Miembros de honor para una brigada cumpleañera

Legendarios maestros de siempre ingresaron a las filas del movimiento juvenil

Autor:

Susana Gómes Bugallo

Tan solo con el concierto de la agrupación coral Sin Palabras hubiera sido suficiente para ilustrar cuánto puede mover la pedagogía del arte. La pasión y la sensibilidad con la que la joven instructora Ana Lourdes Herrera unió a las muchachas y muchachos de Cárdenas en una perfecta armonía, es prueba del sentimiento que han vertido en las escuelas del país los integrantes de la Brigada José Martí de esta especialidad.

Como la tradición siempre viene de paradigmas que inspiraron, entre las actividades por su onceno cumpleaños, este ejército de la cultura y el humanismo entregó a siete maestras y maestros de siempre la Distinción de Miembro de Honor de este grupo, que ya cuenta con 17 000 jóvenes en sus filas.

Se les reconoce así por el sentido del compromiso que han sembrado en las nuevas generaciones estos profesores del arte y la educación, expresó Indira Fajardo, presidenta de la Brigada de Instructores de Arte José Martí.

Quizá con sus casi 97 años el profesor Alfredo Diez Nieto, activo maestro de varias generaciones de artistas y director de la primera escuela de instructores de arte de la Revolución, es el ejemplo perfecto para ilustrar que el bien no se cansa de multiplicarse.

Junto a él, otros representantes de la entrega constante fueron integrados como miembros de Honor a la Brigada: Nitza Sotolongo Stock, maestra de profesionales de la danza; Mario Pérez Márquez, director de la escuela de instructores de arte Eduardo García Delgado durante 13 años; Digna Guerra Ramírez, directora del Coro Nacional de Cuba; Eloy Mateo Hernández Sánchez, instructor de teatro de Villa Clara; Celia Rosa Hernández González, maestra de profesionales del teatro, y María del Carmen Rumbaut Lindenmeyer, formadora de talentos de las Artes Plásticas.

En nombre de los nuevos miembros de este movimiento juvenil de la cultura, Rumbaut describió la riqueza de la fusión entre la experiencia de los maestros y la audacia de las nuevas generaciones. Este sentimiento, confesó, anima a estar cerca de los instructores.

Acompañaron a la Brigada en este momento especial Yuniasky Crespo Baquero, primera secretaria del Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas; Ena Elsa Velázquez Cobiella, ministra de Educación, y Kenelma Carvajal Pérez, viceministra de Cultura.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.