Entrega la Uneac reconocimiento a Fidel y Raúl

Como un deber social asume nuevamente la presidencia de la organización, el poeta, escritor y etnólogo Miguel Barnet

Autor:

Juventud Rebelde

«Aspiro a legar mi modesta experiencia personal a la nueva promoción de escritores y artistas cubanos, que entonces podrá andar por un camino mas desbrozado, pero no menos difícil, aunque como expresara el poeta, solo lo difícil es estimulante».

Así se expresó el Premio Nacional de Literatura, Miguel Barnet, después de que se diera a conocer al plenario que había sido reelegido para llevar adelante a la Unión de Escritores y artistas de Cuba (Uneac) en los próximos cinco años.

«Asumo de nuevo la presidencia por voluntad de ustedes, con la convicción de que cumplo un deber social, y lo asumo a sabiendas de que nada es más estimulante que saber que uno está comprometido con sus compañeros en una batalla por el mejoramiento de la sociedad en que vive y de su cultura».

El también antropólogo decidió entonces expresar sus sentimientos de la mejor manera que puede, leyendo uno de  sus poemas, aseguró, y dio lectura a Empujando un país:

Yo soy el que anda por ahí/ empujando un país/ No es una fantasía, es cierto,/ me he pasado la vida empujando un país/ Con grandes piedras del camino/ y mis zapatos gigantes./ He ido poco a poco empujando un país/ Contra los grandes vientos/ y la noche que chirría en sus goznes,/ contra la falta de oxígeno/ y los malos presagios/ he hecho lo indecible por empujar un país. /Pero hay muchas otras cosas que hacer/ como amar en lo oscuro,/ sin paredes por cierto,/ o desgranar el arroz cotidiano con sabor a coleópteros,/ o limarse las uñas frente a un espejo de azogue,/o jugar a la pelota/ con los niños estrábicos del barrio/ Así que perdonen si no escucho/ Las quejas de mis contemporáneos/ Yo no puedo hacer otra cosa/ que seguir empujando un país.

Uno de los momentos más especiales de la clausura fue el reconocimiento que concedió la Uneac a Fidel y Raúl, quienes recibieron dos hermosas piezas del artista de la plástica Juan Quintanilla.

Finalmente Barnet aprovechó para agradecer la presencia constante en las sesiones de trabajo del VIII Congreso de Miguel Díaz-Canel, primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros; de Julián González, titular de Cultura; Bruno Rodríguez, ministro de Relaciones Exteriores y «quien nos ofreció una extraordinaria lección de cómo de mal va el mundo»; de Abel prieto («¡qué seríamos sin él!») y a Roberto Montesinos, jefe del Departamento Ideológico del Comité Central, «por posibilitar la alianza profunda que existe entre la Uneac y el Partido Comunista de Cuba».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.