El Loquito entre los jóvenes - Cultura

El Loquito entre los jóvenes

El Salón Nacional Juvenil El Loquito tiene lugar cada dos años en el Museo del Humor de San Antonio de los Baños, desde 2008, con el objetivo de incentivar el cultivo del humor gráfico en los jóvenes

Autor:

Julieta García Ríos

Con solo 19 años de edad, René de la Nuez Lobaina creó su primer y más conocido personaje: El Loquito. De esta manera el estudiante del Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana pasó a ser caricaturista del periódico Zig Zag, medio nacional donde colaboraba desde hacia ya dos meses.

Era febrero de 1957, cuando El Loquito hizo su debut en la prensa. Con ingenio y simples trazos, su creador enfrentaba la dictadura batistiana, al mismo tiempo que buscaba códigos para burlar la censura. Su estilo ganó la simpatía de los lectores.

En 2007, al caricaturista y periodista René de la Nuez le otorgaron el Premio Nacional de Artes Plásticas. Precisamente, en diciembre de ese mismo año el Museo del Humor de San Antonio de los Baños anunció un nuevo espacio: el Salón Nacional Juvenil El Loquito.

Este certamen tendría su primera edición al año siguiente, en septiembre de 2008, durante la Semana de la Cultura Ariguanabense. El concurso, que acontece cada dos años, se diseñó para jóvenes con edades comprendidas entre 15 y 30 años.

Ledis Sanregré Pelegrín fue el Gran Premio del I Salón El Loquito. Dos años después, Carlos Alberto Coronado Ortega se llevaría este galardón.

Según Isel Chacón, directora del Museo, el concurso tiene como propósito incentivar el cultivo del humor gráfico en los jóvenes, tanto en creadores como espectadores.

Hace unos días, en septiembre, el Salón El Loquito llegó a su IV edición. Por segunda vez consecutiva el avileño Michel Moro Gómez mereció el Gran Premio de este concurso nacional.

Emigrante fue su obra ganadora. Pero el joven de 25 años también obtuvo el galardón en la categoría de Humor general con la pieza Derechos, mientras que con Botero recibió mención en el apartado de Caricatura personal.

Moro es graduado de la Academia de Artes Plástica Raúl Corrales y en la actualidad estudia Conservación y restauración en el Instituto Superior de Arte.

El Salón, reconoce Moro, es un espacio que acoge el quehacer de los jóvenes humoristas gráficos y que nos permite medirnos.

Para José Luis Palacios, caricaturista de Palante y presidente de la IV edición de El Loquito, la realización del Salón ha sido un acierto. «De él salen los futuros caricaturistas de nuestros medios. Estamos muy interesados en que se mantenga, sobre todo ahora que se ha perdido el Chispa Joven, también destinado a los jóvenes».

Uno de los aspectos importantes es el incremento en la recepción de caricaturas personales. Me sorprendió, dijo el presidente del jurado, la variedad y buena factura en este género. En los muchachos se ven nuevas líneas, conceptos muy propios y modernos.

El jurado recibió 54 obras de 14 autores. La provincia Artemisa fue la más representada, aunque también participaron jóvenes de Mayabeque, La Habana, Ciego de Ávila, Camagüey y Las Tunas.

El güinero Heyder Reyes Sosa fue el más reconocido del certamen, al acumular los premios correspondientes a Historieta, Caricatura  personal y el que otorga el Museo del Humor, además de recibir mención especial en Sátira política.

Yoemnis Batista del Toro también estuvo entre los más galardonados, con el premio de Sátira Política y las menciones en Historieta, Caricatura personal y la especial de Humor General. Los restantes reconocimientos recayeron en Luis Reinier Enrique Torres (Luirri) y Yerandi Pozo Enríquez (Pozo).

Hace unos años Heyder, Yoemnis, Luirri y Yerandi se acercaron al Museo del Humor, entonces eran estudiantes de la Escuela de Instructores de Arte de San Antonio. Ya con el tiempo, sus firmas han sido asiduas en concursos como la Humoranga y El Loquito. Mientras enseñan a sus pupilos en Güines o en Bauta, ellos dibujan líneas para un día ser como Nuez.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.