Presentan libro sobre Alfredo Álvarez Mola

Se contaron detalles de la actividad revolucionaria de este héroe, cuya labor fue vital para el paso por Camagüey de las fuerzas rebeldes, en especial la columna Antonio Maceo, dirigida por Camilo Cienfuegos

Autor:

Luis Raúl Vázquez Muñoz

CIEGO DE ÁVILA.— El libro Alfredo Álvarez Mola: un pequeño gigante, con un prólogo del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, fue presentado en el teatro de la sede Manuel Ascunce Domenech, de la Universidad de Ciego de Ávila Máximo Gómez Báez, ante una amplia representación de pioneros, miembros de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana y de las FAR y el Minint.

De la autoría de los investigadores Alfonso Zequeira Motolongo y Alberto Alvariño Atiénzar, el volumen, editado por la Casa Editora Abril, relata en sus más de 200 páginas detalles de la vida de Alfredo Álvarez Mola, destacado líder sindical bancario y uno de los dirigentes del Movimiento 26 de Julio en la provincia de Camagüey.

A decir del Comandante en Jefe, Alfredito —como lo llamaban sus compañeros más cercanos— se destacó por su valor, entrega a las tareas más difíciles y por sus firmes posiciones ideológicas frente a posturas claudicantes y poco consecuentes de distintas figuras de la dirección del movimiento insurreccional en el entonces territorio agramontino.

Alberto Alvariño, vicejefe del Departamento Ideológico del Comité Central del Partido, contó vivencias de la investigación, que permitió localizar el diario perdido del joven revolucionario.

También ponderó la labor de Álvarez Mola al guiar a la columna Antonio Maceo, dirigida por el comandante Camilo Cienfuegos, hasta el río San Pedro, en Camagüey, y su posterior retiro de la fuerza rebelde por órdenes del Señor de la Vanguardia para que se recuperara de dolencias físicas y luego se incorporara a la lucha.

Alfredo Álvarez Mola murió asesinado en la finca donde se recuperaba, víctima de una delación que condujo a fuerzas del ejército al lugar, donde lo sorprendieron e hirieron mientras trataba de escapar, para luego rematarlo y ocultar su cuerpo, rescatado al triunfo de la Revolución. Una escuela primaria en Ciego de Ávila lleva su nombre y sus alumnos estuvieron en la presentación del libro.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.