Tributo trinitario al Hombre de Masinicú

En este 29 de abril de 2014, el objetivo de la cita fue honrar el legado de Alberto Delgado Delgado, integrante de las filas del Ministerio del Interior, quien pagó con su vida el haber desarticulado varias acciones de las bandas de alzados que operaban en la zona

Autor:

Lisandra Gómez Guerra

TRINIDAD, Sancti Spíritus.— La mañana de este 29 de abril fue diferente en la finca Masinicú. El ajetreo de los espirituanos divergió del de hace 50 años, cuando el terror se apoderó de las estribaciones del Escambray.

En este 2014, el objetivo de la cita fue honrar el legado de Alberto Delgado Delgado, integrante de las filas del Ministerio del Interior, quien pagó con su vida el haber desarticulado varias acciones de las bandas de alzados que operaban en la zona.

El acto político cultural, al cual asistieron sus compañeros, familiares y amigos, evocó las dimensiones de la hazaña de El Enano, su nombre de guerra, quien permitió la captura de decenas de individuos, pertrechados y con una larga historia criminal, pertenecientes a dos de las más peligrosas agrupaciones de bandidos en la región central de la Isla.

El hijo del mártir, Alberto Delgado del Pino, quien vivió con solo cuatro años la angustia y el dolor de aquella madrugada, expresó cuán vivo está el legado del gigante de Masinicú.

«Su grandeza es el ejemplo que me inspira a seguir viviendo, a salir adelante. Y no solo a mí, pues cuando converso con los jóvenes combatientes de la Seguridad del Estado me aseguran que defenderán nuestro proceso como lo hizo mi padre».

La primer teniente Neivys Sánchez Vega reafirmó frente a la multitud la continuidad del ejemplo del mártir entre las más jóvenes generaciones.

«Esta juventud cuenta con el orgullo que proporciona haber cumplido con el deber hasta las últimas consecuencias y con la identificación plena del proceso revolucionario, porque está a la altura de su momento histórico», expresó.

La ceremonia fue escenario, además, para exigir el regreso de los tres cubanos aún encarcelados injustamente en los Estados Unidos, quienes como Alberto Delgado se enfrentaron al terrorismo.

Alberto Delgado Delgado, principal protagonista de la Operación Trasbordo, fue asesinado por la banda de José (Cheíto) León Jiménez, debido, según se supone, a las sospechas que levantó como agente de la Seguridad del Estado, condición por la que hoy es ejemplo para el pueblo de Cuba.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.