Trackean2: un festival pa′ la pelea

No existe en el país un festival más sólido, inclusivo, con propuestas artísticas más contundentes que el Trackean2, evento auspiciado por la Asociación Hermanos Saíz

Autores:

José Luis Estrada Betancourt
Yahily Hernández Porto

CAMAGÜEY.— Sin temor a equivocarse, lo aseguran los no pocos raperos, bailadores de break dance, grafiteros... que han acudido a los llamados que desde Camagüey han convocado al movimiento del hip hop cubano: no existe en el país un festival más sólido, inclusivo, con propuestas artísticas más contundentes que el Trackean2, evento auspiciado por la Asociación Hermanos Saíz (AHS).

Es un criterio que en cada edición va tomando más fuerza, pero que en esta séptima, dedicada al X Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas, se hizo mayoritario entre los defensores del género que llegaron a tierra agramontina en representación de La Habana, Artemisa, Matanzas, Villa Clara, Ciego de Ávila, Guantánamo y Santiago de Cuba. De esta última ciudad proviene Omar Planos Cordoví, quien asegura que lleva un año preparándose «para hacer lo que me gusta: actuar en este festival de altísimo nivel, créeme».

Y, no obstante, a Planos le preocupa que «los medios no le presten aún la atención que merece este género, aunque tienen las puertas abiertas para que estudien, investiguen de qué se trata este movimiento que es un árbol de profundas raíces. Que no nos miren mal. Es rap cubano, comprometido con nuestro tiempo», los invita.

El DJ Omar considera que la responsabilidad de que aún existan prejuicios no solo recae en los medios. «Increíblemente, y a pesar del esfuerzo enorme que hace la AHS por proteger al hip hop (sobre todo en Camagüey), la historia sigue por el mismo camino. Pero los artistas siguen trabajando, aunque no estén los espacios.

«Con esa inestabilidad se ha ido perdiendo el público al que muchas veces irrespetamos cuando suspendemos las actividades. Y no podemos seguir cantando para nosotros mismos porque falte promoción, información, difusión de nuestra música. Siento que hemos retrocedido en cuanto al respaldo institucional. Necesitamos de ese apoyo o estamos perdidos.

«De poco sirve que escribamos temas contemporáneos, que retraten lo que ocurre en el país, si no lo confrontamos con la gente, lo que es vital. Los raperos —muchos de los cuales han evolucionado en su estilo, en la música que emplean; en la rima, los textos, en la dicción— acuden a estos festivales no solo para encontrarse e intercambiar, sino pa-ra medir su trabajo».

Tanto es así que el avileño Michel Puerta Marrero, de Concqencia, descubrió Trackean2 en 2014 y vuelve a repetir. «Nos fuimos de aquí con las pilas cargadas, al punto de que fundamos una peña, que tiene lugar los últimos jueves de cada mes. Ha sido un espacio que ha ayudado a crecer al movimiento en un territorio donde apenas era reconocido.

«Eso por una parte; y por la otra, después del festival nuestra música se ha ido modificando para bien. Compararnos con nuestros colegas nos llevó a buscar nuevos caminos mediante la fusión con reggae, con ritmos cubanos, la utilización de instrumentos... Por ello son tan importantes estas citas, porque te obligan a superarte, te estimulan a ser mejor.

«Y el público lo nota enseguida. Su reacción esta vez fue aun más favorable (lo mismo en el Centro Cultural Recreativo Juventudes, que en el preuniversitario Álvaro Morell), cuando le dimos a conocer algunos de los temas de La verdad se dice en cualquier lado, disco en preparación, al estilo de No se entiende, Espejuelos para Cupido y Vamos a casarnos, que abordan cuestiones sociales y llaman a la conciencia de la gente. Nos hemos sentido muy bien».

También Reinier Morejón Hernández —conocido por todos como el Prosa— se halló todo el tiempo en familia, tal vez porque buena parte de las acciones de Trackeando2 se efectuaron en esa Casa del Joven Creador que él conoce bien (acogió el evento teórico, las llamadas peleas de gallo y las descargas nocturnas con proyecciones de videos y materiales realizados por la Productora Luz Joven, dirigida por Reynaldo Labrada, así como el foro interactivo: ¿Existe realmente el rap cubano?...). Él ha sido de los más constantes en esta cita, «que tanto hace a favor de la unidad del movimiento, a la vez que contribuye a que los raperos de la Isla sepamos hacia dónde nos encaminamos».

