Si de cine español se trata… - Cultura

Si de cine español se trata…

El país ibérico está presente en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana con siete filmes e ingredientes para todos los gustos

Autor:

Lourdes M. Benítez Cereijo

Ya es habitual que cada año, como parte del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, se preparen muestras fílmicas provenientes de otras latitudes. España es una de esas siempre presente. Ahora con siete filmes con ingredientes para todos los gustos.

Si es usted un apasionado de las películas hechas a golpe de fuertes emociones, entonces le invito a aproximarse a El desconocido, la ópera prima del joven director Dani de la Torre. La cinta apela a una fórmula ya bien conocida: una llamada telefónica, un carro, una bomba, y el resto ya podrá imaginárselo. Pero si esto le hace pensar que «esta película ya la vi», debería saber que el papel protagónico es asumido por Luis Tosar, un actor que no deja de sorprender por su capacidad histriónica.

La angustia, la adrenalina y la tensión constituyen elementos que no le faltan a El desconocido, y es ahí donde Tosar —recordado por haberse alzado con el premio Goya en Los lunes al sol (2002), Te doy mis ojos (2003) y Celda 211 (2009)— se luce con su desempeño, guiando al espectador por diferentes estados de ánimo.

Según ha manifestado el novel director Dani de la Torre, quien cuenta en su quehacer con los cortometrajes X nada (2008), Lobos (2004) y Minas (2003), además de la película para televisión Mar libre, su propósito fue desarrollar «una historia detrás del entretenimiento, una historia de personas y de lo que realmente importa: los seres humanos y la gente que te rodea. Esta película tiene algo de punto de encuentro y de reconciliación con nosotros mismos».

En otro largo de la muestra española repite Luis Tosar. De encarnar a un padre enfrentado al miedo de que su auto estalle con sus hijos adentro, pasa a asumir el rol de un progenitor cuyo hijo escapa de su casa en A cambio de nada.

El drama nos presenta a Darío, un joven que huyó, junto a su amigo incondicional, del hogar fracturado a causa del divorcio de sus progenitores. Su escapada lo lleva a conocer a varias personas que lo ayudarán a crecer y a ver la vida de manera diferente, convirtiéndose en su nueva familia.

Daniel Guzmán fue el hombre tras las cámaras, y con esta, su ópera prima, representó gran parte de su vida. En una entrevista ofrecida a la agencia EFE, el cineasta reconoció que en el filme «hay mucho de autobiografía. Es mi primera película y sabía que me iba a quedar muy expuesto. Pero también me ha ayudado a encontrar respuestas y ver algunos aspectos de mi existencia de otro modo, algo que me ha venido muy bien a nivel personal y profesional».

A cambio... resultó vencedora en el 18 Festival de Málaga, llevándose la Biznaga de Oro a la Mejor Película y las de Plata a Mejor Dirección y Actor de Reparto.

Un giro totalmente diferente nos hará experimentar Felices 140. Un consejo: no se deje llevar por el título, pues lo que sugiere un fácil y superficial divertimento es solo una fachada tras la cual se esconde una mezcla de envidia, celos y avaricia.

Todo comienza cuando Elia, en medio de las celebraciones por su cumpleaños 40, decide reunir a sus amigos para darles una noticia extraordinaria: ¡ha ganado la lotería de 140 millones de euros! Con ese argumento Gracia Querejeta explora lo más oscuro de la naturaleza humana y se pregunta hasta dónde llega la amistad cuando el dinero se atraviesa.

Para encabezar el elenco, la directora apostó por Maribel Verdú, con la cual ya había trabajado en dos ocasiones anteriores en las cintas Siete mesas de billar francés15 años y un día —la primera le valió a la Verdú un Goya. Mientras, en la contraparte masculina se destaca Antonio de la Torre (AzulOscuroCasiNegro, La isla interior, Lope y Caníbal) acostumbrado a entregar papeles exquisitos en su desempeño.

La protagonista, un rostro más que conocido gracias a títulos como Y tu mamá también, de Alfonso Cuarón; El laberinto del fauno, de Guillermo del Toro; y Blancanieves, de Pablo Berger, asume su papel con total dinamismo y nos seduce con una mujer que debe salir a flote en medio de una situación que comienza con mucha alegría y termina dando un vuelco total hacia la codicia y los resentimientos.

Con esta producción, Gracia Querejeta fue merecedora de un lauro especial en los Premios Turia de este año y junto a Santos Mercero ganó en la categoría de mejor guión del 20 Festival de Cine Español de Toulouse.

