El destino de la cultura es y será preocupación de la Uneac

Presiden José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del PCC y Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros; y Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, la primera jornada del VIII Congreso de la Uneac

Autor:

José Luis Estrada Betancourt

Con la presencia de José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del PCC y Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros; y de Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, inició en la mañana de este viernes el VIII Congreso de la Uneac, con la lectura del informe central por parte de Miguel Barnet Lanza, presidente de la organización.

Se ha arribado a este foro, enfatizó Barnet en sus palabras que valoran el trabajo realizado por la organización desde 2008, en momentos en que se mantiene intacta la confianza en nuestros principios y en la política cultural de la Revolución.

Y es que la Uneac constituye, afirmó, un espacio excepcional en un planeta donde prevalecen el egoísmo y las guerras de rapiña. «Que tengamos una organización como esta en un país acosado y bloqueado como el nuestro, es un privilegio. El destino de la cultura en nuestro país, ha sido, es y será siempre motivo central de preocupación de la UNEAC, con la certeza de que aquella es la expresión más alta de la política y, como expresó Fernando Ortiz, el alma de la nación».

En su intervención, el Premio Nacional de Literatura recordó lo expresado por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, 1ro. de enero de 2014, cuando expresó que quedaba muchísimo trabajo por hacer, para lo cual contábamos con la pujanza y compromiso patriótico de la gran masa de intelectuales, artistas, profesores y maestros revolucionarios, así como con la firmeza de nuestros centros de investigaciones sociales, universidades y de su estudiantado.

«Con más de 9 000 miembros en la actualidad, recalcó Barnet, la Uneac, no ha hecho otra cosa, desde su génesis, que servir a los ideales más nobles de la Revolución.

«La circunstancia en que se desarrolla este Congreso nos obliga a ser cada día más reflexivos y consecuentes ante el necesario e impostergable proceso de cambios que se está produciendo en la vida económica y social de Cuba. Las nuevas tecnologías han transformado de manera radical la creación, distribución y consumo de mensajes y expresiones, en su mayoría de signo colonial, ajenos totalmente a nuestra idiosincrasia.

«Desde su fundación, la UNEAC es un laboratorio de ideas, un nicho de debates y un sitio para promover lo mejor y más valedero de la cultura cubana.

«Nuestra membresía está en la obligación de aportar al mejoramiento de la vida espiritual y material con un diagnóstico justo y propuestas constructivas que tengan que ver con los problemas más acuciantes de la sociedad. Como expresé en la primera sesión de la Comisión Organizadora de nuestro Congreso, este no ha sido un camino de rosas, más bien un trecho largo y difícil donde hemos hallado algún que otro escollo».

En la sesión inaugural del VIII Congreso de la Uneac también se hallaban Abel Prieto Jiménez, asesor del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro; y Julián González Toledo, ministro de Cultura.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.