Historias de perros y gatos (+Fotos)

Damos a conocer los ganadores del mes de abril en nuestro concurso de fotografía, dedicado en esta ocasión a las mascotas

Autor:

Juventud Rebelde

De perros y gatos se inundó nuestro buzón electrónico en el mes de abril con la edición del concurso La mirada del lector dedicada a las mascotas.

El equipo de fotorreporteros de Juventud Rebelde liderados por Juan Moreno, jefe de este departamento, y los colegas Roberto Ruiz, Raúl Pupo, Roberto Suárez y Calixto. N. Llanes afirman que fue muy difícil escoger a los ganadores de este mes, especialmente por la calidad encontrada en numerosas instantáneas.

Así, los dejamos con los resultados del mes de abril.

Primer lugar

Sergio Enrique Morlán Vega


El autor de la foto ganadora este mes nos contó lo siguiente: «Esta historia es real, mi hijo Sergio Alejandro gusta mucho de los animales y su sueño de siempre es un perrito, así que hace un mes le regalaron uno que estaba un poquito enfermo, pero su deseo de tenerlo y cuidarlo era tanto que eso no fue un impedimento, lo bautizamos con el nombre de Café por su color tan cercano al dulce grano, en fin que parece que por eso también nuestra convivencia duró “lo que un café en la acera del Louvre” y después de casi un mes tuvimos que cederlo a un amigo veterinario que hará que los días de Café sean un poquito más disfrutados por él, pues las secuelas de su enfermedad lo estaban afectando mucho y ponían en riesgo su vida. Para mi hijo fue duro desprenderse de él al igual que para nosotros, disfrutamos cada día sus mejorías pero sabíamos que lo más sabio era dejarlo en manos expertas. Nada que Café dejó su recuerdo como el aroma de una buena colada y si no me creen vean esta foto que atesoro de la complicidad entre mi hijo Sergio Alejandro y su fiel y tierno Café».

Segundo lugar

La ganadora se llama María Eugenia Ventura y es una ocurrente foto de su mascota Dinky.

Tercer Lugar

Dayima León Sanchidrian, quien ocupa la tercera posición este mes, nos hace la historia de su gato.

«Mi mascota se llama Totó, y aunque no lo parezca, sí es un gato, varón, lo que sucede es que hasta este momento de la foto se llamaba Lola. Todo comenzó con un problema de ratones en casa, ya no sabíamos qué hacer y mi mamá siempre evitó los gatos porque desde pequeña fui alérgica a todo. Pero por esta vez el problema de los ratones llevaba medidas desesperadas, en esta cobertura alguien abandonó en el camino frente a mi casa un pequeño gatito amarillo asustado y hambriento. Lo llevamos a la casa, se adaptó de inmediato. Pensamos que era “gata” y le pusimos Lola. Luego no hubo quien lo sacara de casa, era tan pequeñito que a veces se enganchaba de mi blusa como si yo fuese su madre. Por las noches intentamos que durmiera afuera pero se ponía en mi ventana y no dejaba de llorar hasta que lo dejaba entrar, mi cuarto se volvió su refugio y sala de juegos, subía a todos lados y jugaba con cada cosa que se movía, especialmente con los peluches y el cable de la computadora. Después fue creciendo hasta que un día un vecino asombrado le confirma a mi mamá que no era “Lola” sino “Lolo”, ahí fue donde cambió de nombre y entonces le pusimos Totó. Esto no lo afectó para nada, su nombre no era muy importante porque conocía ya muy bien los horarios de comida y no había necesidad de llamarlo. Totó tiene una malformación en la mandíbula inferior, es más corta que la superior, por eso al principio no sabía comer y había que alimentarlo con la mano, en fin se convirtió en un integrante más de la familia, el más pequeño y malcriado por todos, una bolita de pelos que con su tierna mirada aparta cualquier tristeza, enojo y le roba una sonrisa incluso a aquellos que no simpatizan con estas mascotas».

Menciones

José Ricardo Hernández Pizarro


Jessica


La autora de la foto nos contó que «este es Buzz (Bos), en ese momento tenía nueve meses, actualmente tiene 13. Lo rescatamos mi novio y yo de ser arrojado a la basura con un mes de nacido, es un cachorro feliz y le encanta la cámara, siempre está riendo. Por ser mi primer perro es mi consentido, en realidad es el consentido de la casa».

Juan José Acosta


El autor de esta foto nos compartió una historia interesante.

Esta es mi Nelina. La encontramos un día, hace ya algo más de 7 años en mi calle cuando unos muchachos la estaban agrediendo con piedras.

Entonces regañamos a aquellos imberbes intolerantes y la recogimos a ella para protegerla, con la intención de buscarle un refugio o alguien que quisiera adoptarla, pues todavía teníamos la herida abierta de haber perdido a Lilí dos meses atrás, quien nos acompañó durante 10 años y quien fue una amiga incomparablemente dulce y leal.

Al ver que no era posible su ubicación, decidimos adoptarla, bautizándola como Nelina, una mezcla de los nombres Nenela (otra mascota de 1991 a 1996) y Lilí (nombre de muñeca).

Así es que la asumimos como parte de la familia, atendiendo a su salud y complaciendo sus gustos (en alimento y juegos). Fue esterilizada en 2008, pues vivimos, lamentablemente, en un apartamento que no tiene condiciones —ni nosotros— para tener un número mayor de mascotas.

Nelina, es una gata muy singular, le gusta jugar a altas horas de la noche o la madrugada y, a diferencia de otros gatos, no acostumbra a salir de noche, aunque tiene algunos admiradores —que no enamorados— que la visitan algunas veces.

Ella en ocasiones, parece ponerse melancólica, quizás recordando a sus ancestros felinos, pero, es muy alegre. Mi esposa y yo respetamos su espacio y sus costumbres, de manera que todos vivimos en armonía.

Es muy independiente, pero en invierno siempre busca el calor de nosotros para dormir, siempre y cuando no nos movamos de lugar, porque le molestan los cambios.

Cesar Tariche Benítez


El autor de la foto nos contó lo siguiente: « Dolly es la pekinés más linda de todo Santo Suarez, fue un regalo echo por mí a mi novia, no disculpen, a mi vida que es esa mujer hermosa que es su dueña, es la cosita más rica y cariñosa que hay y se ha convertido en la niña de la casa por sus locuras, ocurrencias e inteligencia».

Gennaro Attanasio


Tequila es el nombre del gato de Gennaro, quien afirma es de raza «Bosque de Noruega».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.