¡Pana, qué bien baila usted!

Aunque alejado de la mirada del mercado internacional, lo más actual del pentagrama insular suena en tierras bolivarianas gracias a las academias de baile y al trabajo mancomunado del Fondo del Alba Cultural con el sector empresarial cubano y venezolano

Autor:

Yelanys Hernández Fusté

Venezuela.— Aún con los ecos de aquella música de los años 50, el bailador casinero de la nación sudamericana marca sus pasillos con lo más popular en este momento en la Mayor de las Antillas. La escena le tomaría por sorpresa a cualquier cubano. Descubriría, al apreciarlo, que en tierras bolivarianas la música cubana reconquista los escenarios tras un esfuerzo de la Agencia Presencia, del Fondo del Alba Cultural, y del sector empresarial cubano y venezolano.

La iniciativa ha prendido de tal forma en el público que en 2015 ha recibido un sinnúmero de agrupaciones en distintas ciudades del país y es allí donde puede apreciarse un fenómeno que no debe pasar inadvertido ni para los estudiosos ni los para medios de comunicación: en Venezuela se baila timba y son cubanos con un sentido exacto del ritmo y sus habitantes ponen similar pasión que los receptores naturales de esa sonoridad.

Todo se debe a un amplio movimiento de academias de baile que promueven desde la enseñanza el fervor por la música popular cubana, y sus integrantes incluso son capaces de identificar, no solo, a las agrupaciones más visibles sino a otras con un trabajo ya en ascenso.

Tras un amplio recorrido por la nación bolivariana. JR corroboró los ecos de una noticia ya comentada en redes sociales como Facebook. Allí los bailadores dejan sus impresiones sobre el impacto que tiene en las asiduas presentaciones de grupos de la talla de Havana D’ Primera, Elito Revé y su Charangón, Maykel Blanco y su Salsa mayor, El Niño y la Verdad y muchos otros.

Ciudades como Maracay (estado de Aragua), Puerto Cabello (Carabobo) y la metropolitana Caracas no escaparon a la pesquisa hecha por este diario para entender cómo, aun alejado de la mirada del mercado internacional, lo más actual del pentagrama insular suena en tierras bolivarianas.

Desde el escenario

Mientras un Dj reproducía en el salón principal del caraqueño Hotel Anauco el sencillo Me están llamando, de Pupy y Los que son son, un considerable grupo de bailadores coreaba con aprobación el tema perteneciente al disco Sin límites (Egrem 2014) de la orquesta de marras.

En tono de curiosidad, y también porque reconoció como cubanos a un pequeño segmento dentro del Anauco, se acercó un venezolano de poco más de 40 años, para indagar sobre Los que son son. «Suenan duro, ¿verdad? ¿Se escuchan mucho por la Isla?», preguntó con ademán de quien desea saber si es un melómano medianamente actualizado. Todos asentimos y rápidamente nos ilustró con sus conocimientos de la música popular bailable procedente de la nación antillana.

Es que desde hace un año existe una presencia mucho más fuerte de los artistas cubanos allí. Para Alex Rico, conocido en los centros nocturnos de Caracas como Dj Ifé, el panorama ha cambiado para el bailador de casino en su país. «Antes nos costaba a los Dj conseguir la música que sonaba en Cuba. Pero ahora los grupos vienen a Venezuela, nos quedamos con sus contactos, nos traen sus discos y todo fluye», aseguró Rico.

Con tres años en el oficio y ex alumno de academias de baile, Alex señaló que no se ha podido despegar de este mundo de la música cubana. «Sucede que nos atrae su ritmo. He tenido la oportunidad de ir al festival Baila en Cuba, en La Habana. Para nosotros es obligatorio cada año. Nos vamos entre 300 y 400 personas para allá. Disfrutamos de las orquestas, los talleres..., y aprovechamos el viaje para traernos lo más actualizado, compartir con los Dj cubanos y estudiar las raíces de la sonoridad de ustedes, porque no queremos solo repetir los pasos del casino, sino saber qué significan».

Dj Ifé siente que en los últimos 12 meses ha sido gratificado. Le tocó diseñar las antesalas de las presentaciones de orquestas como Bamboleo y NG La Banda. Su trabajo consistió en ambientar  cada segmento de espera a las actuaciones en vivo de esas agrupaciones. También Alex Rico anima las denominadas «fiestas»; según comentó, en Caracas ya existen espacios netamente para esta sonoridad y los bailarines gustan de practicar lo que aprenden en las alrededor de 700 academias que funcionan en la ciudad metropolitana.

«Las fiestas de timba son por días de la semana: los miércoles en City Day, los jueves en Chapis y los domingos en el Hotel Anauco. Aguardamos los viernes y sábados por alguna que otra sorpresa procedente de Cuba», destacó Rico, quien quiso dejar claro que nuestra música siempre ha tenido impacto en su país: «Ahora es como un boom, pues se disfruta con sus protagonistas en vivo que es diferente. Mucho mejor».

