En Cuba hay un talento artístico extraordinario

Desde 2008 los Estudios de Animación del Icaic buscan materializar su sueño de entregar, con menos financiamiento, una mayor cantidad de verdaderos productos culturales y de obtener beneficios económicos que los acerquen a la necesaria sustentabilidad

Autor:

José Luis Estrada Betancourt

Esther Hirzel mira el futuro con desbordado optimismo. Y ni siquiera tiene que remontar su mente a uno o dos años en el porvenir, porque ya este mismo 2015 se le dibuja diferente, después del júbilo que acaban de vivir los Estudios de Animación del Icaic, que ella dirige, con Meñique, no solo por su exitosa premier en el Festival de Cine Europeo, sino también porque países como Corea del Sur, Serbia, Estonia, Emiratos Árabes Unidos, Tailandia, Alemania, Francia, Estados Unidos y Turquía, han adquirido los derechos ya sea para la exhibición en salas del largometraje de Ernesto Padrón, o para su venta en DVD.

Lo mejor es que no se detienen, sino que continúan empeñados en hacer crecer aun más esas series que gozan de no poca aceptación, al estilo de Cuentos para una abuela; Fernanda, cuyo segundo largometraje posiblemente se inicie este año; Leyendas yorubas, Pubertad que va hacia su cuarta temporada, o como las Historias del taller, de Paul Chaviano, que recuerdan a los chistosos Filminutos, pero estas concebidas en stop motion... «Pero ahora también hemos insistido en los cortos dirigidos al público joven y adulto», llama la atención Esther y cita algunos ejemplos:

«El Ernesto Piña de Pubertad y Wajiros se ha embullado con la técnica de 3D y nos propuso Close, sobre dos jóvenes que se aman pero deben acortar la distancia que los separa... Otro punto interesante lo aporta Alien Ma (Mundo sumergido) con Los profesionales, que se mueve dentro del horror como género. Están, además, El viaje, que trae a la pantalla la historieta de Luis Arturo Aguilar reconocida con el Premio Ojalá, que otorgan la casa discográfica Ojalá y  la Oficina del cantautor Silvio Rodríguez, y El pastor de nubes, a partir del guión de Ingrid Castellanos, ganador en el pitching La imagen del Almacén, que convoca el Almacén de la Imagen, evento de la Asociación Hermanos Saíz (AHS). Por ese motivo el Icaic aportaba recursos para su materialización, pero decidimos asumirlo completamente. De ese modo, seguimos apoyando o coproduciendo algunas películas de jóvenes creadores independientes o de grupos de ellos, como Guijarros, de Puerto Padre, Las Tunas (Viaje al mar, las cápsulas Qué significa)...

«He dejado para el final las obras de Juan Padrón, a quien extrañábamos desde que hizo con nosotros Nikita Chama Boom. Nos hace superfelices anunciar que en agosto, en saludo a los 45 años del más emblemático de los personajes animados cubanos, estrenaremos Elpidio Valdés ordena Misión Especial, dirigido por el premio nacional de Cine, pero animado por nuestros muchachos, quienes se sintieron tremendamente privilegiados por poder trabajar a su lado.

«Por supuesto que como parte del festejo rendiremos homenaje a Elpidio, nos esforzaremos para hacer un merchandising (aplicación de imágenes en productos utilitarios como materiales escolares, camisetas, juguetes, disfraces...) a la altura de lo que logramos con Meñique, gracias a la creatividad del Fondo Cubano de Bienes Culturales y al apoyo del Ministerio de Cultura.

«Pero el creador de Vampiros en La Habana nos entregará, además, Xip Zerep. Debo decir que en los años 70, este filme de Padrón, cuando se exhibió, fue seleccionado entre los dibujos animados más significativos del año en la Selección Anual de la Crítica, pero, por alguna razón, no quedó ningún rastro del mismo. Ahora regresa este divertimento con ese estilo al que nos tiene acostumbrado, para introducirnos a este Xip Zerep, un héroe un poco tontuelo que habita en una Habana futurista invadida por vampiros lácteos».

—¿Y en cuanto a los series infantiles de estreno?

—Pensando en la televisión hemos estado preparando varios capítulos de Tremen2Muñes, dirigidos también por Ernesto Piña, una especie de programa al estilo de Tremen2clips, pero en los cuales se presentan animados del patio de todas las épocas. Asimismo, hemos puesto muchas esperanzas en Aventuras en el reino de la ortografía, de Jorge Oliver, serie didáctica, divertida, en 3D y 2D, con una estética muy contemporánea. Presentimos que Aventuras… conseguirá un fuerte impacto visual. Estamos aplicando la estrategia de terminados los primeros capítulos de una serie (uno o dos), ponemos a consideración de los niños para buscar sus opiniones e intentar garantizar mayor aceptación».

—Algo esencial, porque no pocas investigaciones apuntan que algunos niños y niñas cubanos prefieren las películas animadas foráneas... ¿Qué estrategia están poniendo en práctica para conquistar a ese público?

