Lo mejor del cine brasileño

La Cinemateca de Cuba propone un recorrido por la cinematografía del gigante sudamericano. La primera parte de este ciclo, que ofrecerá 21 filmes, se podrá apreciar en el cine 23 y 12, desde el próximo 2 de junio

Autor:

Jaisy Izquierdo

Un recorrido por la cinematografía del gigante sudamericano, que incluye cintas desde 1930 hasta 2010, y las cimeras del Cinema Novo, se aunan en el Panorama del cine brasileño que propone la Cinemateca de Cuba.

La primera parte de este ciclo, que ofrecerá 21 filmes, se podrá apreciar en el cine 23 y 12, desde el próximo 2 de junio.

Un viaje a los inicios del séptimo arte en esta región será la cinta silente Límite, de Mario Peixoto, filmada en 1931; una obra experimental reconocida entre los cinco mejores filmes brasileños.

Precisamente a la semilla prefiere mirar el destacado documentalista Aurélio Michiles, de quien se podrán apreciar tres obras: Todo por amor al cine, que nos remite a la propia historia de recuperación y conservación del cine en Brasil; ¡Que viva Glauber!, sobre la vida y la obra del gran director Glauber Rocha; y El cineasta de la selva, un premiado filme que cuenta la historia de Silvino Santos (1886-1970), pionero que trajo a las pantallas las primeras imágenes del Amazonas en los inicios del siglo XX. En materia documental también se podrá apreciar Edificio Máster, del realizador Eduardo Coutinho.

Junto a La ostra y el viento (Walter Lima), escogida para la inauguración oficial, se suman otras cintas multipremiadas en los circuitos de festivales. Tal es el caso de Orfeo negro (Marcel Camus, 1959), que mereció el Oscar al mejor filme extranjero y la Palma de Oro en el festival de Cannes.

Para entender ese movimiento de vanguardia que fue el del Nuevo Cine Latinoamericano, encontraremos piezas trascendentales como El pagador de promesas, de Anselmo Duarte, ganador de la Palma de Oro en el Festival de Cannes en 1962 y Vidas secas, de Nelson Pereira dos Santos, viva expresión de la vocación social del Cinema Novo brasileño. Otro gran nombre de cineasta, el de Glauber Rocha, convida a través de sus clásicos Tierra en trance y Antonio das mortes.

Más cercanas en el tiempo y en la memoria popular, los cinéfilos podrán reencontrar a Doña Flor y sus dos maridos (Bruno Barreto), con el divertido trío de Sonia Braga, José Wilker y Mauro Mendonça seguidos de la música de Chico Buarque; así como a la taquillera saga Tropa de élite (José Padilha), plena de adrenalina con el capitán Nacimiento encarnado por Wagner Moura en las violentas favelas plagadas por narcotraficantes.

Otras cintas como Yo sé que te voy a amar (Arnaldo Jabor), Macunaima (Joaquim Pedro de Andrade), Pixote (Héctor Babenco), La ópera del malandro (Ruy Guerra), El año que mis padres salieron de vacaciones (Cao Hamburger), La casa de Alice (Chico Teixeira), y Estómago (Marcos Jorge); serán parte de esta cita donde el séptimo arte nos provoca a partir del mejor cine brasileño de todos los tiempos.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.