La Luz de Eduardo - Cultura

La Luz de Eduardo

El teatro Martí de la Ciudad Heroína acogió el estreno mundial de la obra Luz, homenaje músico danzario de los miembros de la compañía Teatro de la Danza del Caribe a su fundador Eduardo Rivero Walker, Premio Nacional de Danza 2001

Autores:

Odalis Riquenes Cutiño
Eduardo Pinto Sánchez

SANTIAGO DE CUBA.- El influjo luminoso que emite el continente africano hacia su diáspora en Latinoamérica y el Caribe marcó la obsesión creativa del maestro Eduardo Rivero Walker que encontró en la Compañía Teatro de la Danza del Caribe la consecución espiritual y artística de ese propósito.

Esa misma empresa llevó al joven bailarín y coreógrafo Eduardo Salas Borrero a crear el primer homenaje músico-danzario al maestro Rivero Walker, Premio Nacional de Danza 2001, bajo el título de Luz, estrenada en el Teatro Martí de esta ciudad.

«A la exquisita técnica de la danza moderna y contemporánea y la marcada expresión corporal; ingredientes de la impronta del maestro Rivero, se suman ahora nuevos estilos de danzas africanas, caribeñas y afrobrasileñas que ofrecen una pincelada sobre elementos como la fuerza, la espiritualidad, los ritos y la sensualidad, remarcados en la cadencia de varias partes del cuerpo como las caderas y el torso», comentó a JR Salas Borrero, a cargo la coreografía, el diseño de vestuario y el guión de la obra,  con la colaboración de la bailarina Mina Wiliams Warks.

Esta vez el grupo danzario propone una estética más desenfadada en los elementos coreográficos sin renunciar a los rasgos que le distinguen en la escena cubana como la sensualidad en las puestas, llenas de movimientos acentuados; junto a la atractiva música y la teatralidad de sus composiciones.

«Las reminiscencias de la obra de nuestro fundador están acentuadas en esta propuesta que es también muestra de la vitalidad y capacidad interpretativa de sus jóvenes bailarines», manifestó Bárbara Ramos Caballero, quien asumió las riendas de la compañía tras el fallecimiento de Eduardo Rivero en al año 2012.

Desde su fundación en 1988, este grupo de jóvenes ha cosechado lauros y ha representado a nuestro país en disímiles escenarios internacionales con obras emblemáticas del ámbito danzario nacional como Súlkary, Okantomí, Ceremonial de la Danza, Destellos, Lambarena, entre otras.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.