Esta también es su casa

La prima ballerina assoluta había recibido a cuatro de nuestros Cinco Héroes, cuando rompió una larga ovación tributada por los bailarines que dirige Alicia Alonso a Tony, René, Ramón y Fernando

Autor:

José Luis Estrada Betancourt

Un hermoso suceso «cambió» los roles en el Ballet Nacional de Cuba este viernes. Ya la prima ballerina assoluta había recibido a cuatro de nuestros Cinco Héroes, cuando rompió una larga ovación tributada por los bailarines que dirige Alicia Alonso a Tony, René, Ramón y Fernando.

Ocurrió justo en el momento en que estos ejemplares cubanos y algunos de sus familiares cruzaron el umbral de la sede de la compañía danzaría más reconocida de la Isla. Solo Gerardo, atareado a esa hora de la mañana con la paternidad, no recibió físicamente esos intensos aplausos que ofrecieron los afamados anfitriones, habituados, sobre todo, a recibirlos.

«Esta también es su casa», les aseguró Alicia Alonso, quien los acompañó hasta el Salón Azul, donde los aguardaban decenas de bailarines. Fue Miguel Cabrera, historiador del BNC, el encargado de introducir las piezas seleccionadas para la especial ocasión.

Primero se bailó el Vals de las horas de la versión que realizara Alicia de un clásico como Coppelia, fragmento que permite apreciar la grandeza del cuerpo de baile de ese colectivo danzario. Y después llegó La avanzada, que creara Azari Plisetski, cuyos pasos simbolizan la entrega absoluta por la Patria.

Y finalmente hubo abrazos, flores, fotos. También sentidas palabras, como las de Antonio Guerrero, en nombre de sus compañeros, dirigidas a los más nuevos después de agradecer a la Alonso y a esos mismos muchachos por el apoyo brindado durante todos estos años.

«No olviden nunca la grandeza de la Revolución, aunque estamos conscientes de que no es una obra perfecta», los convidó Tony. «Duele cuando conocemos que algunos deciden tomar otros rumbos por el mundo. Les aseguro que no existe un país tan libre como el nuestro. Piensen en ello cuando vean esos poderosos que creen que todo lo pueden comprar. Y no es que los que ya no estén dejarán de amar su tierra, pero es distinto. Es en y desde Cuba que podremos terminar de construir esa Isla que soñamos».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.