de las instituciones y de los creadores, cooperativas culturales dentro de las formas de gestión no estatales, disciplina urbanística, cultura y turismo, entre muchos otros temas.

Para mañana, cuando concluya el cónclave, está previsto que el dictamen de la comisión Cultura, educación y sociedad motive el debate en el plenario. Luego se dará a conocer cómo quedará constituida la presidencia nacional, que tendrá la responsabilidad de guiar a una organización que en el próximo lustro se ha propuesto «aportar al triunfo de las transformaciones económicas y al mejoramiento de la vida material y espiritual de todo el pueblo» y «contribuir a restañar el tejido espiritual de la nación».

Asimismo, su labor será esencial, a decir del autor de Biografía de un cimarrón, en la lucha «por el perfeccionamiento y reformulación del sistema institucional de la cultura, así como en la adecuación de las políticas que nos permitan preservar las conquistas alcanzadas ante todo atisbo de colonización».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.