A Chambao le bastaron las canciones - Cultura

A Chambao le bastaron las canciones

Con solo tres días de ensayo, María del Mar Rodríguez Carnero —Lamari— y Carlos Varela ofrecieron una intensa actuación este viernes en el capitalino teatro Karl Marx

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

Carlos Varela describió una ciudad marcada por la influencia de la Península. Su canción era ya conocida por el público que, reunido el viernes en el teatro Karl Marx, fue a apreciar esa otra mirada de la música que lleva el sello del Chambao malagueño. Habáname tiene la marca de Carlos, pero también de Ana Belén en la interpretación. Sin embargo, Lamari, otra ibérica, desgajó su versión con ese acento español, rasgado en la voz y profundo en sentimientos.

Solo tres días tuvieron de ensayo María del Mar Rodríguez Carnero —Lamari en la escena— y Carlos, y todo lo que vimos en esa actuación en el Karl Marx fue intenso. Desde disfrutar por partida doble Habáname hasta esa singular pieza de Varela Bendita lluvia, que pertenece a su disco No es el fin.

El trovador cubano hizo una introducción musical como antesala de la presentación de Chambao, que le tomó unos 50 minutos. La mejor manera de ejercer de anfitrión fue a través de canciones suyas como Siete, Colgado del cielo y Como un ángel. Esta última —dijo— llevaba el sentido homenaje a dos grandes que han partido recientemente: Santiago Feliú y Juan Formell.

«Va a ser una noche especial», advirtió Varela. «Conocerán a Chambao, una banda de más de 12 años, y también tendrán el encanto de tener a esa mujer maravillosa que es Lamari».

Así dejó todo listo para el plato fuerte de la velada, el grupo malagueño, que se adueñó del escenario por más de dos horas, en las que regaló más de una veintena de canciones.

Musicalmente vimos la fusión misma, la mezcla de todas las referencias de Lamari, Roberto Cantero (saxofón y flauta), Tony Romero (piano), Juan Heredia (percusión) y Antonio Cantero (guitarras acústica y eléctrica).

Hay en ellos influencias de la música africana, la clásica, el heavy, la música cubana... como confesó Lamari a la prensa el día antes del concierto. Pero también se percibe en la sonoridad el flamenco, no solo como género musical, sino como forma de vida que los seduce, ya que está tatuado en los genes de Chambao, por eso prefieren llamarle flamenco chill.

El concierto del grupo malagueño pudiéramos dividirlo en tres momentos. Una primera parte, más acústica, develó esa mirada sincera de la banda sobre la vida, en la que propuso letras colmadas de una filosofía de cómo pasar mejor nuestra existencia.

De ahí se desprendieron historias que marcaron al público como aquella de Rosa María, o esa otra que pidió un mundo mejor, donde se puedan «hacer muchas cosas» por la educación y se destierre la explotación. Lamari hizo énfasis en este último tema, que se titula Voces. Motivados por el trabajo de una organización no gubernamental, cuyas recaudaciones financian programas para la protección de la infancia, les nació este sencillo.

Después Chambao hizo sonar Los muchachos de mi barrio, para reverenciar «al gran Juan Formell», y a continuación Roé+Málaga bonita, dedicado al fallecido Roberto González del grupo Tabletom, voz de una banda de su ciudad natal. Dos maneras de recordar con melodías a artistas que supieron reflejar en sus creaciones la esencia misma de la gente.

Un segundo momento, más movido y de tonos sonoros, trajo nuevamente la unión de Carlos Varela y los músicos españoles. Se escuchó Detalles y Papeles mojados, esa hermana de Foto de familia, como la describió Varela.

Y para el cierre, todos en el escenario con una versión de Tu recuerdo, un éxito internacional de la cantante malagueña con Ricky Martin, del que se tenían muchas referencias en Cuba. Pero en esta ocasión, un toque insular sorprendió gratamente al auditorio: el sonido del tres cubano en las manos de Pancho Amat, para así culminar un viaje intenso de ida y vuelta por las músicas del mundo, que, gracias al empeño de estos artistas, de Cubadisco 2014 y de la Sociedad General de Autores y Editores de España (SGAE) fue palpable, posible.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.