Yo escogí pasarme de «tonto»

El actor Francisco «Paco» León, quien por más de diez años ha hecho reír a varias generaciones con su personaje de Luisma en la teleserie española Aída, llega ahora al Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano para presentar su película Carmina y amén

Autores:

Elianys Justiniani Pérez
Lisandra Aguilar Wong

Habría que ver quién puede más en una prueba de fuerzas, pues aunque Paco León sea el intérprete del Luisma, y no al revés, este personaje con sus berrinches de niño grande ha cobrado tal poderío que casi derrota al actor. El novio de Paz, hijo de Eugenia y amigo del Barajas ha hecho reír por más de diez años a generaciones de personas de varios países que acogieron la teleserie española Aída como a un miembro más de la familia, y siguieron las ocurrencias del «barrendero-notario» Luis Mariano García. Quizá por este motivo sea una sorpresa escuchar en voz del propio Francisco «Paco» León que el personaje no es tan parecido a él como imaginamos.

«Al Luisma me parezco en la cara, el cuerpo, los rizos. Fue un traje de quita y pon bastante cómodo, pero nunca me confundí con él. A la vista por supuesto que me parezco, pero si me escuchan ahora, creo que no», declaró este lunes en una conferencia de prensa en el Hotel Nacional de Cuba.

Aun así, subrayó que con el personaje y la serie en general ha experimentado momentos trascendentales en su vida: «Fueron diez años de siete de la mañana a siete de la noche. Hay días que te cansas y odias al Luisma o lo amas y la pasas bien. Quien aguanta gana, y ahí estuvimos todos aguantando.

«El humor desde el principio fue controvertido. A la vez conseguimos un buen retrato de la sociedad española: creo que España se cuenta mejor desde el esperpento que desde la realidad. Merece la pena, no hay pactos prohibidos para el humor y Aída lo demostró».

—Hace seis meses pusieron fin a sus capítulos…

—Estamos todos los actores adaptándonos al mundo real, es una depresión posparto, sobre todo por las huellas que quedaron tanto para nosotros como para el público. Déjenme decirles: el Luisma hizo más por combatir la droga que muchas de las campañas gubernamentales en España: «si tomas drogas te quedas tonto, eso está clarísimo».

—¿En que medida ha incidido en su carrera el hecho de que lo vean como el tonto gracioso?

—Hasta ahora no siento que me haya afectado. Todos prefieren pasarse de listos y yo escogí pasarme de «tonto». Es mejor, porque así nadie espera nada de ti. Es una buena estrategia, aunque hay que saber utilizarla.

León manifestó sentirse acogido por el pueblo cubano y sorprendido por la aceptación de la serie en el país, sin embargo, son otros los motivos que lo traen a Cuba en momento en que se realiza el 36 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano: el estreno de la película Carmina y amén, su segunda realización como director.

Basada en la vida de su mamá, Carmina y amén ya fue presentada en Europa y ha sido nominada a los Premios de la Academia Española en la categoría de Mejor Película Cómica. Pero su dato más singular es, quizá, que la verdadera madre del artista es quien interpreta el papel protagónico.

«Desde mi primera película (Carmina o revienta), que también fue sobre ella, pensé en una actriz profesional, pero me era muy difícil transmitir lo que deseaba, así que le pedí que actuara y realmente me ha sorprendido. A pesar de no tener experiencia de ese tipo, estuvo nominada a los Premios Goya 2013 como Actriz Revelación, y recibió el premio a la mejor actriz en el Festival de Málaga 2012. Tiene el carisma. La gorda tiene talento, la gorda lo sabe hacer».

—Carmina o revienta dejó una parada bien alta…

—Sí, pero esta vez no buscaba hacer una película para los críticos, ni con fines comerciales, no he pensado en complacer a nadie más que a mí. Intenté ser lo más honesto y auténtico posible, reflejar otra cara de la nación más sureña, más pobre y desconocida, pero sobre todo, agotar las cuentas que me quedaron pendientes de la otra película respecto a mi madre: Yo he crecido alucinado ante la figura de una Carmina. Todos quisiéramos hacer una película sobre nuestras madres, y la mía dio para dos.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.