Una adaptación de Bodas de Sangre, de Federico García Lorca, trae la firma de Paula Ortiz. Se titula La novia, que convocó en el set a los actores Inma Cuesta, Álex García y Asier Etxeandía.

Al referirse a la pertinencia de llevar esta obra al cine, la realizadora ha señalado que «siempre van a ser necesarias más lecturas de Lorca, porque los textos clásicos ofrecen mapas y faros que iluminan una parte de la naturaleza humana. Cada visión es distinta y puede aportar algo, te lleva a replantear esos motores y esos conflictos de las pasiones humanas. Todas las historias vuelven a los centros esenciales de la naturaleza humana y de nuestras contradicciones, y Lorca lo hace de una manera tan luminosa que es inevitable volver a ella. Además, el cine no ha mostrado tanta atención a Lorca».

Respecto a la protagonista Inma Cuesta (muy popular gracias el éxito de la serie Águila Roja), la cineasta ha afirmado que no podía haber pensado en nadie más para este rol.

El universo poético se entrelaza con un ambiente de marcado sentido surrealista. Al decir de algunos críticos, La novia se destaca por una poderosa concepción visual en la cual la fotografía, los planos y el enfoque le imprimen un aire totalmente diferente.

Como una película «poco convencional, la tragicomedia de unos perdedores envueltos en una aventura “real”, absurda y burlona como la vida misma», califica Juanma Bajo Ulloa su largometraje Rey Gitano.

Avalado por su quehacer al frente del rodaje de películas como Alas de mariposa, La madre muerta y Airbag, Bajo Ulloa ha dicho que esta cinta representa el regreso «a un tipo de humor políticamente incorrecto al estilo de Airbag, con un ritmo trepidante y unos actores especialmente dotados para la comedia».

Las interpretaciones corren a cargo de Karra Elejalde, a quien pudimos disfrutar en la pasada edición del Festival con el filme Ocho apellidos vascos; secundado por Manuel Manquiña, Arturo Valls, María León, Rosa María Sardá, Charo López, Albert Pla y Pilar Bardem.

Rey Gitano describe las dificultades de dos detectives en paro que han fracasado en su profesión. Con la inesperada llegada de Gaje, un gitano incorregible seductor que les propone una disparatada misión, su suerte cambiará…, pero para peor.

Por su lado, Stella cadente nos traslada a 1870. Se trata de un largometraje que revela el fugaz reinado de Amadeo de Saboya en España, un gobernante que intentó modernizar un país ingobernable. Un rey incomprendido en el exterior y rápidamente refugiado en su interior: fuera de su palacio, el país se derrumba, y dentro de él, su corte se abandona a los juegos, el amor, los placeres, la belleza y la melancolía.

Luis Miñarro dirigió Stella cadente sobre el reinado de Amadeo de Saboya. Foto: Juventud Rebelde

La dirección estuvo a cargo del reconocido Luis Miñarro, poseedor de una extensa trayectoria como productor, y laureado en diversos certámenes internacionales como el de Cannes, donde recibió una Palma de Oro por El tío Boonmee recuerda sus vidas pasadas.

En una entrevista dada a la prensa española, Miñarro comentó que con Stella cadente intentó «explorar la soledad y también la idea de liberación. Es una película valiente, salvaje y que exige que el espectador la mire con atención y no da todas las pautas de lo que está pasando. Tiene una narrativa poco convencional en ese sentido. Es una película luminosa, vitalista, a pesar de todo el lado oscuro, de toda la vertiente más bien densa que plantea el momento histórico en el que está marcado».

El personaje del rey recayó sobre Àlex Brendemühl (Las horas del día) y su interpretación fue reconocida con una nominación al Premio iberoamericano de cine Fénix.

Cierra la lista Los exiliados románticos, en la cual tres amigos emprenden un viaje sin motivo aparente, y durante el trayecto van al encuentro de amores idílicos, con la única misión de seguir sintiéndose vivos. Esta tercera producción del joven Jonás Trueba (Todas las canciones hablan de mí y Los ilusos) es una road movie que habla fundamentalmente de la amistad.

Los exiliados románticos obtuvo este año el Premio Especial del jurado y el lauro en la categoría de mejor música en el Festival de Málaga.

Amor, amistad, codicia, poesía y sorpresas se combinan en esta selección fílmica proveniente de España, que no debemos perdernos en estos días de cine.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.