El infinito horizonte de la música tradicional

Seis fonogramas aspiran al premio en este apartado, uno de los más reñidos de Cubadisco 2014, certamen que esta tarde revelará sus lauros

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

Uno de los apartados más fuertes en esta edición de los premios Cubadisco es el de la Música Popular Tradicional. La categoría es cardinal, ya que evalúa fonogramas producidos recientemente y que tocan una temática primordial en la sonoridad nacional.

Aspiran a ese galardón seis álbumes que desde ya les adelanto tienen una notable factura y un dominio elevado del género, algo que tendrá pensando seguramente al jurado. Recuerdo ahora las palabras de la presidenta del Comité del Premio, la musicóloga Neris González Bello, quien aseguró a JR que este es uno de los tres segmentos en que fue «imposible reducir las propuestas, por su calidad». Los otros dos apartados en los que será difícil pronosticar un ganador son Jazz y Jazz Cubano, aunque también están muy reñidos Cancionística, Canción Contemporánea y Didácticos.

En esta ocasión, quiero darles algunos elementos de los compactos que en esta oportunidad nos ponen a tono con esa cadenciosa melodía que es nuestro son tradicional.

Comienzo por Si de son se trata..., un volumen del septeto santiaguero Ecos del Tivolí y que editó Bis Music en 2013. Producido por el tresero Pancho Amat —quien, por cierto, hace esas labores en otras dos placas discográficas en ese apartado—, el CD es una joya de esa sonoridad arraigada en la zona oriental, lo que se evidencia en una docena de temas.

Jóvenes treseros de Cuba nos alerta acerca de que la clave es fundamental para tocar el son. El fonograma es un exquisito viaje hacia ese estilo, de la mano de tres noveles instrumentistas.

René Avich, San Miguel Pérez y César Hechavarría se han juntado en este volumen, que vio la luz el pasado año gracias a Producciones Colibrí y que contó con Pancho Amat como productor musical. Dos CD de audio y un audiovisual componen este producto fonográfico, que incluye ocho piezas por cada autor. Ellos navegan con soltura por géneros como el changüí, el guaguancó, la rumba flamenca, el nengón y, por supuesto, el son.

En sus palabras para el álbum, el maestro Frank Fernández ha afirmado que cuando se escucha este disco se «empieza a comprender, una vez más, el infinito horizonte de la música tradicional cubana».

Fiel enamorada de ese género que divierte el alma, como reza en una canción, Teté García Caturla nos regala un Respetuosamente, Teté (Colibrí), mágico y raigal. Carismática en sus interpretaciones, la hija de Alejandro García Caturla, uno de los compositores cubanos más importantes de la primera mitad del siglo XX recorre un camino que no por conocido, resulta menos atractivo.

Teté canta una docena de títulos, entre ellos obras de su padre y también de José Antonio Méndez, Paquito Portela, Ignacio Piñeiro, Pablo Milanés y Alfred Thompson, quien es el productor del álbum junto a la musicóloga Gloria Ochoa.

Una calurosa y sencilla Fiesta en el barrio propone Pancho Amat y su Cabildo del Son. También con la factura de Producciones Colibrí, el disco de Amat está lleno de historias cotidianas, donde hay un cuidadoso trabajo de los códigos de la música popular y una labor de orfebre para enlazar con buen gusto instrumentos como el piano y el tres; este último entrelaza esas riquísimas piezas, que invitan a marcar pasillos hasta al más parco de los bailadores.

Ese Amat inquieto y creativo es nominado en este mismo apartado por un volumen que rinde tributo a un pilar de la música tradicional, María Teresa Vera. En Veinte años (Producciones Colibrí 2013), Pancho se junta con el cantante Adonis Puentes para obsequiar esas perlas del repertorio de la Vera, —que si bien no todas son obras compuestas por ella como Arrolla cubano y A la Virgen del Cobre—, sí llevan su sello estético al incluirlas en aquellas memorables presentaciones de la artista.

Destaco el respeto al género que brota de esta unión entre Amat —productor de este CD junto a su hijo Daniel— y Adonis, lo cual es palpable en el color que aportan a las melodías, aunque es este un sonido que se retroalimenta también de lo contemporáneo.

Para el cierre y no menos significativo es el DVD El final no llegará. Concierto 85 aniversario (Bis Music), del emblemático Septeto Nacional Ignacio Piñeiro. En este material se disfrutan clásicos del repertorio de la legendaria agrupación capitalina como Suavecito y Échale salsita.

Esta tarde se conocerán los laureados no solo en este, sino en los demás apartados del certamen, los cuales suman 46.

Toca al jurado seleccionar las mejores propuestas. Por lo pronto, vaticinarles un ganador en Música Popular Tradicional es, ahora mismo, una empresa difícil.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.