La cultura, esencial para la espiritualidad de la nación

El vínculo entre Cultura, Educación y Sociedad es una prioridad para nuestra organización y se enfatizará en este VIII Congreso, dijo Miguel Barnet Lanza

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

El vínculo entre Cultura, Educación y Sociedad es una prioridad para nuestra organización y se enfatizará en este VIII Congreso, dijo Miguel Barnet Lanza, al dar lectura del informe central del cónclave de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), que comenzó en la mañana de este viernes en el Palacio de Convenciones de La Habana.

Barnet explicó que han sido esenciales las reflexiones de la comisión que analizó sobre estos temas en las citas preparatorias de esta reunión, ya que se encuentra en sintonía con los debates actuales de la sociedad cubana.

El escritor, etnólogo y poeta expresó que los vasos comunicantes entre dichos conceptos y sus expresiones motivaron propuestas y acciones en el seno de la organización, las cuales se darán a conocer y serán sometidas a un nuevo análisis en las sesiones de este encuentro.

El presidente de la Uneac resaltó que esta problemática ha constituido un frente permanente en la agenda de organización, y se encuentra en correspondencia con los pronunciamientos formulados por el presidente Raúl Castro en la Asamblea Nacional del Poder Popular el pasado 7 de julio.

Recordó cuando Raúl denunció el acrecentado deterioro de valores morales y cí­vicos, como la honestidad, la decencia, la vergüenza, el decoro, la honradez y la sensibilidad ante los problemas de los demás, al tiempo que expresó confianza acerca de que «la pérdida de valores éticos y el irrespeto a las buenas costumbres puede revertirse mediante la acción concertada de todos los factores sociales, empezando por la familia y la escuela desde las edades tempranas y la promoción de la Cultura, vista en su concepto más abarcador y perdurable, que conduzca a todos a la rectificación consciente de su comportamiento».

Barnet destacó que los escritores y artistas asumen como suya la necesidad de contribuir a la formación y promoción de valores éticos y cívicos, y aspira a que nuestro pueblo no sólo sea instruido, sino culto.

Por otra parte, abordó el caso del programa Zunzuneo, gestado por la agencia norteamericana Usaid, revelado hace unos días por la agencia de prensa estadounidense Associated Press y que llevó a la opinión pública internacional el plan del gobierno de los Estados Unidos para promover la subversión en Cuba a través de las nuevas tecnologías.

«Con la intención de desencadenar una “primavera cubana” se preparó el lanzamiento de una red de mensajería diseñada para llegar a cientos de miles de jóvenes para crear situaciones de desestabilización en el país y provocar cambios en el orden político.

«Sueñan con derrocar la Revolución Cubana, ahora a través de métodos más sutiles y con el apoyo de sofisticadas tecnologías. Su intención: crear una fisura generacional, destruir el consenso y desmovilizar nuestra capacidad de pensar», señaló.

El autor de textos de un inmenso valor literario como Biografía de un cimarrón añadió que no podemos jamás desconocer la persistencia de los enemigos históricos de nuestro pueblo, de quienes pretenden dividirnos, fracturar y anular el movimiento artístico e intelectual de la Isla.

En sus palabras a los delegados, Barnet también abordó temas de sustancial importancia tratados en los debates previos al cónclave relacionados con la necesidad de preservar y proteger lo excepcional en la calidad de la imagen de las ciudades cubanas, las cuales constituyen partes esenciales del patrimonio de la nación.

Afirmó que desde la comisión Ciudad, Arquitectura y Patrimonio se explicitará que se requiere que todo estudio y acción sobre las ciudades parta de un enfoque cultural del desarrollo sostenible, desde el punto de vista social, económico y ambiental. «En esta perspectiva, la preservación del patrimonio urbano desempeña un papel fundamental», acotó.

A dos hombres inmensos también evocó Barnet en la lectura del informe central: José Martí y Fidel, cuyas ideas han inspirado a la vanguardia artística. «La Unión de Escritores y Artistas de Cuba deberá ser consecuente con el ideario del Apóstol en la salvaguarda de lo más puro de nuestra cultura».

Instó a todos a no perder «el derrotero que nos señaló Fidel cuando en los momentos más dramáticos del período especial dijo: “la cultura es lo primero que hay que salvar”, lema que guía este Congreso».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.