De teatro se viste La Habana

La 16 edición del principal festival que acoge la capital y honra parte de lo más sobresaliente de las tablas que se ha visto en Cuba y el mundo, se desarrollará del 22 al 31 de octubre y estará dedicado a la dirección escénica

Autor:

Lourdes M. Benítez Cereijo

De teatro se viste La Habana. Se engalana la ciudad como escenario abierto para admirar estilos, tendencias y propuestas que dan fe de la realización escénica contemporánea, del patio y foránea.

La edición 16 del Festival de Teatro de La Habana (FTH) se desarrollará del 22 al 31 de octubre y estará dedicada al arte de la dirección escénica, a la figura de Peter Brook en su aniversario 90; y a los 30 años de la tropa del Buendía, liderada por Flora Lauten, premio nacional de Teatro.

Desde su creación en 1980, la importante cita no competitiva se ha erigido como plaza imprescindible para conocer y reconocer el teatro como proceso emancipador, vivo y generador de pensamiento. Una vez más, el espectador tendrá la oportunidad de confrontar esa certeza a través de los 81 espectáculos que han preparado las 74 agrupaciones que intervendrán en el evento.

Según la información ofrecida por los organizadores, hasta el momento están confirmados 22 países participantes, 19 de ellos con muestra artística (Brasil, Chile, España, Estados Unidos, Francia, Principado de Mónaco, Reino Unido y Rusia, entre otros) y tres en calidad de invitados internacionales.

La gala de apertura será el día 22 en la sala Covarrubias del Teatro Nacional de Cuba, a las ocho de la noche. Entonces volverá a la escena el recordado y multipremiado espectáculo Charenton, a cargo de Teatro Buendía.

Antes de que se pueda apreciar la transgresora puesta, criolla lectura del original de Peter Weiss, que montara Flora Lauten con dramaturgia de la profesora Raquel Carrió, ocurrirá uno de los momentos más especiales de la jornada, pues se proyectará un mensaje que el homenajeado director británico de teatro mandó especialmente para el festival y para Cuba. Por cierto, Charenton se inspira en la pieza Marat/Sade, a partir de la cual el mismísimo Peter Brook rodó una importante adaptación cinematográfica en 1967.

Algunas rutas escénicas

Carlos Celdrán, quien conduce los pasos de Argos Teatro y ahora dirige artísticamente el evento, devela en sus palabras de bienvenida algunas de las rutas y retos de este nuevo capítulo, cuando afirma: «(…) Aspiramos a una edición del Festival que observe el presente, la actualidad. ¿Qué es teatro hoy? ¿Qué es ser director ahora mismo? ¿Cuánto ha variado ese concepto, ese rol decisivo? ¿Qué permanece? ¿Qué ha caducado? El teatro cambia, parece no ser el mismo. La realidad tampoco es la misma: la velocidad, la ubicuidad, la movilidad definen paisajes que disuelven lo que teníamos por real y crean el espacio donde estrategias y lenguajes teatrales diversos luchan por nuevos relatos, mínimas verdades, otros públicos».

Los espacios para ir en busca de esas respuestas no faltarán. Ya están listas 45 instalaciones culturales y suman 15 las plazas, parques, escuelas y hospitales donde latirá el teatro, en un festival que llegará también a las provincias de Pinar del Río, Artemisa, Mayabeque, Matanzas, Cienfuegos y Villa Clara.

En referencia al tema seleccionado para esta edición, el responsable de aplaudidos montajes como Roberto Zucco, Vida y Muerte de Pier Paolo Pasolini, Stockman, un enemigo del pueblo, Aire frío, Fíchenla si pueden y la muy reciente Mecánica, afirmó que le parece muy afortunado reflexionar en torno a la importancia de la figura de quien lleva adelante el montaje como guía o líder de las poéticas teatrales. Asimismo Celdrán apuntó que, en su opinión, el punto más crítico de nuestro teatro está en saber lo que nos falta en la dirección escénica en Cuba.

Como dato sobresaliente anunció la presencia de Simon Brook, hijo de quien está detrás de significativas piezas teatrales, películas, óperas.., quien viene con el largometraje Tell me lies (Miénteme), filmado por su padre en los años 60 y que se proyectará el viernes 23, en el cine Chaplin, a las diez de la mañana.

Por su parte, Noel Bonilla Chongo, comisionado artístico del evento, precisó que si bien el cierre del festival está previsto para el sábado 31, las obras permanecerán en cartelera hasta el domingo 1ro. de noviembre.