—En primer lugar, nos interesamos por conocer los resultados de las investigaciones que se llevan a cabo en el país, que expresan la preferencia que existe por este tipo de materiales extranjeros, que debemos continuar exhibiendo, pero que hay que aprender a ver, a disfrutar, a sacar de ellos lo mejor. Entonces, debemos lograr que esas películas coexistan sin sobresaltos con una producción nacional que debe crecer de manera actualizada, contemporánea, pero que también debe perfeccionar sus contenidos. Por tanto hay que velar por la calidad de los guiones, realizar historias que cautiven.

«Claro, debemos ser aún más críticos en nuestro Grupo de análisis de proyectos, darles una participación superior a esos jóvenes artistas independientes que llegan con ideas frescas, atrevidas; convocar a varios guionistas para que trabajen en equipo, probar nuevas series que atrapen, que sorprendan....

«Estoy convencida de que en Cuba hay un talento artístico extraordinario con el que enfrentar el reto que nos impone este mundo globalizado en el que la mayoría permanece pendiente de las nuevas tecnologías, las computadoras, los móviles (aquí también del famoso “paquete”)... Casi tenemos la garantía de ganar, porque nuestras obras promueven los mejores valores, pero hay que actualizar los códigos, las estéticas, mantener esa cubanía que distingue al animado cubano, su sello...

«Igual hay que crear otros personajes, pues la vida cambia, el mundo evoluciona, sin olvidarnos de Elpidio, por ejemplo, que es parte de la identidad de este pueblo y aún enamora a las nuevas generaciones cuando lo conocen. Mas, debemos hallar esos héroes con los que se identifiquen nuestros niños, adolescentes y jóvenes, personajes que aviven la imaginación de nuestros muchachos».

—¿Cómo se las arreglan con los softwares propietarios que tanto encarecen las producciones, pero que juegan un papel tan fundamental en el mundo de la animación?

—Es algo que en verdad nos tensa. Mas nos hemos atrevido a trabajar en Blender, un software libre. Cierto que al principio da un poco de susto, sin embargo, no nos quedaba de otra. El software propietario, muy desarrollado ciertamente, implica una colonización más para un país pobre, porque para poder producir y comercializar un producto tenemos que comprar, a altos precios, el derecho de la licencia.

«Sin embargo, ya nos pusimos en contacto con la comunidad más grande que existe de Blender, la cual se halla en Holanda, al tiempo que nos encontramos muy cerca de la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI), que tiene entre sus propósitos fundamentales desarrollar este tipo de software libre. Lo importante es que después de empezar Aventuras en el reino de la ortografía con uno propietario decidimos probar.

«No niego que en los inicios hubo dilación en el tiempo de producción, porque estábamos y estamos aprendiendo, y hubo que hacer el transfer del primer capítulo. En estos momentos avanzamos con pasos más firmes. De hecho, en la actualidad, como política de los Estudios se imparte un curso sobre Blender de dos horas diarias, destinado a todos los animadores, como parte de su capacitación profesional. Y sí, por supuesto que la idea tiene detractores, pero el resultado existe, ha sido posible con nuestras capacidades tecnológicas».

—Los Estudios marchan con el país, de modo que han tenido que buscar nuevas formas de hacer...

—El Icaic se halla en un proceso de trasformación como muchas otras instituciones del país, lo cual tal vez conduzca a que las productoras lleguemos al camino empresarial, aunque estamos conscientes de que sectores tan priorizados como la cultura continuarán contando con el apoyo estatal, que es el que nos ha permitido tener hoy una instalación como la nuestra. Y, no obstante, ¿qué nos toca para que el Icaic, como lo indica su nombre, siga apostando por el arte sin dejar de ser industria?

«Lo primero es concebir las obras con la calidad que el público exige, pero ello no es suficiente: hay que producir en un tiempo específico, es decir, utilizar eficientemente ese financiamiento que recibimos para entregar ese producto cultural que enriquezca la espiritualidad de la sociedad. No perder de vista que la televisión y el cine esperan por nuestros materiales, y que el público espera. Entonces se trata de ofrecer productos culturales con un contenido y una estética muy bien cuidados, pero con el ritmo adecuado.

«Venimos desde el 2008 intentando materializar el sueño de hacer más con menos financiamiento, y de obtener beneficios económicos que nos acerquen a la necesaria sustentabilidad. Así, por ejemplo, asociados con la Egrem, hemos conseguido que los animados se vendan en moneda nacional, lo cual representa una fuente de ingresos. Como ya te dije, la experiencia de Meñique con el merchandising abrió otro camino... Contamos con un plató de filmación, un estudio de sonido equipado con tecnología muy actual, que pueden brindar servicios... En fin, que nos toca seguir aplicando nuevas formas de producir, de organizarnos, que nos pongan a la altura de los tiempos de hoy; nos toca aportar, en todos los sentidos, con un producto cultural que transmita los valores que exige la sociedad que vivimos, y que a su vez conquiste desde el primero hasta el último de los cubanos».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.