Vuelo mayor

Creado en 2006 por la coreógrafa, bailarina y directora Lizt Alfonso, el espectáculo Alas tendrá su primera prueba internacional en el teatro Macedonio Alcalá, gracias a la Fundación Alfredo Harp Helú

Autor:

José Luis Estrada Betancourt

De la década del 2000 ya había transcurrido un lustro cuando el entonces Ballet Lizt Alfonso (hoy Lizt Alfonso Dance Cuba) comenzó a sentir momentos de agobio. «Sinceramente estábamos viviendo una etapa muy difícil y decidí transformar esas amargas experiencias en un espectáculo: Alas», confesó a Juventud Rebelde su creadora, quien prestó su nombre a la compañía que fundó en 1991.

Lo más curioso es que justamente ese montaje, estrenado en 2006, atrapó de inmediato a los cubanos. Una capacidad que Lizt Alfonso confía que no haya perdido. Lo comprobará en estos días cuando Alas se presente en el teatro Macedonio Alcalá, en la ciudad de Oaxaca de Juárez, capital del estado mexicano de Oaxaca, el 24 y el 26 de septiembre, mediante una invitación cursada por la Fundación Alfredo Harp Helú.

«Para nosotros es un placer inmenso poder empezar a volar con estas Alas por el mundo. Estamos supercontentos de compartir las coreografías, la música, que es preciosa, el fabuloso diseño de escenografía y de vestuario del maestro Ricardo Reymena, el profesionalismo de la compañía... con los amigos mexicanos. Mas ese solo será el instante en que este espectáculo, que sigue conservando su encanto, remontará definitivamente vuelo».

Para la también Embajadora de Buena Voluntad de la Unicef resulta una dicha inmensa que esta obra, que para su reposición incorporó la pieza Elogio de la danza, del maestro Leo Brouwer, tenga su debut internacional en tierra azteca. «Ya hemos actuado para ese hermano pueblo en varias ocasiones y siempre la aceptación del público ha sido maravillosa.

«Bueno, la verdad es que, afortunadamente para nosotros, en todos los países en los que nos hemos presentado ocurre de la misma manera. Y no esperamos menos ahora: que la gente se identifique con lo que hacemos, con el estilo fusión que distingue a la compañía, y que se deje llevar por esta propuesta artística que nació del corazón».

Interrogada por JR que le solicitó más detalles sobre esta coreografía cuando nació en la primera década del siglo XXI, la Alfonso explicó que en los dos primeros cuadros «nos propusimos presentarnos como compañía: lo que somos y hasta dónde podemos llegar en el universo de la fusión y dentro del arte en Cuba. Nuestro interés, del tercer número en adelante, era hacer evidente que estábamos inquietos, agobiados, que necesitábamos evolucionar con urgencia, seguir adelante, para que nuestros jóvenes y nuestros niños no tuvieran que ir a ningún otro lugar del planeta para realizar sus sueños. Queríamos entonces, y ahora más, que los materializaran aquí.

«No olvido que yo les pedía a mis muchachas: “Traspolen el espacio total, lo que sucede en el país, a la compañía. Piensen, sobre todo, cómo todos unidos podemos llevar adelante nuestro proyecto mayor. Así, a partir de esas ideas se concibió la primera parte del espectáculo. En la segunda, sin embargo, decidimos burlarnos justo de eso, y apelamos al choteo que nos caracteriza y nos hace tan peculiares a la vista del mundo.

«Es cuando ves en escena a un primer bailarín que no admite la participación de los demás y que constantemente desea llevar la voz cantante, decir qué es lo que cada cual debe hacer; cómo, cuándo y por qué lo tiene que hacer, hasta que su colectivo se revela y lo arrastra. Lo obliga a comprender que todos, sin excepción, queremos estar, queremos ser, queremos perpetuar».

La danza de la experiencia

La sala García Lorca, del Gran Teatro de La Habana, se mantuvo llena durante la presentación de Alas, tres fines de semana de marzo del año 2006. La entonces primera bailarina Yadira Hernández lo recuerda como si fuera ahora mismo. «Desde el inicio, el espectáculo cautivó. Imagino que no únicamente porque conseguía emocionar a la gente con esa primera parte tan dramática, sino también porque luego se divertía de lo lindo», dice la actual regisseur del reconocido colectivo danzario, quien antes había evidenciado sus dotes protagonizando aplaudidas puestas en escena al estilo de Elementos y de Sinceramente F.G.L., que se dedicó a Federico García Lorca.

