Partió un grande, pero se queda su obra

Los mexicanos despidieron a Gabriel García Márquez en el Palacio de Bellas Artes, de la capital azteca, con la presencia de los mandatarios de su país y Colombia. También este lunes fue sepultada Sonia Silvestre

Autor:

Juventud Rebelde

El pueblo mexicano recibió en el Palacio de Bellas Artes, en la capital mexicana, los restos del escritor colombiano Gabriel García Márquez, para rendirle honores tras su fallecimiento el pasado jueves. Los presidentes de México y Colombia, Enrique Peña Nieto y Juan Manuel Santos, respectivamente, encabezaron el homenaje.

Prensa Latina y otros medios internacionales informaron que una comitiva de vehículos custodiaron los restos del padre del realismo mágico hasta esa instalación.

Lectores de García Márquez hacían colas desde tempranas horas de este lunes para ser los primeros en dar el último adiós al Gabo.

Los mandatarios de México y Colombia hicieron la última guardia de honor en la ceremonia, en la que estuvieron presentes centenares  de invitados especiales y miles de admiradores.

El dignatario colombiano manifestó que asistió con el corazón adolorido y el alma agradecida por el tributo al escritor, que había señalado a su patria y al mundo que no estamos condenados al mal. Agregó que es un privilegio nombrar compatriota al hombre que imaginó a Macondo, y señaló que Macondo es Bogotá, Caracas, La Habana, París y Ciudad de México.

Subrayó que acudía a brindar testimonio de que García Márquez, el más colombiano de los colombianos, sigue vivo.

Su homólogo mexicano apuntó por su parte que García Márquez es el más grande novelista de América Latina de todos los tiempos y que supo desentrañar la esencia e identidad de América Latina.

Señaló que en México encontró su espacio para la vocación literaria, por lo que se convirtió en su segunda patria. «Ha partido un grande, pero se queda con nosotros su obra», destacó.

Mientras, en Santo Domingo, República Dominicana, personalidades de la política y la cultura, familiares, amigos y pueblo en general rindieron tributo también este lunes a la cantante dominicana Sonia Silvestre, quien murió hace dos días tras sufrir un accidente cerebrovascular, reseñó Prensa Latina.

Miles de personas acudieron a la funeraria y luego acompañaron el féretro hasta el cementerio nacional de la avenida Máximo Gómez.

Una bandera dominicana y margaritas, rosas y girasoles acompañaron el ataúd y se escucharon canciones interpretadas por la artista.

Silvestre mantuvo una conducta invariable y fue una mujer coherente y consistente en su forma de pensar, afirmó el jefe de Estado dominicano, Danilo Medina, tras acudir personalmente a dar el pésame al esposo de la artista, José Betancourt, y otros familiares.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.