El cantante Emilio Frías, líder de la orquesta La Verdad, quedó visiblemente sorprendido cuando con el primer acorde del tema Llévame papá, dado por el pianista Wilfredo Naranjo jr., fuera identificado por el público. La pieza, que formará parte del segundo disco de la novel agrupación y se comenzará a grabar en diciembre venidero, no pasó inadvertida para el auditorio.

Es que como resaltó Frías —más conocido en la escena como el Niño— está sucediendo «algo muy lindo con la música cubana aquí. Es la segunda vez que vengo a Venezuela con La Verdad y la cuarta en lo personal —visité este país cuando formaba parte de la Revé—, por lo que estoy supercontento».

Ese mismo efecto tuvo en 1ra. Clase y su director, Noro Valladares, el contacto con sus seguidores del país sudamericano. A Noro incluso le solicitaron sencillos que popularizó en su paso por Los que son son como No te dejé por mala y ya conocían números de Sin escala, el álbum debut de su novel orquesta, que saldrá con el sello Unicornio de Producciones Abdala y cuyo concierto de estreno tendrá lugar este 19 de diciembre en el habanero teatro Lázaro Peña.

Tanto la agrupación de Valladares como la de Emilio Frías tuvieron un choque de trenes entre el 13 y el 15 de noviembre pasado cuando emprendieron juntos una trilogía de presentaciones en escenarios de Maracay, Puerto Cabello y Caracas.

Busca tu pareja y tira un pasillo

Hay una marcada influencia del sabor cubano en el modo de bailar casino en Venezuela. Solamente en Puerto Cabello existen siete academias para aprender a mover el cuerpo al compás del son y reúnen entre 200 y 250 alumnos. Sus profesores buscan una coherencia en la manera de enseñar a sus discípulos y ya han llegado a crear una especie de movimiento que identifica a la ciudad como una de las más importantes en este particular.

Andrés Guzmán, director de la escuela Salsa, sabor y rumba latina, manifestó que «en Puerto Cabello todos estamos trabajando de conjunto por el bien del baile de casino en Venezuela».

Ya se vislumbran muchos avances, explicó Oscar Puertas, director de la academia Descendencia latina, quien indicó que ya se ponen las escuelas de acuerdo para unificar criterios con el propósito de enseñar a bailar casino. «Es bueno señalar que los organizadores de la iniciativa de promover los conciertos en vivo de las orquestas cubanas en nuestra ciudad quieren que nosotros nos veamos involucrados», estimó.

Una prueba, sin dudas, para los bailadores de las escuelas es la presentación en directo de los grupos de la Isla. David Roble, quien encabeza el claustro de instructores de Rumba habanera, es de los que percibe esa gran diferencia entre las clases en el aula y los conciertos. «A los estudiantes los llena de más emoción y se le mete la música cubana mucho más por las venas», expresó.

¿Qué impacto tiene el son cubano actual en los venezolanos a los que enseñas?, es una interrogante que estos maestros de baile quieren contestar al unísono. Para Yérika Torrens lo que sucede es increíble. Habló de aquel alumno de 17 años, el menor de su academia, al que vio impresionado porque finalmente pudo bailar en vivo con La Verdad y 1ra. Clase. «Es impresionante que tengas a estudiantes así, que se apasionen de ese modo por el baile», sostuvo.

Su colega Oscar Puertas declaró al bailador venezolano como un conocedor de la timba y el son cubanos. No se trata, afirmó, de que para acá venga solo Alexander Abreu o César «Pupy» Pedroso; otras agrupaciones con una calidad considerable tienen auditorio y se disfrutan.

Realmente la música cubana ha tenido mucho auge en 2015 en Venezuela y todos esperan que siga creciendo, según la visión de Tony Blanco, bailador de 22 años que reside en Maracay. Blanco quisiera que se creara algún proyecto que permita a los jóvenes venezolanos viajar a Cuba y recibir clases de casino. Y para completarlo también propone que sus colegas de la Isla visiten su país «porque de acá tienen mucho que aprender».

Empresas cubanas como la agencia Musicuba, de la Egrem, y la Promotora Antonio María Romeu, de conjunto con la agencia Presencia, del Fondo del Alba Cultural, propician los conciertos de nuestras orquestas en tierras bolivarianas. Todo parte de la premisa de llevar lo mejor de la sonoridad criolla e intercambiar con un público ávido de esas propuestas.

En ese empeño se suman promotores venezolanos como PB Eventos, cuyo propósito —al decir de Alex Pineda, uno de sus miembros activos— es servir de puente cultural. «Como se aprecia, hay un movimiento bien unido de escuelas de baile, el cual es conocedor de la sonoridad cubana y proyecta una energía muy sana en los conciertos.

«No hay límites de edad para venir a las actividades que organiza PB Eventos. Siempre preguntamos a las academias con qué artistas quisieran bailar y tratamos de complacerlos. Quizá para 2016 ya arranquemos con Giraldo Piloto y Klímax, y Maykel Blanco y su Salsa Mayor. Pudiéramos igualmente estar hablando de Pupy y Los que son son, y tal vez repetiría el Noro y 1ra. Clase», anunció Alex Pineda, y ya muchos se alistan para la gran escalada de orquestas cubanas que sacudirán sus escenarios.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.