«Sin embargo, Alas, señala Yadira, era una propuesta diferente. De hecho, a mí me impactó de inmediato. Por una parte estaba la música que es encantadora, fascinante, compuesta por Denis Peralta, Yuniel Rascón, Damián Nueva, Yordanis O’Reilly, Juan Pablo Solás y por la mismísima maestra; y luego el vencer el reto de poder interpretar la trilogía: esas tres exigentes coreografías sin siquiera tomarme un respiro.

«Sin dudas fue muy importante para mí demostrar que era capaz de lograrlo, que podía poner en práctica los conocimientos y los consejos que me había transmitido la maestra Lizt», afirma Hernández, quien tiene a su cargo el montaje de esta versión de Alas.

«Te aseguro que ha sido un gusto enorme hacerle llegar a las más nuevas generaciones mis experiencias. Me encanta este trabajo que, además, no ha sido complejo, pues estas muchachas son superiores desde el punto de vista técnico en comparación con cuando nosotras lo bailamos. Claro, ahora se trata de llevar Alas a un escaño más alto, tanto por el virtuosismo que las bailarinas puedan desplegar en la escena, como por el elevado nivel interpretativo que le entreguen a cada uno de los personajes.

«Este es un espectáculo que se pensó para que la primera bailarina se destaque de principio a fin, pero que no minimiza, en lo absoluto, el papel del cuerpo de baile, que es una de las cartas de triunfo de la compañía. El auditorio enseguida se percata cuando lo puede apreciar en toda su magnitud en números como Alas para el feeling y Alas para el compás», concluye Yadira.

Para existir, para perpetuar

Elementos, Fuerza y compás y Alas, por solo citar algunos ejemplos, pueden dar fe de la inmensidad de Tamy González cuando se adueña de las tablas. De mucho le han servido estos 12 años que lleva ya en la compañía, a la cual se aproximó cuando contaba con una década de existencia, por medio de los talleres vocacionales, en la época en que la joven agrupación todavía formaba parte de la Sociedad Concepción Arenal.

En la actualidad regisseur del Ballet Juvenil, esta primera bailarina enfrentará en la presente gira por México varios desafíos: primero asumir el rol principal de Alas en Oaxaca, y después deslumbrar con el espectáculo ¡Bailando! en Tijuana (las actuaciones serán los días 29 y 30 de septiembre, en el Centro Cultural CECUT) y más tarde en Mexicali (Teatro del Estado, 2 de octubre).

«No es sencillo para una bailarina hacer el protagónico de Alas. Es un papel muy rico, lleno de matices, pero sumamente difícil en lo interpretativo. Las coreografías se diferencian mucho entre sí, de modo que siempre me veo obligada a sacar el extra», reconoce Tamy.

Lo mismo considera Sandra Reyes López, quien también atrapa las miradas cuando impone su enorme gracia, elegancia y fuerza técnica en esta obra dirigida musicalmente por Ernesto Hermida, y que destaca asimismo por el diseño de luces de Juan Carlos Coello, y de sonido de Armando G. Sin.

Cuenta Sandra Reyes que su estreno como solista de Alas tuvo lugar «el año pasado, en octubre, durante la graduación de la segunda Unidad Docente. Después me volví a dar gusto en la reciente temporada que acogió en la capital el teatro Martí. Pero ello no significa, dice, que me sienta confiada.

«Estamos hablando de un espectáculo que requiere mucha resistencia, que pide que una sea la mejor actriz posible, y que además exige que domines las técnicas de fusión, danza, ballet... Si no tienes una óptima preparación física lo más seguro es que no puedas llegar al final, pero con todo me siento muy feliz. Agradezco esta oportunidad de poder bailar ante el público de Oaxaca. Estoy convencida de que, al igual que ha sucedido siempre con nuestra gente, también quedará fascinado, y que Alas existirá, se perpetuará en el futuro».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.