La clausura estará a cargo del Ballet de Montecarlo y su estreno de la pieza Cenicienta, con coreografía de Jean-Christophe Maillot, quien reflexiona «sobre el valor de la memoria en el reordenamiento del presente y del futuro».

Para no perderse

Si de recomendaciones se trata, no puede usted perderse, estimado lector, el work in progress que propone Carlos Díaz con Harry Potter: se acabó la magia. El texto de la joven dramaturga Agnieska Hernández sirvió para que seis jóvenes actores desarrollaran, no hace mucho, su ejercicio de graduación junto al más cercano en el tiempo Premio Nacional de Teatro y el reconocido actor Fernando Hechevarría.

Del panorama internacional podremos asomarnos al quehacer de la agrupación germana Teatro Konstanz, que pretende sorprendernos con Ayer dejé de matarme gracias a ti, Heiner Müller, basado en un texto de Rogelio Orizondo que convoca a tres actores alemanes y a una actriz del patio, cada uno hablando su idioma.

Mientras tanto, míticas canciones serán el plato fuerte de Broadway Rox, de Nederlander Worldwide Entertaiment (Estados Unidos), un excepcional concierto que incluye temas de los afamados musicales El fantasma de la ópera, Rent, Jersey Boys, Wicked, Jesus Christ Superstar y Hair, entre otras.

También de Estados Unidos actuará en La Habana, Mary Ellen Childs Company, quien deleitará al público de la Isla con Crash, drumming in motion, una obra en tiempo de concierto que expresa el concepto de música en movimiento.

Bien avalada por los espectadores y la crítica nos llega Glory Box La Revolución, asumida por Finucane & Smith, de Australia. El Copa Room del Hotel Riviera será el espacio para que esta agrupación nos muestre lo vibrante y exótico de la estética del cabaré.

Glory Box La Revolución ha recorrido el mundo de la mano de algunas de los más singulares y poderosos performers de Australia, se afirma en el programa del festival. Ahora celebra su oncena temporada y continúa siendo «una perfecta mezcla de libertinaje, actos circenses, comedia, danza, música y franca desnudez, un show electrizante, con una gran carga erótica, en el que se mezclan cabaré, circo, burlesque y arte performático».

La danza hecha en la Isla no podía perderse tan significativo encuentro. Por eso junto al Ballet de Montecarlo y su Cenicienta, se presentarán compañías como Danza Teatro Retazos que nos avisa que el título de la obra en esta ocasión es Posible Imposible. Se trata de una coproducción entre la compañía Memory Wax, de Suecia, y el cojunto que dirige la maestra Isabel Bustos. Posible Imposible recibió el Premio Villanueva en el 2014, en la modalidad de espectáculos para adultos.

Ahora bien, si usted se halla entre los que no consiguió tomarse un Café CCPC (The Cuban Coffee by Portazo´s Cooperative), del ya consolidado grupo matancero El Portazo, proyecto que representa a la Asociación Hermanos Saíz (AHS), ahora tiene una nueva oportunidad que no debería pasar por alto. Este ready-made teatral realiza una singular investigación económica, que propone la armonía de los productos artísticos en ambientes de consumo.

Si existe una verdad es que el Festival de Teatro de La Habana tiene para todos los gustos y edades. Tanto es así que los niños podrán acceder a una amplia programación que incluye, entre otros aplaudidos títulos: Cuento de amor en un barrio barroco, de Teatro de las Estaciones; Gris, de Teatro Tuyo; y La muchachita del mar, Teatro de Títeres Retablo.

A las excelentes propuestas escénicas se añaden diversas exposiciones al estilo de Buendía en el tiempo, una muestra fotográfica de Xavier Carvajal, que presenta momentos importantes de la historia del conjunto; Making off: carteles de un Festival, una selección de obras que se presentaron en esta edición 16; y Parecen carteles, donde diseñadores del patio rinden tributo al notable dramaturgo Abelardo Estorino por sus 90 años y desarrollan sus producciones sobre obras del relevante Premio Nacional de Teatro y de Literatura.

Otro momento distintivo será el evento teórico. Ciclos de conferencias magistrales, paneles, talleres, seminarios y proyectos editoriales provocarán que las jornadas sean todavía mucho más intensas.

Para este Festival de Teatro de La Habana se recibieron solicitudes de cientos de espectáculos de diferentes latitudes del mundo. La selección resultó de alto calibre, por tal razones no nos extrañemos si vemos que las propuestas de esta edición 16 ponen a correr a más de uno, en el intento por verlo todo. De seguro valdrán la pena los apuros.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.