Un hombre de probada fidelidad y valentía

Presentan en el el Memorial José Martí el libro Alfredo Alvarez Mola: Un Pequeño Gigante

Autor:

Luis Hernández Serrano

Alfredo Alvarez Mola: Un Pequeño Gigante, libro sobre ese combatiente revolucionario, de los autores Alfonso Zequeira Motolongo y Alberto Alvariño Atiénzar y con revelador prólogo del Comandante en Jefe Fidel Castro, se presentó en la tarde de este miércoles en el Memorial José Martí, en la Plaza de la Revolución.

En el prólogo, Fidel destaca que Alvarez Mola era un hombre de probada fidelidad y valentía, fue uno de los fundadores del movimiento clandestino en Camagüey, reconocido líder sindical en el sector bancario y destacado en la organización y el abastecimiento con equipos y medios materiales para las fuerzas rebeldes en la Sierra Maestra.

El texto fue presentado por el coronel de la reserva René Vallina Mendoza, combatiente de la clandestinidad y del Ejército Rebelde, quien se refirió a las páginas más hermosas y leyó fragmentos reveladores.

Alvariño argumentó que la investigación inicial sobre Alvarez Mola la hizo Alfonso Zequeira, quien en fase terminal de una dura enfermedad, le pidió continuarlo. Entonces siguió las indagaciones, acudió a nuevos testimonios y concluyó la redacción.

«Tuve un doble compromiso —afirmó—: el contraído con Zequeira, y el ser Alfredito un distinguido combatiente a quien contacté durante una etapa de lucha. Lo conocí a inicios de 1957, cuando con 12 años yo era aprendiz en la imprenta Lavernia, reparto Vigía, Camagüey. Como colaborador de una célula del Movimiento, le llevaba mensajes (…) al banco donde él trabajaba, enviados por Antonio «Tony» Ginestá Almira. En ocasiones era un arma ligera lo mandado por Tony, quien en los años 30 fue de la organización guiterista Joven Cuba, en Santiago».

El libro, conformado con el testimonio de una veintena de compañeros revolucionarios vinculados al protagonismo histórico del joven a quien se dedica, tiene más de 200 páginas, nueve capítulos, un testimonio gráfico de 32 facsímiles y 28 fotos, un epílogo, una cronología biográfica y algo inédito e inseparable que le suma valor: el Diario de Alfredo —desde el 20 de agosto hasta el 6 de septiembre de 1958— como práctico de la Columna de Camilo. El diario fue hallado luego de una afanosa búsqueda entre miles de documentos del Ejército Rebelde, en la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado.

Ramón Paz de la Paz cuenta en el libro que Mola le dijo en varias ocasiones que «Fidel era el hombre que el destino o la vida había iluminado para salvar a Cuba y al mundo de tanta canallada y abusos con los pueblos».

Debido a su estado físico deplorable, Camilo le ordenó a él y a su compañero Mario Herrera Toscano quedarse en las márgenes del río San Pedro para que se recuperara y se reintegrara después a la lucha.

El combatiente se separó de las tropas el 18 de septiembre y finalmente fue herido y asesinado el 5 de noviembre de 1958, en la finca San Miguel de Najasa por las tropas al mando del primer teniente del Ejército batistiano Lázaro Castellón Martínez, juzgado y condenado el 2 de febrero de 1959 a la pena de muerte por fusilamiento.

El primero de mayo de 1959 Camilo expresó en Camagüey: «(…) si algo no se había dicho en público, yo lo quiero decir hoy para que todos (…) estén cada día más orgullosos de este hombre (…): Gracias a él, la Columna Antonio Maceo logró llegar hasta el río San Pedro».

Los restos de Alvarez Mola fueron velados el 7 de enero de 1959 en la casa de Capdevila número 54, del reparto La Vigía, donde residían los padres de su esposa Eneida Gregory Galera, y más tarde trasladados al cementerio.

Durante la presentación del texto el locutor Luis Ángel Alarcón Santana leyó el poema Mi plegaria,  de Alfredito; y el colega César Arredondo dio lectura a la carta del joven revolucionario a su amigo Orlando «Ronco» González Docampo, considerada su testamento político.

El director de la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado, Eugenio Suárez, habló sobre la importancia de que la juventud conozca la historia de este joven, mientras el general de brigada de la reserva William Gálvez elogió al héroe y a su compañero Mario Herrero Toscano.

A la presentación asistieron, entre otros compañeros, Rolando Alfonso Borges, jefe de Departamento del Comité Central del Partido, el comandante del Ejército Rebelde Julio Camacho Aguilera, y otros destacados dirigentes y combatientes revolucionarios invitados.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.