El circo al cine

Por primera vez, Circuba incluye un ciclo de cine que muestra múltiples miradas del arte circense

Autor:

Lourdes M. Benítez Cereijo

La fiesta del Circuba regresó con atractivas propuestas. Como parte del certamen se realiza, por primera vez, un ciclo de cine que muestra múltiples miradas del arte circense.

Son nueve los títulos que se exhiben en el Centro Cultural Cinematográfico Yara y el Cinematógrafo Lumiére. En este último espacio (Mercaderes, entre Obispo y Obraría, La Habana Vieja) se ponen a consideración del público cuatro cintas, las cuales constituyen clásicos de la filmografía mundial.

La selección abre con El circo —considerada la séptima película muda de mayor recaudación en la historia del cine—, dirigida y protagonizada por Charles Chaplin, quien nos atrapa con un argumento que reúne a un vagabundo, un amor imposible, unos poderosos que explotan a los débiles…, todo visto y compartido desde el humor.

La película, de 1928, fue la última que rodara el mítico actor en el cine mudo y por la cual recibiera cuatro nominaciones a los premios Oscar —aunque la Academia lo retiró de la competencia al entregarle un premio Honorífico.

El espectáculo más grande del mundo es otra de lujo. Estrenada en 1952 y rodada en el Ringling Bros. and Barnum & Bailey Circus, se alzó como la mejor cinta de ese año.

Dirigida por Cecil B. DeMille (recordado por producciones épicas y bíblicas como Rey de reyes y Los diez mandamientos), cuenta con las actuaciones de James Stewart, Charlton Heston y Betty Hutton, quienes nos revelan los entresijos del mundo de las carpas (con actos reales) y de las relaciones humanas mediante las pasiones de sus personajes.

Y si de pasiones se trata, tenemos en Trapecio, de Carol Reed, una obra que nos hará vibrar. Cuenta la historia de Mike Ribble, uno de los pocos trapecistas capaces de hacer el triple salto mortal, quien se ve obligado a trabajar como tramoyista después de sufrir un accidente. Por su parte, Tino, hijo de otro gran trapecista, lo busca para que le enseñe a ejecutar el difícil número. Desgraciadamente, entre los dos se interpone Lola, cuyo único afán es triunfar sirviéndose de su belleza.

Los roles fueron asumidos por actores hechos casi a la medida. En el papel de Ribble tenemos a Burt Lancaster, quien curiosamente trabajó como acróbata de circo hasta que una lesión le obligó a abandonar esta profesión. El legendario actor comparte con otro inmenso: Tony Curtis, cuyo nombre ha quedado ligado a su interpretación, junto a Jack Lemmon y Marilyn Monroe, en Algunos prefieren quemarse.

Una tarde en el circo, con los hermanos Marx.

Por último, en el rol de Lola veremos a «la mujer más bella del mundo» —haciendo referencia al filme del mismo nombre que protagonizara la actriz—, la italiana Gina Lollobrigida.
Del drama pasamos al terror con El fantasma del circo, producción británica de 1960, dirigida por Sidney Hayers y con un elenco encabezado por Anton Diffring, Erika Remberg, Yvonne Monlaur y Donald Pleasence.

En el largometraje, un cirujano plástico huye de Inglaterra y se oculta en un circo que recorre Francia. Ahí consigue hermosas jóvenes a las que somete a operaciones. Cuando sus pacientes intentan escapar, el galeno las mata y simula accidentes.

El circo, dirigida y protagonizada por Charles Chaplin.

Mientras, el Yara propone una programación que incluye otros títulos. Aunque en esta figuran dos cintas que se pueden apreciar en el Cinematógrafo Lumiére, como Trapecio y El circo, nos convida asimismo a pasar un buen rato con las peripecias de Cantinflas en la película llamada igualmente El circo, que cuenta con la dirección de Miguel M. Delgado. En esa misma cuerda del humor se mueve Una tarde en el circo, con los hermanos Marx.

Otras obras se suman al ciclo: Agua para elefantes, de Francis Lawrence (Soy leyenda y Los juegos del hambre), con Reese Witherspoon, Robert Pattinson y Christoph Waltz; y El Gran Circo Chamorro, cinta chilena del año 1955, escrita por Eugenio Retes y dirigida por José Bohr.

Completa la lista El circo de los extraños, de Paul Weitz, basado en la primera de las tres novelas de la serie concebida por Darren O’ Shaughnessy. La trama se basa en las aventuras de Darren Shan, un chico de 14 años que se embarca en un circo donde conocerá a vampiros, hombres lobo y mujeres barbudas.

Como parte del Circuba, la selección está al alcance de los cinéfilos de Santiago (cine Rialto), Camagüey (Nuevo Mundo) y Ciego de Ávila (Carmen).

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.