Con una carrera de 11 años, el Prosa apenas se ha ausentado de este festival en el que puede conectar con los suyos. Así ha ido abriéndose brecha, consciente de que «en cada actuación hay que dar lo mejor de nuestro arte, ser más y más profesional a la hora de subirse a una tarima». Es lo que merece, enfatiza, el rap nacional «el cual se distingue por la calidad de las composiciones. Es muy respetado en Iberoamérica por su fuerte contenido; por su poesía: la más hermosa que existe».

Si todo lo que afirma este artemiseño es cierto, ¿por qué entonces el rap criollo no acaba de cuajar? «Es que evidentemente algunas instituciones culturales no acaban de tomar en serio el arte que realizamos, a pesar de la calidad demostrada. Otra razón es que nosotros mismos nos hemos ido cerrando las puertas, porque perdimos de vista que en un país como el nuestro se debe hacer rap para bailar, por ejemplo. Es una arista que no tenemos en cuenta», admite el Prosa, quien forma parte del reconocido proyecto Malcolm’s Babies, al tiempo que ha convidado a Perdomo y a la Fina (Yanay Mejías Hernández) para conformar el proyecto P2F, que recién está naciendo y ya graba el CD Transformation.

«P2F es otra historia, diferente a la de Malcolm’s Babies, porque incluye la participación femenina», señala el Prosa, y Trackean2 tampoco se quiso perder ese matiz que le aportan las mujeres al rap hecho en Cuba. Una decisión que mejor no pudo salirle al festival, porque la Fina y la Javá A3vida (Yudit Moreno Álvarez) pusieron la pista supercaliente.

La primera comenzó en este género en el 2001, «cuando el movimiento contaba con pocas mujeres, mas yo me identificaba con lo que cantaban las Krudas, la MC Marjorie..., de modo que decidí sumarme». La segunda, en cambio, va por nueve años de carrera, desde que se inspiró y se convirtió en rapera. «Empecé como público, pero evidentemente la música estaba dentro de mí y no me pude resistir más».

Un álbum como Llegó la Fina o la compilación Respuestas, nominada al Cubadisco 2008, avalan el quehacer artístico de Yanay, también una promotora nata que lleva adelante el proyecto Somos mucho más, con el que recorre el país en busca de nuevos talentos femeninos. «Voy con esfuerzo propio a las comunidades, a los lugares más recónditos, llevo libros para conformar una especie de bibliotecas ambulantes en las casas; organizamos conciertos, hacemos charlas sobre violencia de género, racismo, discriminación en general...».

A favor de la Javá A3vida, en tanto, hablan los fonogramas Capisci y Conectada, «este último, un fonograma más espiritual, de muy adentro, más profundo en sus líricas. Y sí, me llena de orgullo pertenecer a un movimiento que convida a superarnos cada día y donde abunda el amor, porque la verdad es que todos los que cultivamos el hip hop, como cualquier otro arte, lo sentimos, y sentir es amar».

¿Diferencias en la forma de rapear de hombres y mujeres? Estas dos creadoras no se ponen a pensar en ese asunto, aunque la Fina señala que «cuando llegamos al escenario somos el foco de atención; eso es un hecho. Tal vez atraiga la manera de vestirnos, de proyectarnos, nuestras voces...».

La Javá A3vida, por su parte, opina que en ellas «no existe ese sentido de imitarnos unas a las otras, sino que cada una tiene su propio estilo. Nuestro rap explora los más diversos temas, no nos interesa tirarle a los hombres, no, no, no, estudiamos cada palabra que expresaremos ante la comunidad y la sociedad, al tiempo que buscamos que cada presentación sea un espectáculo. No obstante, no hay comparación. Cada ser humano tiene una manera muy personal de expresar su arte, no importa si es hombre o mujer».

Para la Fina ahora mismo lo fundamental es «la unión, ponernos más de acuerdo y organizarnos mejor; abogar porque no falten eventos como este festival Trackean2, donde se nos escucha y se nos toma en serio; donde nos trazamos metas y soñamos el futuro».

«Cierto que un artista triunfa en la misma medida que trabaje sin preocuparle las trabas, en que se esfuerce y entregue su arte con amor y profesionalidad —agrega la Javá A3vida. Sin embargo, ojalá y todas las instituciones de la cultura funcionaran como esta Casa del Joven Creador de Camagüey en relación con el rap, entonces de seguro la historia sería completamente diferente. Camagüey ha sido una ciudad muy especial. Aquí la gente respira, y cuado digo respira, estoy hablando de positividad».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.